viernes, 6 de noviembre de 2020

¿ES USTED NEGACIONISTA, O SE LO CREE TODO?



Para entender como funciona el discurso dominante hay que ir más allá del perezoso y simplista etiquetado del discrepante y sacar a la luz lo que esconden conceptos a los que nos hemos habituado acríticamente. Analizar como se articulan ciertas descalificaciones puede resultar enormemente revelador. Como el manoseado término "negacionista", por ejemplo.

En primer lugar, todo "afirmacionista", todo el que sostiene la verdad de un postulado cualquiera, está negando el que le contradice. Si yo digo, por ejemplo, "el sol sale por el este" niego implícitamente la verdad de su contrario, que afirma "no es cierto que el sol salga por el este" (doble negación implica afirmación, por lo que el "afirmacionista" es, en buena lógica, doblemente negacionista).

Pero es que, además, el término "negacionista", nada inocente, busca asociar una toma de postura novedosa -puesto que responde a una situación que lo es- a prejuicios previos.

Pese a que todo el mundo es negacionista respecto a algo (terraplanismo, espiritismo, supremacismo blanco, superioridad de los "trekkies" sobre los fans de "Star Wars" -o viceversa, etc.) -la alternativa a serlo es creérselo todo, una cosa y su contraria, actitud que nos sitúa en la ineludible disyuntiva de ser (algo) negacionistas o (completamente) irracionales-, el término saltó a los medios para calificar a quienes criticaban la versión oficial del Holocausto, subsumiendo bajo una única categoría reduccionista tanto a quienes negaban taxativamente que ocurriera como a quienes discrepaban de las cifras, criticaban la apropiación moral efectuada por el sionismo de un genocidio nada exclusivista, perpetrado contra más colectivos que el judío (gitanos, homosexuales, pacifistas, ...) o meramente se limitaban a plantear preguntas, no siempre respondidas por los oficialistas, respecto al "modus operandi" de un sistema de exterminio en serie pautado hasta extremos kafkianos ...

Demasiada gente, en definitiva, para caber bajo un único paraguas.

En tercer lugar, y dado que el lenguaje que expresa ideas, conceptos o juicios nunca es inocente, el sesgo de quien califica de "negacionista" a otro no funciona tanto como una acusación de negar una -supuesta- evidencia como una reacción a quien contradice la propia postura, en un ejercicio de egocentrismo análogo al de quien califica a otro de "no creyente" no por carecer de sus propias creencias, sino por no participar de las mías. Así, para el integrista católico el musulmán es "no creyente" (y viceversa), señalamiento que solo puede hacerse tras instalarse narcisistamente en un ilusiorio plano de superioridad desde el cual la creencia es lo que YO suscribo -lo del otro es mera superstición- y la verdad es lo que YO establezco como tal, por lo que el otro estará siempre errado.

Y en este punto aparece claro que el esfuerzo evitado con ese instalarse en una posición de verdad autoevidente y ajena a toda crítica es precisamente el de tener que justificar racionalmente las propias convicciones (si algo rehúye el fanático es el debate que podría poner en evidencia su indigencia intelectual). Frecuentemente, el ególatra que proyecta categorías absolutas sobre el disidente se siente respaldado por los más peregrinos apoyos, que van desde el estar respaldado por la mayoría irreflexiva -la masa amorfa que solo acepta la versión más simple y ramplona de hechos cuya complejidad le excede- hasta su perezoso sometimiento a la propaganda de medios cuyo sesgo no se ha parado a analizar.


Por tanto, el uso de este tipo de etiquetas solo revela conformismo, pereza intelectual y/o mentalidad de rebaño, características todas que el librepensador nunca envidiará. No ha llegado a la mayoría de edad racional para abdicar de ella a las primeras de cambio, aunque ello le aboque, según el ideal juanramoniano, "a la minoría siempre".

Lo cual no es una forma de resignación, sino un motivo de orgullo.

(posesodegerasa)

5 comentarios:

  1. Amigo tenemos los días contados
    https://www.elmundo.es/espana/2020/11/05/5fa3c95f21efa0dd6d8b458f.html

    Se venía diciendo entre los que seguimos las mal llamadas "teorías conspirativas". Hay una élite globalísta que quiere imponer una dictadura mundial dividida en 3 clases: la masa esclava y pobre, los funcionarios del estado, (policía y gobiernos títeres, etc) y un grupo de familias, cabal, élite, amos, illuminatis, familia negra veneciana, con sus megacorporaciones. Todo controlado por un gobierno mundial (generarán caos para que la gente acepte ese gobierno mundial) Todo con apariencia de democracia. España ya ha caído por completo y otros países europeos van en camino. Estar atentos en los próximos años. También nos impondrán los chips, ya tenéis sus móviles de control, desaparecerá el dinero en efectivo. Los pequeños negocios tenderán a desaparecer como esta pasando con la hostelería y otros tantos negocios. Aquí ya han creado el ministerio de la verdad, la censura en redes es terrible. Terrible. ¿Se puede parar toda esta locura? Una sociedad llevada al extremo, mascarilla, toque de queda, paro, colas del hambre, perdidas de los ahorros, cierres de empresas y comercios, bajas de autónomos... acepta todo lo que le digan, por ansiedad, aburrimiento, miedo, promesas de algo mejor, lo que sea, será aceptado si o si. Si te engañan una vez eres incauto, dos veces, gilipollas.








    ResponderEliminar
  2. Hola amigos,
    A renglón de lo que se comenta en este artículo querría exponer una, podríamos decir, "disonancia cognitiva" que no lo es porque quienes la usan saben muy bien por donde andan. Al grano:
    ¿Porqué nos llaman NEGACIONISTAS y no directamente MENTIROSOS?
    Si realmente negamos "la verdad" es que mentimos, ¿porqué no nos tratan entonces de mentirosos? ¿porqué han tenido que inventar este "palabro" de negacionistas? Según mi opinión es porqué ellos son muy conscientes de que están en falso, que nos engañan, que nos mienten descaradamente y no quieren entrar ellos mismos en contradicciones. En fin, solo son disquisiciones que en nada contribuyen a mejorar la situación pero sí al menos a clarificarla para aquellos que lo quieran ver.
    Un abrazo
    Joan Martí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ♎ Has dado en el clavo Joan. La mentira necesita de mucha energía para mantenerse, y los que pretenden o se creen ser amos de la humanidad, ya no saben de dónde sacar la enorme cantidad o flujo de energía que necesitan para poder seguir engañando y subsistiendo, por eso vemos el tremendo esfuerzo que están haciendo. Claro que tienen a muchos obedientes que sin pretenderlo les ayudan de forma crucial.
      Saludos Joan.

      Eliminar
    2. Los términos impuestos nunca son caprichosos, coincido con Mane. Lingüísticamente está todo muy bien pensado. No hay más que ver cómo la gente presume de usar terminología médico-militar (protocolo, asintomático, son solo algunos ejemplos). La modificación conceptual y la manipulación mental necesitan de estas guarrerías lingüísticas.

      Eliminar
  3. Una persona un día se levanta creyendo ser un oso panda, lo malo es que haga de ello una asociación, religión, creencia, conque es un oso panda y es aquí el problema, decir lo contrario eres negacionista o no creyente, cortas su libertad y eres pretencioso o seguidor del sistema que va en contra, uno se puede sentar en su habitación a meditar para alcanzar la luz interior, el nirvana, hay personas que su luz se la cortan por falta de pago, esa es su realidad cotidiana porque hace muchos siglos unos tipos decidieron ser dueños de todo y de todo hacer un negocio, el suyo, les importamos una puta mierda pero ellos si son reales, incluso en sus reuniones dicen como nos quieren dominar y controlar con sus tecnología que también es real, uno de esos medios de control lo tenéis cada día las 24 horas en las manos, pocas en los bolsillos, y solo fue el principio de todo lo que nos va a venir incluso los que nos negamos a la tecnología total, ya que sin querer ni pretender tenemos medios de control y algunos los sabemos.
    Se inventaron un sistema el cual sin ese billete, no eres nadie, literal, ¿os parece poco control el que tienen sobre todos nosotros? Ahora nos vamos a dar cuenta porque quieren un cambio y el virus siendo falso o real es solo el vehículo el cual nos van a imponer verdaderas normas Orwelliana que incluso el autor del libro 1984 alucinaría de como sobrepasa todo lo dicho y escrito, somos muy borregos, todos, debatimos mucho, a algunos les cuesta mucho aceptar que estas FAMILIAS DE PODER, son real, pero se busca otras explicaciones, se ven como el tipo oso panda, se encierran en sus creencias mientras el ciudadano se arruina y por muchas putas energías positivas que intente crear meditando y buscando teorías a cual más peregrinas estos amos bajan y suben la bolsa, se ponen de acuerdo en el precio de los recursos necesarios para todos nosotros, los de abajo, suben o bajan los precios de la electricidad o inundan o queman cantidades de cereales y conservas para invertir en bolsa para que suba el precio, mientras en el cuerno de África 18.000 mil niños mueren de hambre al día, esta es la realidad cotidiana de las personas que no tienen la suerte que tenemos otros de debatir si son reales o no los putos amos... venga majos sigamos en el debate, ellos con su agenda que nos dará de morros dentro de poco.

    ResponderEliminar