viernes, 27 de noviembre de 2020

¿FARMACÉUTICAS QUE NOS "SALVARÁN" DEL VIRUS O MAFIAS CORRUPTAS?



Las farmaceuticas que te van a vender la sustancia con ARN mensajero que ahora llaman vacuna, han sido condenadas por numerosos delitos: soborno a médicos, fraude, comisones ilegales, productos adulterados, delitos medioambientales, muertes a sus espaldas, ocultación de información, estafa ... GSK, Pfizer, Johnson & Johnson, Abbott o Eli Lilly no solo copan los titulares por sus -supuestos- descubrimientos contra el Covid-19, sino también el podio de multas por soborno, fraude y otras actividades ilegales. Confiar en ellas es poner a un zorro bulímico a cuidar de las gallinas.


Cada día nos despertamos con sus nombres en los titulares. Los ensayos clínicos de Pfizer. Los resultados de AstraZeneca. La vacuna de Johnson & Johnson. Los test rápidos de Abbott. La pandemia está sirviendo a las grandes farmacéuticas mundiales como una oportunidad de redimirse como las salvadoras del futuro ante un público que tradicionalmente las ha mirado con recelo. Y no sin motivos.

Hacer click en la imagen para ampliar

Todas acumulan en los últimos años un buen número de actividades delictivas por las que han sido sancionadas con miles de millones, sin embargo, la dispersión y poca publicidad que se da a estas sentencias hacen difícil contemplar el panorama de las ilegalidades cometidas por Big Pharma, como se suele denominar a estas multinacionales.

El pasado día 17 tres intrépidos estadounidenses, investigadores en empresariales, publicaron en la revista 'JAMA' el fruto de su trabajo durante los últimos años: recopilar todas las multas económicas impuestas a grandes empresas farmacéuticas por actividades ilegales cometidas entre 2003 y 2016, el último año del que hay datos. Para lograr estos datos, Denis Arnold, Oscar Jerome Stewart y Tammy Beck se sumergieron en los archivos del Departamento de Justicia, la SEC (comisión del mercado de valores estadounidense), las fiscalías estatales o la Agencia de Protección Ambiental (EPA), o cursaron peticiones de transparencia (FOIA) para obtener hasta el último dólar con el que han multado a las grandes empresas que están detrás de los tratamientos, test o vacunas contra el coronavirus.

La lista de multas, tanto en número como en cantidades económicas, está encabezada por GlaxoSmithKline o GSK, condenada en 27 ocasiones que han supuesto más de 9.700 millones de dólares —los precios han sido ajustados por los autores a la inflación de 2016— en multas. Buena parte del total corresponde a la sanción de 3.000 millones de dólares que le impusieron en Estados Unidos en 2012, y que se convirtió en la mayor de la historia jamás pagada por un gigante farmacéutico. Como puede consultarse en la sentencia, los delitos cometidos por GSK fueron "la promoción ilegal de ciertos medicamentos recetados, su falta de reportar ciertos datos de seguridad y su responsabilidad civil por supuestas prácticas de reporte de precios falsos".

Tras GSK ocupan las primeras posiciones de esta fraudulenta carrera otros nombres conocidos. Pfizer (18 multas y 2.910 millones) y Johnson & Johnson (15 multas y 2.668 millones) comparten este podio de fechorías, pero también están en el de las empresas candidatas a elaborar la vacuna definitiva contra la enfermedad que provoca el SARS-CoV-2. Tras ellas, Abbott, autor del test de antígenos al que se atribuye parte del éxito madrileño al doblar la curva, está en cuarto lugar con 11 multas y 2.581 millones de sanción entre 2003 y 2016. AstraZeneca, desarrolladora de la vacuna ideada inicialmente en la Universidad de Oxford, acumula 10 multas y 1.172 millones en los últimos años. La francesa Sanofi aparece también en la lista de 'JAMA' tras haber sido sancionada diez veces por valor de 535,9 millones de dólares en la última década.

Hacer click en la imagen para ampliar

Los autores del 'paper' hallaron que, de las 26 farmacéuticas seleccionadas, un 85% habían sido sancionadas por actividades ilícitas. Solo se libraban cuatro: Biogen, Celgene, Gilead y Hospira. Hay que agregar, no obstante, que Celgene y Hospira fueron absorbidas por Brystol-Myers y Pfizer respectivamente, dos grandes empresas que sí aparecen en la lista.

(Artículo completo: https://www.elconfidencial.com/)

4 comentarios:

  1. Es que farmacéuticas y mafias corruptas son casi sinónimos.

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    Tu labor como administrador del blog es impresionante. Felicidades !
    Te pregunto algo sobre la vacunación obligatoria, acaso sabes o tienes algún contacto con un experto en esta área.
    Yo he preguntado a dos, tres personas expertas en biología celular pero no me han contestado aun.
    ¿ Las vacunas de ADN de alta tecnología, que quieren imponer a toda la gente al final... para ser efectivas primero tienen que entrar los componentes, de alguna manera en la célula ?
    Si esta es una condición indispensable, y la única vía para operar dentro del cuerpo, pongamos la situación que las células están cerradas al momento de la vacunación y luego una semana o más... se quedan cerradas.
    Conozco un procedimiento para cerrar las células, hay pruebas científicas de laboratorio, es algo real, por eso pregunto.
    ¿ Qué opinas ? O si puedes consultar a mas personas conocedoras, mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo, y gracias por tu reconocimiento.

      En cuanto a tu consulta, he publicado varias entradas sobre el particular (esencialmente, https://astillasderealidad.blogspot.com/2020/08/como-negarse-legalmente-una-vacuna.html, https://astillasderealidad.blogspot.com/2020/11/no-te-van-pinchar.html, https://astillasderealidad.blogspot.com/2020/11/contra-la-vacunacion-obligatoria.html y https://astillasderealidad.blogspot.com/2020/09/leyes-y-tratados-internacionales-que.html), pero la “artillería” fuerte la reservo para los próximos días.

      El lunes en concreto publicaré una nueva entrada sobre ello.

      En cuanto a la opción de “cerrar las células” es algo sobre lo que no había oído ni leído nada. Si me das más información al respecto, te quedaría muy agradecido.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por el envío, Jorge. Lo voy a leer con sumo interés.

      Eliminar