lunes, 6 de abril de 2020

PENÚLTIMO ATAQUE A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN



Este maravilloso gobierno que disfrutamos en España, que ha hecho -al sexto aviso, eso sí- todo lo que le indicaron la OMS, la UE y los países que nos llevaban la delantera en la pandemia, cuyos miembros acuden a la sanidad privada cuando se infectan para no sobrecargar los hospitales a los que acudimos los curritos, que nunca borran tweets que les delatan y que pedirían disculpas por sus errores si los cometieran (ya sabemos que pensar en un error por su parte, no se, comprar test ineficaces o proclamar que esto es una gripe común y que los infectados son una anécdota, es un imposible metafísico) están hartos de que se ponga en tela de juicio su gestión. Así que han decidido, mientras nos acondicionan los gulags para asintomáticos, empezar a censurar toda opinión que no siga los patrones que les convienen. Eso sí, por ser exponentes de discursos de odio, aplicando el argumento ideado por la ADL (Liga Antidifamacion Americana, Judía), y pidiendo la colaboración ciudadana, visto que entre los sectarios que se tragan su propaganda no faltarán chivatos ni delatores dispuestos a ejercer de Stasi de circunstancias. Le dejo a Adri, de "Libertad y lo que surja" que lo exponga, porque a mí me están dando arcadas:



Sr. Presidente, ¿le suena esto?:

1. Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

5. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

(Artículo 20 de la Constitución Española)

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

(Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos)


1 comentario:

  1. A ver si es verdad lo que dice Lincoln... porque ya empiezo a sospechar que quiso adornar el final. Lo dicho... Siempre noss quedará el león sordo.

    ResponderEliminar