martes, 15 de diciembre de 2020

CONFÍA EN TU SISTEMA INMUNE



Frote y rocíe todo con productos químicos, báñese en desinfectante, lleve mascarilla, no se acerque a nadie a menos de metro y medio, manténgase alejado de las multitudes, empápese con alcohol, lávese las manos y la cara hasta dejarla en carne viva, protéjase de los gérmenes a toda costa.

Nos asustan los "casos" incluso cuando no dicen nada sobre consecuencias graves. Evite y finalmente suprima son las consignas del día, para un virus que es relativamente leve según cualquier estándar histórico, como acaba de explicar Holman Jenkins:

Científicos del gobierno de EEUU ahora estiman que el 40% de los casos son asintomáticos y que el 80% de los casos sintomáticos son leves. En resumen, que el 88% de los sujetos no saben que están infectados o no tienen un gran incentivo para averiguar si padecen Covid o algún virus más familiar.

También podríamos mencionar la tasa de supervivencia del 99,9%, y eso no considera el riesgo tremendamente desproporcionado entre los enfermos y los sanos.

¿Es esto un experimento? Sí, y probablemente uno mortal.

¿Qué nos estamos haciendo en concreto a nosotros mismos? ¿Qué les estamos haciendo a los niños?

Al principio de la pandemia, los médicos subieron al escenario nacional para enmarcarlo claramente: estamos destruyendo nuestro sistema inmunológico y haciéndonos vulnerables a patógenos más graves en el futuro.

El gran descubrimiento de que los virus se deben tener para ser controlados fue un logro de la biología celular del siglo XX. Es la regla del Padrino: mantén a tus amigos cerca pero a tus enemigos más cerca. Es contradictorio, que es precisamente la razón por la que tomó miles de años descubrirlo y un siglo educar a la gente sobre el problema de la conducta de la salud pública.


Pero este año, comenzando poco después de los confinamientos, esta sabiduría extrañamente parecía haber desaparecido de la mente del público. ¿Acabamos de sucumbir a una extraña histeria anticientífica?

Quién sabe, pero si lees el New York Times con atención y miras más allá de los insufribles sesgos políticos, encontrarás algo que sorprenderá a mucha gente.

El artículo en cuestión es La cuarentena puede afectar negativamente el sistema inmunológico de los niños. Es de Donna L. Farber, Thomas Connors y la Universidad de Columbia.

Citemos aquí algunos pasajes destacados:

Durante la pandemia de Covid-19, el mundo está llevando a cabo, sin saberlo, lo que equivale al mayor experimento inmunológico de la historia con nuestros propios hijos. Hemos mantenido a los niños dentro, desinfectando incansablemente sus espacios de vida y sus manos y aislándolos en gran medida. Al hacerlo, hemos evitado que un gran número de ellos se infecten o transmitan el virus. Pero en el curso del distanciamiento social para mitigar la propagación, también podemos inhibir involuntariamente el desarrollo adecuado del sistema inmunológico de los niños [...] La memoria inmunológica y la tolerancia aprendidas durante la infancia sirven como base para la inmunidad y la salud durante la edad adulta.

Para que quede claro, ¿estamos haciendo algo con los niños que afectará a su sistema inmunológico por el resto de sus vidas? Eso es lo que dicen los autores.

El artículo continúa y de hecho invoca la gran palabra tabú de nuestra época: exposición. Es buena. La exposición es buena. Es necesaria. Es algo necesario. No es algo malo. Bien.


Sin embargo, para que las células T de memoria se vuelvan funcionalmente maduras, pueden ser necesarias múltiples exposiciones, particularmente para las células que residen en tejidos como el pulmón y los intestinos, donde encontramos numerosos patógenos. Estas exposiciones ocurren de manera típica y natural durante las experiencias cotidianas de la infancia -como interacciones con amigos, maestros, viajes al patio de recreo, deportes- todos los cuales se han reducido o cerrado por completo durante los esfuerzos para mitigar la propagación viral. Como resultado, estamos alterando la frecuencia, amplitud y grado de exposiciones que son cruciales para el desarrollo de la memoria inmunológica.



Bien, ahora es el momento de que los autores invoquen un poco de memorable conocimiento científico. Es un hermoso párrafo con una frase inicial asombrosa.

No entrenar adecuadamente nuestro sistema inmunológico puede tener graves consecuencias. Cuando ratones de laboratorio criados en condiciones casi estériles se alojaron juntos en la misma jaula con ratones domésticos criados en condiciones estándar, algunos de los ratones de laboratorio sucumbieron a patógenos que los ratones domésticos pudieron combatir. Estudios adicionales del microbioma -las bacterias que normalmente habitan nuestros intestinos y otros sitios- han mostrado que los ratones criados en condiciones libres de gérmenes o en presencia de antibióticos tenían respuestas inmunitarias reducidas y alteradas a muchos tipos de patógenos. Estos estudios sugieren que para establecer un sistema inmunológico saludable, cuanto más diversos y frecuentes sean los encuentros con antígenos, mejor.

¿Recuerda esa histeria absolutamente pública sobre las supuestas alergias al cacahuete hasta el punto de que si comíamos uno en un avión la gente podía morir? Mire esto:

La introducción del cacahuete a los bebés resultó en una menor incidencia de alergia al cacahuete, mientras que evitarlo tuvo el efecto opuesto de promover respuestas inmunes alérgicas severas no deseadas al cacahuete.

El artículo concluye con un respaldo superficial de las mascarillas (¡pobres niños!), de lo contrario no se habría publicado, pero termina con esta respuesta:

Cuanto antes podamos restaurar de forma segura las experiencias normales de la infancia, interactuando con otros niños y - paradójicamente - con patógenos y microorganismos diversos, mejor podremos asegurar su capacidad para prosperar como adultos en este mundo cambiante.


De verdad, todo esto es algo que mi madre sabe. Ella me lo enseñó. Su madre se lo enseñó. A todos se les enseñó en la escuela. El conocimiento no ha quedado obsoleto. Simplemente se evaporó extrañamente. O quizás fue censurado. No lo sé. Lo que sé es que este artículo es un alivio bienvenido para la tontería de la misofobia que se ha apoderado de la plaza pública.

Imagínese arruinar el sistema inmunológico de los niños para el resto de sus vidas por una enfermedad que representa un riesgo casi nulo para su supervivencia. Yo llamo a eso inmoral. Profundamente inmoral. La gente sufrirá durante muchas décadas debido a este ataque de histeria anticientífica.


Le deja a uno sin aliento contemplar la magnitud de la destrucción que estos confinamientos y cuarentenas han causado, especialmente entre los más vulnerables. No se trata solo de depresión, pobreza y desmoralización de vivir en medio de violaciones casi universales de los derechos humanos. Resulta que también podríamos estar condenando biológicamente a toda una generación.

¡Saca a los niños! ¡Sal ahí fuera tú también! Cuanto antes mejor.

Jeffrey A. Tucker
(Fuente: https://www.aier.org/; visto en https://es.sott.net/)

1 comentario:

  1. Mente positiva siempre, fuerza interior, deporte y sobre todo deporte de contacto, quita stres pegar al saco, hacerme caso, comer sano, dormir bien y hacer siempre lo que tu conciencia te dicte, idiotas hay muchos sobre todo en España, siempre te encuentras uno doblando una esquina pero que no os quite el sueño, vive tu vida porque no hay segundas oportunidades por muchos "cristos" y seguidores que os digan lo contrario, estas aquí y estas ahora, mañana es futuro. Vive. La prudencia y el respeto a la vida debe de ser usando la lógica, ¿Alguien circula en sentido contrario? NO, pues eso.

    ResponderEliminar