jueves, 25 de junio de 2020

DIVERSOS ESTUDIOS REVELAN QUE LLEVAR MASCARILLAS NO SIRVE DE NADA CONTRA EL CORONAVIRUS DE WUHAN



La canadiense Cindy Gough, enfermera durante más de 25 años, expone en el siguiente artículo que la imposición de mascarillas en todos los espacios públicos para gente sana supone una arbitrariedad no solo innecesaria, sino contraproducente en la medida en que crea más problemas de salud de los que podría solucionar.

Llevo 25 años usando mascarillas en mi papel de enfermera de quirófano. Así que tengo un firme conocimiento de los riesgos y beneficios de las mismas, y de cómo usarlas correctamente. Me cuesta ver el mal uso de las mascarillas a mi alrededor después de que la locura de los influyentes funcionarios de salud pública promoviera recomendaciones de uso de mascarillas universales para controlar el COVID-19.

Se están perjudicando a sí mismos y a sus hijos al seguir los "consejos"
incorrectos del gobierno con respecto a las mascarillas.

Por ejemplo, la Jefa de Salud Pública de Canadá, la Dra. Teresa Tam, cambió de opinión el 20 de mayo y comenzó a recomendar su uso. Esto contradice su preocupación original de que el uso incorrecto de las mascarillas podría propagar la infección.

Desafortunadamente, el Dr. Tam y otros oficiales están ignorando la evidencia convincente de que el uso de mascarillas universales por gente sana es una mala política.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó el uso de mascarillas sólo para aquellos que muestran síntomas o cuidan a alguien con COVID-19. La OMS también señaló que las mascarillas conllevan incertidumbres y riesgos críticos, entre ellos "la autocontaminación al tocar y reutilizar una mascarilla contaminada".

Sin embargo, a las 13 semanas de esta pandemia presentaron vertiginosas contradicciones. No sólo recomiendan ahora el uso universal de mascarillas de tela - sino que pocos días después de hacer este anuncio admitieron que la diseminación viral asintomática es "muy rara".

La nueva recomendación de la OMS se alinea con la de la CDC y con una carta abierta de un grupo de académicos a los gobernadores de los Estados Unidos pidiéndoles que exijan a todos que usen mascarillas de tela en público (los académicos dicen que incluso las toallas de papel son efectivas).

Pero estos llamados expertos ignoran el hecho de que cualquier beneficio de las mascarillas se debe a estudios de mascarillas "quirúrgicas" de grado médico y no de tela. De hecho, el único estudio controlado aleatorio de los revestimientos de tela para reducir la propagación del nuevo coronavirus advirtió contra su uso porque suponían un 13% más de riesgo de infección para quienes los llevaban.

El kit completo
Irónicamente, incluso el CDC afirma que se "desconoce" si tales mascarillas pueden proteger a los trabajadores de la salud de COVID-19 y que "actualmente no estamos encontrando ningún dato que pueda cuantificar la reducción de riesgos por el uso de mascarillas".

Un meta-análisis de mayo de 2020 publicado en la revista del CDC "Emerging Infectious Diseases" (Enfermedades infecciosas emergentes) que examinó estudios desde 1946 a 2018, encontró que las mascarillas faciales quirúrgicas no reducen significativamente la transmisión viral y, de hecho, el uso inadecuado aumenta el riesgo de propagación de la infección. En varios ensayos sobre mascarillas en entornos comunitarios, incluido un examen sistemático de 2015 y un gran estudio australiano, se determinó que los participantes que llevaban mascarillas tenían tantas infecciones como los que no las llevaban. El Dr. Michael Osterholme, director del Centro de Enfermedades Infecciosas y Política de Investigación, ha hablado sobre la falta de pruebas que apoyen el uso público de mascarillas faciales. En relación con la recomendación del CDC de las mascarillas de tela, declaró:

"Nunca antes en mis 45 años de carrera he visto una recomendación pública de tan gran alcance emitida por un organismo gubernamental sin una sola fuente de datos o información que la respalde".

Además, los expertos en mascarillas y protección contra los aerosoles infecciosos afiliados a la Universidad de Illinois mostraron en un examen de pruebas de abril de 2020 que las políticas contra el COVID-19 sobre las mascarillas para todos no se basan en datos sólidos.

Además, el investigador de Libertades Civiles de Ontario, el Dr. Dennis Rancourt, demostró en su artículo que hay una atroz falta de evidencia que apoye el enmascaramiento: "Las mascarillas no funcionan: Una revisión de la ciencia relevante para la política social de COVID-19".

También en Ontario, en dos arbitrajes laborales recientes se determinó que las pruebas de que las mascarillas pueden prevenir la transmisión de la gripe eran "escasas".

Incluso en los quirófanos el beneficio de la rutina de enmascarar a todo el personal es un tema muy debatido. En varias revisiones sistemáticas no se han encontrado pruebas de que las mascarillas reduzcan las tasas de infección en la cirugía. De hecho, algunos estudios sugieren que pueden incluso aumentar la tasa de infección.


Las mascarillas pueden albergar contaminantes dañinos. Los datos de vigilancia bacteriana encontraron que la superficie exterior de una mascarilla quirúrgica está más sucia que el suelo - y el interior 100 veces más sucio. De hecho, un documento de 2019 en el que se examinaba la presencia de virus en la superficie de las mascarillas médicas concluía: "Los patógenos respiratorios en la superficie exterior de las mascarillas médicas utilizadas pueden dar lugar a la autocontaminación".

Incluso entre el personal médico capacitado, la contaminación causada por la retirada incorrecta de las mascarillas es un problema persistente. Los estudios muestran que incluso bajo la amenaza del Ébola, el mayor riesgo de contaminación es por la forma en que se quitan las mascarillas.

Mientras tanto, ahora vemos a las personas, incluyendo a los niños, usando mascarillas rutinariamente. La gente parece no ser consciente de que lleva en la cara un filtro altamente contaminado que puede transmitir la infección si se manipula, almacena o elimina de forma inadecuada.


Sus mascarillas a menudo cuelgan debajo de sus barbillas o con sus narices totalmente expuestas. Están reutilizando y ajustando repetidamente sus mascarillas y guardándolas en sus bolsillos o carteras. Aún no he visto a una persona esterilizar sus manos después de tocar su mascarilla.

Igualmente, usar mascarillas conlleva otros riesgos como las infecciones cutáneas y la falta de oxígeno. Esta última es la causa de un accidente de coche en el que se vio envuelto un hombre con mascarilla que se desmayó mientras conducía.


En abril de 2020, destacados epidemiólogos señalaron en el British Medical Journal que el uso de mascarillas tiene otros posibles efectos secundarios graves. Escribieron:

"es necesario cuantificar las complejas interacciones que bien pueden estar operando entre los efectos positivos y negativos del uso de mascarillas quirúrgicas a nivel de la población. No es hora de actuar sin pruebas".

Además, algunas personas no pueden usar mascarillas debido a la ansiedad o a condiciones respiratorias. Y los débiles de oído pueden no ser capaces de escuchar a alguien que lleva una mascarilla, lo que puede conducir no sólo a la alienación, sino también a los consecuentes errores de comunicación. Las personas de otros países también pueden malinterpretar lo que dicen o pretenden decir los portadores de mascarillas, al igual que las personas con demencia o problemas de salud mental.

Ciertamente, hay un momento y un lugar para usar la mascarilla. Pero el Dr. Tam y otros prominentes funcionarios de salud pública deberían haber seguido con la evidencia y continuar desalentando el uso universal de la mascarilla universal. Porque en una época en la que la gente se pone las mascarillas para hablar o las usa cuando conduce sola en un coche con las ventanillas abiertas, tenemos un largo camino por recorrer antes de que el público entienda su propósito o el riesgo que pueden suponer en este momento crítico.

Por cierto, no me hagas empezar con los guantes ...

Cindy Gough
(Fuente: https://es.sott.net/)

Pero, como diría el doctor Simón, todo sea por la higiene ...

3 comentarios:

  1. Nos decían desde la ONU que las emisiones de dióxido de carbono eran la causa del cambio climático y que para ello había que reducir al mínimo sus emisiones. Tuvimos el tour mediático de la chica esta Ghreta a todas horas con lo del peligro para la supervivencia de la humanidad de no tomar medidas urgentes para evitar la catástrofe ecológica inminente que amenazaba nuestra supervivencia como especie. Bien, pues ahora resulta que nada de eso importa ya, estamos obligados a llevar mascarilla y respirar nuestro anhídrido carbónico por un lado, por otro estamos desechando mascarillas, guantes, toallitas, por millones diariamente y contaminando como nunca; pero de repente ya no es importante y no se habla más de ello.

    ResponderEliminar
  2. El sistema es una puta mentira y nosotros tontos del culo, por decirlo finamente. Cuando un referente social es una niñata medio retrasada que se puede esperar de esta "especie", y nos consideramos el animal más inteligente de todos los seres vivos del planeta? Comparados con quien? Perdón por las expresiones pero esto clama al cielo...

    ResponderEliminar