miércoles, 7 de octubre de 2020

DE OPERETA: UN MUNICIPIO MADRILEÑO RECLAMA QUE LES CONFINEN TAMBIÉN A ELLOS


A la Comunidad de Madrid se le olvida notificar a un ayuntamiento de la re-
gión el secuestro de la población, ¿Y qué hace la alcaldesa? Exigir que no se
les margine y que también se les recorten derechos y libertades a los vecinos.
A la desustanciada ésta no hay que hacerla el PCR, sino un examen riguroso
de salud mental.

La noticia es, hablando en castizo, "pa´ mear y no echar gota". Y es que si no se estuviera jugando con la prosperidad, la salud y las expectativas de futuro de 3.000 vecinos tendríamos que pensar en que esto parece más un "sketch" de los Monthy Pytton que un ejercicio de (i)responsabilidad política y sanitaria.



De forma incontestable, todo el episodio viene a demostrar que los confinamientos son un disparate, que la eficacia de la administración madrileña un chiste ... y que alguna alcaldesa tiene la inteligencia aún por estrenar. La regidora (por decir algo, porque mucho no parece que rija) no solo ha reclamado recibir el maltrato institucional y las imposiciones arbitrarias que padecen otros municipios de la región, sino que después de hacerlo ha pedido a la Policía "que no sean muy estrictos, que levanten un poco la mano". Vamos, algo así como un "reprímannos, pero poquito".

¿Cómo no va a estar cerca 
de tí, si no puedes salir del
pueblo?
Tampoco tiene desperdicio el "si no llegamos a preguntar, estaríamos haciendo vida normal". Lógica de la señora Isabel Hernández Hernández, alias "queremos restricciones" (no saquemos conclusiones precipitadas de la repetición de su apellido): ¿Para qué vamos a llevar una vida normal pudiendo aterrorizar, estigmatizar y arruinar al municipio?

¿Qué será lo siguiente? ¿Cambiarle el nombre al pueblo por "Pandemia del Fresno"?

Además todo este sinsentido se da cuando cada vez más voces autorizadas califican de innecesarios y contraproducentes los confinamientos, visto que no producen ningún beneficio constatable y en cambio conducen a la ruina y al desempleo a las poblaciones.


Y es que las alimañas al mando se deben estar desternillando de risa al pensar en cómo unas medidas injustas, arbitrarias e ilegales son seguidas religiosamente por la masa de pardillos (y pardillas) aterrorizados (y aterrorizadas). Como máximo botón de muestra, el cinismo del presidente Pedro Sánchez, residente en Madrid, no lo olvidemos, que nada más decretarse el cierre de la capital se largó al balneario gallego de La Toja para desde allí hacer constar su solidaridad con los rehenes de la guerra política entre su gobierno y el de la comunidad autónoma madrileña.


Este gabinete de botarates, gobierno de enanos mentales y soviet de cloaca sabe de sobra de la ilegalidad de las medidas que está tomando, pero tras haber retirado a los jueces ordinarios el poder pronunciarse sobre ellas, no sea que hagan cumplir la legalidad y les den un disgusto, busca sencillamente que su autoritarismo quede blindado por pura saturación, haciendo de normas antijurídicas e inconstitucionales hechos consumados.

La Constitución establece como derechos ciudadanos básicos la libertad de reunión (art. 21) y de circulación (art. 19), entre otros. Una simple orden ministerial no puede conculcarlos (ni siquiera puede hacerlo un estado de alarma como el que se decretó en marzo), y eso es justamente a lo que estamos asistiendo. El Artículo 55 de la Constitución Española establece inequívocamente que “los derechos reconocidos en los artículos 17, 18, apartados 2 y 3, artículos 19, 20, apartados 1, a) y d), y 5, artículos 21, 28, apartado 2, y artículo 37, apartado 2, podrán ser suspendidos cuando se acuerde la declaración del estado de excepción o de sitio en los términos previstos en la Constitución”. No se ha proclamado estado de excepción o de sitio alguno, y ya están tardando los juristas y los medios no apesebrados -¿queda alguno?- en denunciar este atropello.

Esto es España, señores. Si alguien encuentra algo coherente dentro de sus fronteras, poco durará.

(posesodegerasa)

9 comentarios:

  1. Vivimos en un sistema hecho para idiotas, pero en Españistan lo que aquí vivimos y padecemos unos pocos es de "traca", cuando leo noticias como las aquí expuestas es que me pregunto y tengo claro la respuesta, ¿a estos idiotas "tengo" que salvar yo usando una mascarilla? La respuesta como algunos habrá adivinado es; una mierda.

    ResponderEliminar
  2. El plan Bologna, la Logse, telebasura...todo cuadra.

    ResponderEliminar
  3. Parece ser que a los municipios que se les confinan reciben un dinero extra.

    ResponderEliminar
  4. Inaudito. Representativo del nivel intelectual q tienen los políticos en este país, aunque este esperpento es extensivo al resto de la población en un porcentaje altísimo q no sólo está en línea con esta sra., sino q pide lo mismo q ella, tal es el grado de estupidez* generalizada.
    Es decir, el pueblo tiene lo q merece. Por tanto, antes de quejarnos sobre determinados comportamientos de estos sujetos, mirémonos a nosotros mismos o, si nos resulta demasiada carga para el ego, al grueso social q deambula por las calles.
    Solo las honrosas excepciones podrán salvar al resto del escarnio q vivimos estos últimos meses.
    Médicos escondidos tras sus teléfonos corporativos, jueces en el Olimpo tocando el arpa, policías ejerciendo de perfectos esbirros. No importan las circunstancias, nadie se sale de su papel.
    La dignidad, que está incluso, por encima de la vida, no persigue a nadie. Es una virtud q a pocos alcanza y se mide con parámetros del nivel de la bondad, la valentía o la solidaridad.
    Los más se escusan en su reputación o en sus bigotes. Corolario de mediocres e hipócritas a los q muchos tratan de imitar, así q nos va, como nos va.

    * “Una persona estúpida es una persona que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio”. (dijo un sabio).

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. La autentica epidemia es de imbéciles en puestos de responsabilidad.
    Cuanto más idiotas maś manejables y más rápido ascienden.
    Si su estupidez se circunscribiera a sus casas sería de risa pero jugar con las vidas ajenas de esta forma debería tener un precio a pagar.
    A los tarados astrales y sus lacayos psicópatas teledirigidos les vendría bien tomar su propia medicina y dejar en paz al resto.
    Poseso, un saludo y llevemoslo con calma porque esto parece un puteo del poder oculto a los que podemos verlo usando la ignorancia cultivada durante generaciones de las masas y el lavado cerebral diario via TV.
    Muchos animales tienen más dignidad que los supuestos humanos que caminan perfectamente bozalizados hasta los ojos mientras pasean a sus mascotas respirando aire puro.
    ¿Puede haber una muestra más clara de lo que es un muerto viviente?


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Toda sociedad jerarquizada está gobernada por incompetentes" O algo así decía Peter. Ascienden donde son competentes hasta e primer trabajo en donde son incompetentes... y en ese se quedan (las empresas generan asceno a aparcamiento o puenteo)
      Toman su propia medicina.
      Pero siempre habrá más estupidos de los que se esperan según C.M. Cipolla

      Eliminar
    2. Pero C.M Cipolla en su ensayo con toques de humor nos dice que la estupidez ni es virtud, todo lo contrario, ni adjetivos que se pueden poner a algunos individuos, viene en el ADN como ser rubio, moreno, miope... siendo estos la inmensa mayoría, por eso opino que los sistemas y sociedades se fundan para estos individuos y el resto solo podemos padecer sus terribles consecuencias, como vemos día si y otro también, nuestros políticos por ejemplo, hay más ejemplos pero, ¿para que? No podemos dejar de compartir ni padecer sus consecuencias.

      Eliminar
  6. El problema real que padece esta humanidad es que lleva muchos siglos reproduciéndose consigo misma, y todos sabemos lo que pasa cuando los padres son hermanos... necesitamos sangre nueva para la próxima "humanidad"... o estamos perdidos. Y aquí surge nuestro mal endémico, ¿De donde coño sacamos sangre nueva?

    ResponderEliminar