lunes, 5 de octubre de 2020

LA FALSA BONDAD DE UN MALTRATADOR A SUELDO



Circula por las redes un escrito vomitivo de alguien que se dice “educador”, término que solo cuadra a su infame labor si se lo concedemos también a los Gheto-Polizei de los campos de extermino nazi, a los torturadores de Guantánamo y a los “milicos” de las dictaduras del Cono Sur americano, alguien tan feliz de poder someter a inocentes a un régimen represor e inhumano como el Gran Inquisidor de Dostoievsky, y que fantasea con que hace el bien a quienes priva de su desarrollo natural, espontaneidad y necesidades, un innoble sayón volcado en revestir de falsa ternura e hipócrita desvelo su función de satisfecho carcelero, rastrero con quienes le pagan y autoritario con los débiles que un sistema sin alma ha puesto bajo su inmerecida autoridad. Dice así:

Abrimos el portón antes de las 9 y ya están allí. Todos con carita de sueño, ilusión y con su mascarilla puesta. Cada vez las traen más chulas y así se lo celebramos. Se ponen en fila mientras les tomamos la temperatura, algunos se ponen bizcos mirando la pistola en su frente y nos sonreímos con ellos llenos de ternura; otros vienen desde la puerta sujetándose el flequillo para que sea posible la medición. Después pasan a otra fila donde guardan la distancia y les echamos gel hidroalcohólico. Ahí dan comienzo 5 horas de bozal ininterrumpidas...¡y no se quejan! No se las quitan jamás, algunos me vienen: Fernando, me duele en las orejas. Los miro y efectivamente las tienen aprisionadas y aplastadas, les enseño las mías, rojas y camino de ser de soplillo y nos reímos...y a otra cosa, mariposa. Algunos las llevan tan pequeñas que se les sale la nariz, sin mirarlos digo: "Tapa, tapa" y compruebo como el pequeño/a se da por aludido y se sube la mascarilla. Sólo se la quitan 10 minutos en toda la jornada para desayunar y recriminan a quien se les acerca en ese momento más de lo permitido. Inmediatamente, se la vuelven a colocar y van con ella al recreo. A pleno sol, cada uno en su corralito, con su maestro/a en igualdad de condiciones. Los ves correr, sudar, caer y levantarse y ninguno se quita la mascarilla. Están resfriados y siguen con ella a pesar de la congestión nasal. Se lavan y se desinfectan las manos innumerables veces. Por fin, a las dos, vuelven a la última fila donde reciben la última dosis de gel. Ni una queja, ni una transgresión de la norma. No son santos, no regalan nada, nuestro trabajo nos está costando. Pero están dando un ejemplo que al menos, por ellos y por sus abuelos, debería de servirte a ti, gilipuertas, para que te pusieras bien la mascarilla y no sosteniendo las paperas.

F.R.A.
Lora del Río, 24, Septiembre, 2020.

No especifica el autor de qué materia es profesor, ni si en los planes de estudio de la comunidad andaluza el sadomasoquismo es materia troncal o transversal, pero no otra cosa puede pensarse de quien “celebra” lo chulos que son instrumentos de tortura como una mascarilla que asfixia a los pequeños, esos que ni contagian ni son atacados por una enfermedad que no puede con su sistema inmunológico (la edad media de las víctimas mortales del Covid está por encima de la esperanza media de vida, muy alta en España) … en condiciones normales, que son las que se les han prohibido por decreto-ley en esta “nueva anormalidad” en que morir de hipercapnia puede ser el precio de no pasar lo que para ellos sería una gripe anecdótica, perdón, “asintomática” (y no, no es retórica, varios niños han muerto ya asfixiados por el uso del infame bozal que este verdugo vocacional impone y defiende).

Algunas de las expresiones del autor del panfleto indican claramente que disfruta con las sádicas medidas que otros buscarían aliviar: la pistola en la frente, cinco horas sufriendo el martirio de la hipoxia (¡y sin quejarse!), y sobre todo, el gozo supremo de todo torturador, que es el ver que sus víctimas han interiorizado tanto las humillaciones y privaciones que no hace falta que él las ejerza, porque ya se las imponen unos a otros. “Recriminan a quien se les acerca más de lo permitido”. Como si los niños ya no debieran mezclarse, jugar entre ellos, confiar, … Lograr que se miren unos a otros con miedo y desconfianza debe provocar en este SS-Hauptsturmerfuhrer un inenarrable subidón de orgullo, un orgasmo de corruptor de mentes plenamente realizado.

De su impostado "respeto" por los menores habla a las claras su modo de responder a las quejas -esas que “no se producen”, aunque el objeto de mi crítica no es su falta de lógica, sino de humanidad- de quien le expone: “Fernando, me duele en las orejas”. “Les enseño las mías, rojas y camino de ser de soplillo”. Fin del problema. Nada de aportar alguna solución a la incomodidad del pequeño, tan solo el muy hispánico “Si yo me fastidio tú te fastidias también” y el consuelo que para algunos aporta el mal de muchos … ésa es la consideración hacia el niño torturado. Repárese en la amarga certidumbre que establece el dicho popular y ya sabrá el lector lo que piensa este maltratador de unos alumnos a los que niega toda dignidad, humanidad e integridad.

Eso sí, que no falte el argumento supremo que proferir desde su fingida superioridad moral: el insulto. Sométete, tú que repudias un trapo infecto apto solo para enfermarte, con la resignación con que YO he doblegado toda resistencia en personitas a medio evolucionar, y cuyo proceso de autonomía moral he torcido con maquiavélico proceder y malsana alegría.

El que quiera reconocer algún mérito en este psicópata debería hacérselo mirar. Si es un ejemplo de algo es de cómo el mal gusta difrazarse de bien necesario, para excusa de los miserables y aceptación de los simples.

(Posesodegerasa)


13 comentarios:

  1. Ese tipo es un miserable, un canalla, y un retrasado mental. Espero que la mierda que exhala en el interior de su bozal le proporcione lo que se merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble que exista un escrito así. Suscribo una por una vuestras descripciones.

      ¿Será sádico y maltratador el tirano este?

      ¿Cómo es posible que se jacte y se vanaglorie de una realidad así? Pobres alumnos suyos. Dan muchísima pena.

      ¿Qué van a aprender de esa podredumbre humana?

      Por favor, que los padres hagan algo.

      Cada vez es más difícil salir a la calle sin bozal, pero si leo esto me reafirmo en que es lo único correcto. Libertad para los niños... por favor, basta de psicópatas también en las escuelas. BASTAAAAAAAAAAAAA

      Eliminar
    2. Hyperion
      Los padres... los mandan con el bozal

      Eliminar
    3. Ya lo sé...Si lo vemos todos los días.

      Incluso los que por edad están libres, ¡¡lo llevan!! Es doloroso verlo.

      Hoy en clase me ha pasado algo curioso.

      En Madrid, aunque los centros lo oculten (bueno, no es que lo oculten, es que no lo dicen) no es obligatorio el bozal si los alumnos están sentados a 1,5 metros (bueno, esto en secundaria y régimen especial). Así se lo he explicado a los alumnos que venían hoy. No suelen querer quitarse el bozal, por miedo, supongo.

      Pero hoy se lo han quitado tres (eran solo cuatro, porque es un grupo dividido de EOI).

      Hemos estado así un buen rato.

      Luego ha pasado una profesora por el pasillo (la puerta estaba abierta para que hubiera corriente con la ventana) y ha pasado otra vez, y luego otra vez ya con otra compañera y he oído que le decía entre indignada y asustada y acusadora: "Fíjate, TODOS sin mascarilla." Y ya luego ha pasado otra para "corroborarlo".

      Qué hartura. No se leen las instrucciones más recientes y acusan desde una ignorancia que se vuelve maldad borreguil.

      Veremos la que me espera. Espero poder estar a la altura y esgrimir la normativa con firmeza y sin aspavientos.

      No sé en qué claustro inquisitorial estoy. Me faltan mucho las fuerzas y lo que veo cada día me desespera más.

      Lo de los niños no tiene nombre. Por lo menos los adultos tenemos estrategias, pero ellos... Nunca jamás podré entender lo de los niños con bozal puesto por sus propios padres.

      Eliminar
  2. Gracias por compartir este escrito, poseso, ya sabes que es un plan a largo plazo, con nosotros pueden pero algunos tenemos criterios, quitando los mierdas que justifican todo esto e incluso piden más sanciones para los insolidarios, es un plan para las futuras generaciones, nosotros para el sistema ya estamos obsoletos y para su futuro que antes sería una distopía que se hará realidad, los niños son el futuro y con la IA que está ya en circulación serán los esclavos del futuro y aceptado desde niños, obedece, consume, trabaja y casa... lo triste de todo esto es que no estoy equivocado, solo se podrá evitar con una guerra pero seguro que eso lo tienen previsto. Cuando digo que aún nos queda mucho por ver lo digo en serio.

    ResponderEliminar
  3. Sicopata torturador sin corazón y sin cerebro, típico de los lacayos come mierdas

    ResponderEliminar
  4. Es un ejemplo representativo de lo q es un "teleadicto". Acrítico con la voz oficial q asume de manera dogmática e interioriza como argumento propio.
    Triste en circunstancias normales, la del sujeto irreflexivo q, perezoso, se sirve de información sesgada, parcial, a la hora de construir verdades. Sin embargo,en el actual estado de cosas, es casi delictivo, por cuanto hablamos de la salud de las personas, que se agrava al referirnos a niños.
    Este sr., q cree ser Machado, educador y ejemplo de la prole a su cargo como enseñante, espero q en algún momento, pasado este mal sueño, entienda el daño q causó y se retire a otro tipo de tareas más acordes a su capacidad intelectual.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Hola Astillitas y compañía!! Creo que vale mucho la pena oir esto, estoy por redactar un resumen y dárselo a los padres de los niños que veo con bozal por la calle (muy pocos aquí, afortunadamente):

    https://superocho.org/watch/7pL1TmzjAEjBWVG

    Fuerza y salud!!!!

    ResponderEliminar
  6. Como decia C.M. Cipolla en cualquier estamento siempre hay más estúpidos de los que se espera.

    ResponderEliminar
  7. Yo también soy docente. Y las palabras y pensamiento de ese supuesto colega, aparte de producirme una bochornosa vergüenza ajena, lo encuadran perfectamente como lo que debe ser. Excuso decir qué, es evidente. Lo de "Ni una queja, ni una sola transgresión de la norma" es digno de figurar como título del manual de las nuevas "H.jugend" que les encantaría recrear.
    Pero no sé de qué me sorprendo, visto el comportamiento y actitud de mis colegas en este último mes, primero de la vuelta a las aulas tras el impuesto cerrojazo de marzo. Desconozco la evolución de otros colectivos, excepto sanitarios (que vaya tela...),pero el nivel de hipocondríacos, paranoicos, acríticos absolutos, desertores del raciocinio y, peor aún, de inquisidores vocacionales y censores-delatores sin escrúpulos, es para dejar de confiar en el género humano.
    Sobre todo, porque se supone que debemos formar a nuestros jóvenes en las virtudes opuestas a todo lo que he mencionado. Y si estos son los mimbres...
    !Pobres de nuestros/mis hijos! !Qué bonita sociedad nos está quedando!
    Mi agradecimiento a este foro y a algunos otros,donde aún podemos encontrar el afán por la verdad y la justicia. Si no fuera por vosotros, creo que hace ya meses que hubiera claudicado ante este entorno demencial, convencido de que era yo el demente.
    !Mucho ánimo y que no decaiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo para ti también.

      Este blog me ayuda a no perder el juicio, gracias infinitas a su autor Poseso.

      Eliminar
  8. La farsa "nazi" sobra como comparación. Por lo demás, excelente.

    ResponderEliminar
  9. A lo mejor sería buena idea pintar con un spray en las fachadas de los colegios "Mascarillas, tortura infantil". Cada vez que los padres lleven a los niños al colegio lo tendrían que leer. Tenemos el peor sistema educativo de Europa Occiental. Y encima se obliga a los niños que aprenden a leer a ir con un trapo en la boca. Alucinante

    ResponderEliminar