sábado, 14 de noviembre de 2020

LA INMENSA MAYORÍA DE LOS CONTAGIADOS CON COVID USA MASCARILLA



La obvia conclusión es que quienes usan máscaras tienen muchas más probabilidades de infectarse con COVID-19, o para el caso, con cualquier coronavirus. Una mascarilla concentra la carga viral en el tejido nasal, los ojos y los pulmones. El Dr. Russell Blaylock, un neurocirujano certificado por la junta, siempre ha dicho que la circulación de aire y la ventilación son los mejores factores ambientales para reducir el contagio. Usar una máscara es el polo opuesto.

Un informe de los Centros para el Control de Enfermedades publicado en septiembre muestra que las máscaras y los protectores faciales no son efectivos para prevenir la propagación de COVID-19, incluso para aquellas personas que los usan constantemente.


Un estudio realizado en los Estados Unidos en julio encontró que cuando compararon a 154 “casos-pacientes”, que dieron positivo por COVID-19, con un grupo de control de 160 participantes de centros de salud que eran sintomáticos pero dieron negativo, más del 70 por ciento de los casos, los pacientes estaban contaminados con el virus y enfermaron a pesar de que “siempre” llevaban una máscara.

“En los 14 días previos al inicio de la enfermedad, el 71% de los casos-pacientes y el 74% de los participantes de control informaron que siempre usaban cubiertas faciales de tela u otros tipos de mascarillas cuando estaban en público”, indicó el informe.


Además, más del 14 por ciento de los casos-pacientes dijeron que “a menudo” usaban una cubierta facial y aún estaban infectados con el virus. El estudio también demuestra que menos del 4 por ciento de los casos-pacientes se enfermaron con el virus a pesar de que “nunca” usaban una máscara o una cubierta facial.



A pesar de los esfuerzos de más del 70 por ciento de los casos-pacientes participantes para seguir las recomendaciones de los CDC comprometiéndose a usar siempre cubiertas para la cara en “reuniones con ≤10 o> 10 personas en un hogar; compras; cenar en un restaurante; ir a una oficina, salón, gimnasio, bar / cafetería o iglesia / reunión religiosa; o usando el transporte público ”, todavía contrajeron el virus.

Si bien el estudio señala que algunas de estas personas pueden haber contraído el virus desde los pocos momentos en que se quitaron la máscara para comer o beber en “lugares que ofrecen comida o bebida en el lugar”, los CDC admiten que no hay una manera exitosa que evalúe si ese fue el momento exacto en que alguien se expuso y contrajo el virus.

“La caracterización de las exposiciones de la comunidad puede ser difícil de evaluar cuando se está produciendo una transmisión generalizada, especialmente de personas asintomáticas dentro de comunidades intrínsecamente interconectadas”, afirma el informe.

De hecho, el informe sugiere que “la dirección, ventilación e intensidad del flujo de aire podrían afectar la transmisión del virus, incluso si las medidas de distanciamiento social y el uso de mascarillas se implementan de acuerdo con las pautas actuales”.

Citando a Blaylock en Mayo de 2020:

“Al usar una máscara, los virus exhalados no podrán escapar y se concentrarán en los conductos nasales, entrarán en los nervios olfatorios y viajarán al cerebro.”

A pesar de esta nueva información científica, los CDC, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Dr. Anthony Fauci, y muchas autoridades políticas siguen animando a las personas a usar máscaras. Muchos estados y ciudades incluso han exigido máscaras, citandolas como una de las principales herramientas para “frenar la propagación” del coronavirus y mantener bajos los números de casos en su área.














(Fuente: https://melvecsblog.wordpress.com/)

1 comentario:

  1. El día que nos quiten las mascarillas... se acabó el "virus".

    ResponderEliminar