miércoles, 18 de noviembre de 2020

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL COVID



Stefano Bozzini, que así es como se llama el protagonista de esta historia, de 81 años, llevaba diez días sin poder ver a su mujer ingresada realizarle pruebas por un posible cáncer y la tristeza comenzó a hacerle mella debido a que, a pesar de no ser un hospital de enfermos de Covid, la visitas están prohibidas por prevención. Cada vez más angustiado por no poder estar a su lado de la mujer con la que lleva compartiendo 47 años de su vida, el anciano decidió coger su acordeón y plantarse bajo la ventana del centro médico para cantarle una serenata.

Nada más escuchar los primeros acordes, Carla, que así es como su mujer, identificó a su marido y pidió a las enfermeras poder asomarse a la ventana del hospital de Castel San Giovanni, en la región italiana de Emilia-Romaña, para contemplar la emotiva actuación de Stefano.



Sentado en una banqueta de madera, el anciano desplegó todo su arte y tocó un amplio repertorio de canciones, entre las que no faltaron las favoritas de su mujer que le miraba completamente hipnotizada. Con un sombrero de plumas, un jersey rojo y la inevitable mascarilla, Stefano abrió la interpretación con ‘Spanish Eyes’ de Engelbert Humperdinck, y terminó su actuación mirando a su esposa y agitando su mano efusivamente. “Para nosotros ha sido el primer momento en que estábamos separados en 47 años y se me cayó el mundo encima. Hubiera hecho cualquier cosa para verla”, ha contado el anciano a la radio pública italiana.

Carla y Stefano se casaron en 1973 y tuvieron tres hijos, aunque uno de ellos murió cuando era pequeño, en ese momento, el italiano decidió dejar de tocar, aunque años más tarde, y tras regalarle sus otros hijos una acordeón decidió retomarlo de nuevo, pues tal y como ha confesado él mismo, la música llega a todas partes y seguro que le llegaría a su hijo fallecido.


El anciano, que aprendió a tocar el instrumento por su cuenta, es un miembro retirado de la infantería de montaña Alpina del ejército italiano y el sombrero que usa en el video era parte de su uniforme. Su apodo en la unidad era ’Gianni Morandi de los Alpines’ porque siempre estaba tocando el acordeón.

Ahora, y tras estos casi dos semanas, Carla ha recibido el alta médica y ya se encuentra junto a Stefano en casa, quien según ha declarado públicamente está preparado para festejar la vuelta de su mujer con otro concierto exclusivo y un gran plato de pasta.

(Visto en https://www.tuotrodiario.com/)

2 comentarios:

  1. Qué voluntad tan fuerte. Preciosa historia.

    ResponderEliminar
  2. 26 de Noviembre. Triste final para esta historia de amor: https://www.20minutos.es/gonzoo/noticia/4490823/0/muere-covid-carla-sacchi-anciana-italiana-marido-serenatas-ventana-hospital/

    ResponderEliminar