viernes, 27 de noviembre de 2020

COMIENZA EL CIRCO DE LOS HORRORES


Salvador Illa. Desprestigiando la filosofía desde el
pasado 13 de enero

Sin tener aún la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (que tampoco es que signifique mucho, la verdad, dado quienes son los amos a los que sirve) el Ministro de Sanidad del menguante reino de España ha anunciado el plan de envenenamiento de la población en un alarde de sobreactuación y pretendida previsión, según el cual se dividirá a los ciudadanos en quince categorías, sin considerar la única seria y responsable: la de quienes no aceptarán jamás el hacer de conejillos de indias de la industria farmacéutica. Tampoco queda claro en qué grupo se encuadra la clase política, ¿tal vez en el de personas deficientes?

Dado que el cálculo del majadero éste prevé tres veces más vacunas que población total tiene el país, es previsible que se cuente con inocular con varias dosis a cada cobaya humana que se deje. Y puestos a pensar mal -algo con lo que uno no solo acierta con este gobierno, sino que, al final, aún se queda corto- es de temer que entrar en la rueda de las vacunas sucesivas acabe por convertir a la víctima en dependiente de "algo" sin lo cual correrá el riesgo de morir.

Hablamos de la vacuna ARNm, un experimento trasgénico en masa no testado previamente, y respecto al cual se desconoce qué riesgos corren sectores de la población como las embarazadas.

Ante el avasallamiento que supone la política de esta gentuza, Astillas de Realidad recomienda sumarse a la iniciativa de "Dulce Revolución" de exigir transparencia y alejar el fantasma totalitario de la obligatoriedad. Nos va mucho en ello.

(posesodegerasa)


2 comentarios:

  1. Salvador Illa es realmente un nefasto sin conciencia. No puede tenerla, de lo contrario, dimitiría.

    Gracias por el enlace a la petición.

    ResponderEliminar