domingo, 31 de mayo de 2020

MUERTOS EN VIDA




Este texto encontrado en la web de la COPE es digno de analizarse con detenimiento porque tiene todos los elementos de ingeniería social que estamos padeciendo. En realidad es una ingeniería social mutua entre emisores y receptores, no va de arriba a abajo sino que los redactores periodísticos se ven retroalimentados por la actitud totalitaria de la población.

Ya el titular nos señala el quid de la cuestión: se busca transformar a personas totalmente inocentes que tienen conductas totalmente legítimas en terribles criminales culpables de algo que ni siquiera es posible probar.

Para culpabilizar a gente normal que hace cosas normales como celebrar un cumpleaños el titular señala que son los vecinos de Lleida los que están indignados con sus propios conciudadanos. No es el periodista el que señala, son los propios leridanos y así, el redactor se lava las manos como Poncio Pilatos.

El artículo señala que estos pobres leridanos no podrán recuperar sus libertades por culpa de esos ciudadanos presuntamente irresponsables que tuvieron la osadía de celebrar sus vínculos de amor y celebrar que la familia todavía existe. Esto es un gran pecado en la religión covidiana, que busca destruir todo vínculo de unión entre las personas.

Los detectives rastreadores de “Salut” han señalado a los culpables. Han sido ellos. Son culpables por reunirse 20 personas en lugar de 10, como señalan las leyes libertididas de este gobierno. Y en este cumpleaños había 4 ciudadanos completamente sanos (los llaman “asintomáticos” en vocabulario covidiano) que, supuestamente, contagiaron a todos los demás (¿16 personas sanas?). Es decir, 20 personas se reúnen y siguen estando sanas aunque han cometido el pecado mortal de que, al realizárseles un test que falla más que las escopetas de feria, ha salido que oficialmente están contagiados del virus SARS-COV-2 cuyas siglas recordemos que hablan de un síndrome respiratorio “severo” y “agudo”. Sin embargo, ellos todos sanos…

El artículo sigue dando voz al totalitarismo covidiano. Por culpa de estas pobres personas que se querían ver y amar los unos a los otros en un cumpleaños, un dueño de un bar no podrá abrir. Pero, ¿es esto cierto? No, la realidad es que este señor no abre porque al gobierno no le da la real gana y ha impuesto un estado de alarma con prohibiciones liberticidas. La culpa no es de los pobres del cumpleaños es de Pedro Sánchez y compañía y de sus amigos de la administración catalana. Precisamente es al gobierno al que le interesa crear mediante el “divide et impera” este pensamiento, esta forma de pensar que la COPE reproduce sin pudor, olvidando que los cristianos debemos siempre defender el amor al prójimo y no el divide y vencerás.

Así que en esta narrativa oficial que reproduce la izquierda y la derecha lo irresponsable es que la gente quiera amarse y no tenga miedo al amor. Sin embargo lo realmente irresponsable es lo que hace el estado que es usar unos tests que no se sabe ni siquiera si están detectando simples resfriados (son inexpecíficos) para criminalizar, aislar y confinar a ciudadanos sanos. Cuantos más tests hagan más ciudadanos irresponsables descubrirán. Es más, si se lo hicieran a todos los confinados y muertos de miedo que están todavía aislados en sus casas también saldrían positivos a “algo” y nadie podría explicar cómo se han contagiado, con lo responsables que son …

Los tests son una fábrica de supuestos enfermos asintomáticos. Realmente la narrativa oficial es una gran tautología, autorreferncial que se justifica a sí misma y en la que no hay ningún resquicio de salida. Siempre logran cuadrar el círculo aunque todo sea una auténtica chaladura colectiva. ¿Dónde están aquellos defensores escépticos y cientifistas que siempre nos hablan de la “navaja de Ockham” cuando se les necesita? Calladitos para no tener que sufrir disonancia cognitiva y ser tachados de conspiranoicos. Como tienen tanto miedo al que dirán, se callan y tratan de hacer cada vez más y más compleja la cuestión con frases del tipo “es un virus muy raro, raro” y aumentar la lista de síntomas intentando que tenga sentido toda esta locura que se cae a pedazos por momentos. Recordemos: En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable.

A más tests, más rebrotes. Si se dejan de hacer tests desaparece el temido virus. Sin embargo, resulta que cuando se ha hecho el test a muestras de sangre congelada de otros años también ha dado positivo al dichoso virus. Cuando se ha hecho una autopsia a un lindo gatito también ha dado positivo el muy irresponsable.


Veamos lo que dijo en Milenio Live este médico, César Carballo, Adjunto Urgencias Hospital Universitarios Ramón y Cajal en la emisión del 18 abril de 2020 (minuto 1.12.28 de este video que aconsejo descargar por si desaparece):

Iker Jiménez: ¿Entonces este virus se diferencia mucho de otros coronavirus o de lo que habéis visto en otras … esa capacidad de resistencia al frío y al calor?

César Carballo: Probablemente sea parecido a otros coronavirus humanos, es más, fíjate, el otro día hablaba con un amigo mío, Julio, que es el jefe de Servicio de Microbiología de La Paz. Un gran abrazo a Julio porque es un crack y me decía un poco… Además, yo tenía mucha preguntas sobre los tests, y esto cómo puede ser y esto cuánto dura, y esta es la sensibilidad, la especificidad.


Me decía una cosa muy curiosa y es que los tests de las PCR estaban dando positivos a muestras congeladas de 2017. Claro, tiene su explicación. ¿Eh? Tiene su explicación. Hay coronavirus humanos que no son el SARS-COV-2 del que hablamos aquí. Y, efectivamente, hay PCR que salen positivas a otro tipo de coronavirus porque imagínate nosotros lo que buscamos con la PCR es un trozo de ARN pero es que ese trozo de ARN puede ser igual al de otro coronavirus porque son de la misma familia. Entonces hay PCR que salen positivas, que la gente me entienda, ¿no? es una cosa muy rara pero fíjate que les estaban dando positivas pruebas con muestras de hace años, ¿no? Efectivametne, ahí puede haber sensibilidad cruzada. Bueno, pues, igual que por ejemplo con las Igm habría que ver qué especificidad tienen las Igm frente al COVID-2, bueno a este, frente a otros coronavirus. Yo creo que sí distingue, ¿no? En tema de pruebas estamos un poco faltos de evidencias. Parece que la sensibilidad, la especifidad son cosas muy importantes. (…)



A mí me parece un caso de disonancia congnitiva de manual. Como lo que está diciendo desmonta la surrealista narrativa oficial, intenta salvar la explicación como puede, aunque él mismo se ha metido en un jardín tremendo.

Pensamos que es un virus nuevo porque nos lo ha dicho China a través de la OMS. Pero, ¿no tendríamos que estar investigándolo por nosotros mismos antes de creer a China y la OMS? ¿Y si no es un coronavirus nuevo? Si a los enfermos se les hacían pruebas que podían dar positivo a otros coronavirus y no se han hecho autopsias a los enfermos, ¿a qué estamos jugando?

Cuando un astrónomo descubre una nueva estrella no es una “estrella nueva”. Siempre estuvo allí antes de que alguien la descubriera. Como siempre, estamos ante un problema espistemológico o de filosofía de la ciencia. Por eso es tan necesaria la humildad y creer en Dios para ser menos egocéntricos. América ya existía antes de ser descubierta por Colón, del mismo modo que este coronavirus podía estar ahí entre otros coronavirus antes de que alguien se fijara en él.


¿Por qué debo yo creerme que estamos ante un virus nuevo y no ante el resfriado o la gripe de toda la vida pero provocando muertos a través de medidas y protocolos, sin dar tratamiento presencial a los enfermos, ni auscultar, ni ver si necesitan antibióticos para la neumonía, sin atención primaria funcionando con normalidad …

Yo no acepto la narrativa del divide et impera oficial y la desafiaré siempre que sea posible, hasta que me dejen o logren silenciarme.

Doy las gracias a esas 20 personas que celebraron la existencia del amor y la familia en Lérida en libertad. Juntarse fue lo más responsable que se podía hacer, a pesar de que pretenda criminalizarlos. Toda la vida la gente se ha contagiado catarros y en esa cadena de contagios quizás hubo damnificados de mayor o menor gravedad. Si para evitar los contagios de virus y bacterias debemos de suprimir todo contacto social eso significa que negamos nuestra naturaleza humana y social, es decir, que moriremos de pena y seremos muertos en vida. Nos suicidaremos en masa porque la vida no merecerá la pena ser vivida. Si eso es lo que quiere la sociedad occidental en esta época de decadencia máxima, que se diga abiertamente. Bienvenidos a la extinción del ser humano en base a un falaz principio de precaución y un satánico buenismo.

Muerto el perro se acabó la rabia.



Tania Gálvez
(Visto en https://www.lasinterferencias.com/)

1 comentario:

  1. Decir la verdad se está convirtiendo en actos de valentía, que triste situación nos toca vivir, aún recuerdo como se reían mis compañeros cuando le soltaba el rollo, según ellos, sobre la crisis que vendría meses antes del 2008, cuando les decía, tened preparadas algunas cosas en casa por si sucede desabastecimiento en el súper, soy preparacionista, preppers según en EEUU, cuando en algunos medios no "oficiales" decíamos que en el primer trimestre del presente año, 2020, vendría una crisis mayor que la del 2008, me decían, pero como se puede saber esas "cosas", incluso medios mal llamados de la conspiración se hacían eco de que muchos bancos de Europa estaban en quiebra y que podrían caer en cualquier momento, el virus siempre ha sido la excusa, importa poco si es verdad o mentira, ya tienen su "problema-acción-solución", de verdad nadie sospecha que como es posible PARALIZAR el planeta por estas cifras? Nadie lo ve "raro"? De verdad?
    Que se cree la gente que duda que pasará cuando digan de salir todos los parados a la calle y se encuentren que sobran la mitad de las plantillas, que no habrá trabajo para todos, que muchas fábricas y el sector turístico no contrate a todos los camareros de bares y hoteles en toda España? Algunos ha leído u oído estas cuestiones antes mencionada, seguro que también alguno se reía, ahora también? No digo aquello de; ya lo decía yo, nunca pensé vivir lo que sospechaba que iba a ocurrir, nadie sabía cómo lo harían, imposible, pero el virus estaba dentro de las cosas que se mencionaban, algunos pensábamos que se inventarían lo de la tormenta solar y ese sería el motivo por el cual no abrirían los bancos y eso provocaría el caos económico, esa era una de mis teorías, no la descarto, no por el sol pero sin dinero el sistema no funciona y somos muchos para comer, ahora se "provoca" caos en EEUU, no me pilla de sorpresa la muerte de un ciudadano negro, en Minneapolis, el 70% de la población es de raza negra, el caos es necesario para imponer normas, leyes, miedo, en EEUU sus ciudadanos son más libres que en el resto, poseen armas, la tiranía se mide más ya que ellos se podrán defender en caso que sus psicópatas políticos se pasen de rosca, aquí no tenemos ni tirachinas, estamos perdidos, aparte de una mayor tolerancia a nuestras cadenas, antes invisibles, ahora visibles pero igual de borregos, nadie se pregunta que en Suecia y en Bielorrusia han tratado este tema del virus como una gripe contagiosa, han muerto menos y casi nada de restricciones a sus poblaciones, en el resto de Europa cuarentena, mascarillas, horas convenidas hasta para cagar, muchos muertos, España supera a todos por muertos por millón, pero nadie se cuestiona nada, deseando ver partidos y más ahora que dejan entrar en las barras del bar para ver el pan y circo, claro, tantos días en casa que ahora que nos dejan salir, "nos dejan salir", no estamos para pensar mucho, os puede sangrar la nariz, pensar? Para qué? Queremos tener nuestras vidas y les vamos a perdonar todo el mal generado y lo que nos van a generar, la crisis prevista ya ha comenzado, bienvenidos a la liga. Si buscáis “tontos” que decíamos lo de la crisis a comienzo de este año veréis que no miento, que habían mucho que los decían, incluso JL de mundo desconocido, en fin, tenemos lo que nos merecemos, pero sobre todo lo que toleramos.

    ResponderEliminar