viernes, 6 de noviembre de 2020

COVID: UNA PANDEMIA DE MIEDO E IGNORANCIA



Desde que estalló la supuesta pandemia en marzo pasado, los principales medios de comunicación han arrojado una corriente incesante de desinformación que parece estar enfocada en generar el máximo miedo entre la ciudadanía. Pero los hechos y la ciencia simplemente no respaldan la grave imagen pintada de un virus mortal que arrasa la tierra.

Sí, tenemos una pandemia, pero es una pandemia de pseudociencia mejorada disfrazada de hecho imparcial. Aquí hay nueve hechos respaldados con datos, en muchos casos de los propios CDC que pintan una imagen muy diferente del miedo y el pavor que se inculcan sin descanso en los cerebros de ciudadanos desinformados.

1) La prueba de PCR es prácticamente inútil 

De acuerdo con un artículo en el New York Times el 29 de agosto de 2020 las pruebas para el virus Covid-19 utilizando el método PCR dan como resultado hasta un 90% de falsos resultados positivos. 

Los funcionarios de Massachusetts, Nueva York y Nevada recopilaron datos de pruebas que revelaron que la prueba de PCR NO puede determinar la cantidad de virus (carga viral) en una muestra. La cantidad de virus en ese 90% de los resultados positivos resultó ser tan minúscula que el paciente estaba asintomático y no representaba una amenaza para los demás. Entonces, las pruebas positivas de Covid-19 prácticamente no tienen sentido. 


Por alguna razón, cada prueba positiva de Covid-19 se designa inmediatamente como CASO. Como vimos en el n° 1 anterior, hasta el 90% de las pruebas positivas de Covid-19 dan como resultado cantidades minúsculas de virus que no enferman al sujeto. Históricamente, solo se consideraba un caso a los pacientes que mostraban síntomas reales de una enfermedad. Publicar resultados positivos de las pruebas como “CASOS” es extremadamente engañoso e innecesariamente alarmante. 


El 30 de agosto los CDC publicaron nuevos datos que mostraron que sólo el 6% de las muertes atribuidas previamente a Covid-19 se debió exclusivamente al virus. La gran mayoría, el 94%, pudo haber estado expuesto al Covid-19 pero también padeció enfermedades preexistentes como enfermedades cardíacas, obesidad, hipertensión, cáncer y diversas enfermedades respiratorias. Si bien murieron con Covid-19, NO murieron exclusivamente por Covid-19. 


Los CDC actualizaron su “Mejor estimación actual” para la supervivencia de Covid-19. Otra forma de decir esto es afirmar que menos del 1% de las exposiciones son potencialmente mortales. Según los CDC, la gran mayoría de las muertes atribuidas a Covid-19 se concentraron en la población mayor de 70 años, cerca de la esperanza de vida normal. 


En septiembre de 2020, los CDC publicaron los resultados de un estudio realizado en julio en el que descubrieron que el 85% de los sujetos de prueba de Covid positivos informaron que usaban una mascarilla de tela siempre o con frecuencia durante dos semanas antes de dar positivo. La mayoría, el 71% de los sujetos de prueba informaron que siempre usaban una mascarilla de tela y el 14% informó que usaban a menudo una mascarilla de tela. La única conclusión racional de este estudio es que las mascarillas faciales de tela ofrecen poca o ninguna protección contra la infección por Covid-19. 


Harvey Risch, MD, PhD dirige la Escuela de Epidemiología de la Universidad de Yale. Es el autor de “La clave para derrotar a Covid-19 ya existe. Tenemos que empezar a usarlo” que fue publicado en la revista Newsweek el pasado 23 de julio. Los documentos aportados por el Dr. Risch demuestran la eficacia probada para el tratamiento de pacientes con diagnóstico de Covid-19 utilizando una combinación de hidroxicloroquina, un antibiótico como azitromicina y el suplemento nutricional de zinc. Los médicos de todo el mundo han informado resultados muy positivos con este protocolo, especialmente para los pacientes con Covid en etapa temprana. 


Si el Covid-19 fuera el asesino letal que se cree que es, uno esperaría razonablemente ver un aumento significativo en el número de muertes reportadas. Pero eso no ha sucedido. Según el informe de los CDC de principios de mayo, desde el 1 de enero hasta el 39 de abril el número total de muertes en los EE.UU. fue de 944.251. En realidad, esto es ligeramente más bajo que el número de muertes durante el mismo período en 2017, cuando se reportaron 946,067 muertes en total. 


Según los CDC, a partir de 2017, los hombres de EE. UU. pueden contar con una esperanza de vida de 76,1 años y las mujeres de 81,1 años. Algo más del 80% de las muertes atribuidas al Covid-19 se han producido en personas mayores de 65 años de edad. De acuerdo con un informe publicado por el New York Post el 28 de junio casi la mitad de todas las muertes por Covid han ocurrido en hogares de ancianos, que albergan las personas con problemas de salud preexistentes y cerca o más allá de su esperanza de vida normal. 


El CDC informó el 10 de septiembre que la mortalidad por Infección (IFR) para niños de 0-19 años de edad era tan baja que el 99,97% de los infectados con el virus sobrevivió. Para las personas de 20 a 49 años, la tasa de supervivencia fue casi tan buena, del 99,98%. Incluso los de 70 años o más tenían una tasa de supervivencia del 94,6%. Para poner esto en perspectiva, los datos de los CDC sugieren que un niño o un adulto joven hasta los 19 años tiene una mayor probabilidad de morir por algún tipo de accidente que por el Covid-19. 

En conjunto, debería ser obvio que el Covid-19 es bastante similar a los virus típicos de la gripe que enferman a algunas personas anualmente. La gran mayoría puede combatir con éxito el virus con el sistema inmunológico natural de su cuerpo. 

Deben tomarse precauciones de sentido común, particularmente por aquellos mayores de 65 años que sufren de condiciones médicas preexistentes. La grave reacción exagerada de los líderes gubernamentales a esta enfermedad está causando mucha más angustia, física, emocional y financiera, de lo que el virus podría causar por sí solo. La conclusión es que NO hay pandemia, solo una temporada de gripe típica que ha sido enormemente desproporcionada por la propaganda mediática 24/7 y habilitada por las masas paralizadas por el miedo irracional.

Jeff Harris
(Fuente: http://www.ronpaulinstitute.org/; visto en https://muelasgaitan.wordpress.com/)

6 comentarios:

  1. ♎ Todos los puntos a los que se cita en este articulo son ciertos menos el punto uno donde se dice que los PCR son inútiles.
    Estoy en desacuerdo con ello porque lo cierto es que los famosos PCR les han sido UTILISIMOS para tener a la mayoría colaboracionista sumida en un terror como yo, al menos, no había visto nunca. UTILISIMOS, pues sin ese truco del PCR no hubieran podido llegar a esta psicosis que se vive y por descontado los más media estarían ahora hablando de los problemas de los famosos y otras distorsiones siquicas varias.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo!

    ResponderEliminar
  3. Dice "hasta un 90% de falsos positivos". Eso sería admitir un 10% de acierto, y yo digo que un virus inexistente NO puede aparecer. Las PCR son TOTALMENTE FALSAS TODAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, todo es falso y hasta las pruebas son tan sencillas de demostrar que cuesta que no lo vean más, pero esto sigue su curso, aquí estamos confinados otro fin de semana, no podemos ver a las familias, ni abrazar amigos porque ellos si se creen todo, así que los que somos del otro bando, pocos aún, seguimos el juego nos guste o no ya que muchas veces me veo solo paseando y aguantando sus putas multas, ya llevo tres, en fin, espero que no nos quiten este tipo de paginas con sus nuevas leyes dictatoriales. Las PCR no detectan carga vírica, pero ellos siguen.

      Eliminar
    2. ♎ Exacto. Qué casualidad, o ¿ Causalidad? que el inventor de los famosos PCR muriera antes de que estos test pasasen a ser tan "decisivos" en esta causa tan enrevesada, máxime cuando dicho autor decía que nos servían para tal efecto.
      Saludos.

      Eliminar