sábado, 6 de junio de 2020

EL ESCÁNDALO "LANCETGATE": HIDROXICLOROQUINA, ARTÍCULOS FRAUDULENTOS Y ACTRICES PORNO



Aunque la entrada asumidamente humorística es la previa, lo que comento en esta entra directamente en la categoría de humor absurdo, provocado por el empeño de ciertos "divulgadores científicos" por desacreditar remedios baratos y eficaces (en la región italiana de Piamonte, por ejemplo, 1.500 farmacias administran hidroxicloroquina gratis a los casos de COVID-19 que no requieren hospitalización) que podrían estropearle a las farmacéuticas el fabuloso negocio que lograrían con la cara y tóxica vacuna obligatoria.

Para entender la magnitud del montaje anti-hidroxicloroquina, le cedo la palabra a Rafapal:

Seguro que en los últimos días habréis escuchado ecos de la polémica en torno a la hidroxicloroquina (un medicamento eficaz contra la malaria, nota del "blogger"), cuyo uso fue atacado a comienzos de año por Anthony Fauci (el principal epidemiólogo de la Casa Blanca, id.) y la OMS, y que, más tarde, debido al apoyo que el médico francés Didider Raoult y la Administración Trump le otorgaron, la OMS reconoció, recomendando su uso para, al poco, modificar nuevamente su postura, esta vez apoyándose en un artículo aparecido en la revista Lancet que decía que aumentaba la mortalidad.

Pues bien: lo que ha ocurrido es que ese artículo supuestamente científico se basaba en datos estadísticos de una empresa cuasi fantasma, con fundados vínculos con la farmacéutica Gilead (que apoya un medicamento rival, bastante más caro). La revisión de los datos en los que se apoya ese artículo publicado en la revista Lancet ha generado una gran indignación por lo poco científico del artículo, de resultas de todo lo cual se está produciendo ahora mismo una gran controversia en el mundo de la medicina sobre la nula fiabilidad de las revistas científicas, cuya dependencia de fundaciones y grandes empresas del sector farmacéutico y financiero ha quedado de manifiesto.

El presidente del pelo naranja ha demostrado más criterio científico que una
OMS que parece la Organización de Mamarrachos Surrealistas

En definitiva: que ahora entendemos la insistencia de Trump en torno a la hidroxicloroquina porque está constituyendo un auténtico jaque mate a la ciencia oficial y la OMS, pues es un medicamento conocido hace cien años, que se utiliza habitualmente, y el ataque que viene sufriendo evidencia que existe una censura por parte de las revistas científicas encaminada a favorecer a la industria farmacéutica.

Con seguridad, no lo leeréis en la prensa oficial, pero este asunto es de una gravedad y una trascendencia tal que está originando una crisis en el propio modelo científico vigente.

Parece que las revistas científicas no han resultado ser muy cuidadosas con los fraudes
a los que dan cabida en sus páginas.

Y lo más rocambolesco de todo el asunto del falso estudio publicado por "Lancet" es que "Surgisphere", la compañía que lo realizó, incluye en su plantilla:

- como editor científico, un escritor de ciencia-ficción.

- como ejecutiva de marketing, una azafata y modelo de "contenido para adultos"; sí, lo que estás (mal)pensando.

- como co-elaborador del estudio, un fantasmal Thomas Koenigsberger cuyos datos coinciden con los de un radiólogo fallecido en 2018 (vaya por Dios, un profesional de la medicina colaborando desde el más allá).


- y como director ejecutivo al fin un médico (vivo), el cirujano cardiovascular Sapan Desai, sobre quien pesan tres demandas por mala praxis cuya "justificación" es que "no entienden su método de trabajo" (la verdad, lo extraño sería entenderlo, visto el percal).

Pero aún hay más: la mujer que figura como directora de ventas de una subdidiaria de "Surgisphere", la empresa "Quartz Clinical", es también una modelo de Las Vegas, Ariane Anderson, más conocida en el mundo del cine pornográfico por el nombre artístico de Skye Daniels (tecleando su nombre en Google se puede acceder a un amplio muestrario de su empeño en boicotear a la industria textil).

Las técnicas de "marketing" de Quartz Clinical son de las que traen cola

Existen modos muy extraños de labrarse una reputación en el mundillo
del marketing alternativo

La empresa cuyos empleados tienen tan curioso curriculum científico no ha explicado ni el origen de sus datos ni su metodología para elaborarlos, pero la sarta de vaguedades expuesta con terminología científica y de informes directamente inventados a la que "The Lancet" dio cabida sirvieron para justificar que la OMS suspendiera los ensayos con hidroxicloroquina y varios gobiernos, incluido el francés (que tanto había apostado por él), cambiaran sus recomendaciones.

Esa es la seriedad y fiabilidad de la OMS y de los laboratorios que deciden qué medicamentos podemos tomar y cuáles no, mientras prohíben la artemisa o el CDS (clorito de sodio), que ha demostrado curar el Covid en un 95 % de los casos, algo documentado notarialmente pese al ninguneo de la medicina oficial. Se están riendo de nosotros mientras programan arruinar nuestra salud con la vacuna obligatoria de Bill Gates y la Fundación Rockefeller con nanochips de su genocida Agenda2020.

La -nada noble- motivación de los que deberían servir al ciudadano

Al destaparse la dudosa fiabilidad de la empresa de chichinabo (no me hagan chistes fáciles, por favor) de la que se ha servido la mafia farmacéutica para desacreditar un remedio que no podía enriquecerla, tanto "The Lancet" como la "New England Journal of Medicine", dos publicaciones de referencia en todo el mundo ahora abocadas al descrédito, ha tenido que emitir notas de rectificación para desmarcarse de lo que les colaron y llegaron a publicar.

Y así, queridos lectores, es como trafican con nuestra salud (y nuestra credibilidad).

(Fuentes: Rafapal; http://pensaresgratis-mafiappsoe.blogspot.com/https://www.elespanol.com/)

2 comentarios:

  1. En un mundo de mierdas borregas miedosas, decir la verdad será un acto de valentía, como es posible aceptar todo lo pasado, presente y futuro en la era de la información y como dicen los imbéciles, en pleno siglo XXI? Solo hay que verlos paseando por las calles para darte cuenta que no tenemos solución. No tienen ni dignidad ni se hacen respetar como seres humanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendré que pensar si tengo solución. La distancia social, el tenemos se ha acabado.

      Eliminar