jueves, 23 de abril de 2020

PARA LOS QUE "SIEMPRE ACTÚAN SEGÚN EL CRITERIO DE LOS EXPERTOS" ...


Don Simón practicando lo anunciado en Isaías 40, 4

En plan de recordar el didactismo de Coco en "Barrio Sésamo", quiero ilustrar al gobierno de la nación, al que compete la gestión de la salud pública, sobre cómo se maneja una cuarentena, porque -visto lo visto- parece que ningún "responsable" tiene ni idea, y su "solución" consiste en someter a la población a un desquiciante arresto domiciliario, destruir la economía y, al parecer, ganar algo de tiempo para que pase "algo". Solo que ese "algo" no va a ocurrir si no es provocado, no va a caer ninguna solución del cielo, porque de él lo único que cae es la lluvia ahora que han paralizado de momento las fumigaciones "chemtrail", con cuya continuación nos amenazan al tiempo que lo hacen con campos de internamiento para disidentes asintomáticos. Para la próxima (que esperemos que nunca llegue) ... , o al menos para poder contestar a los cuñados que creen que no hay respuesta a "¿y usted que hubiera hecho?", si no queremos quedarnos en un obvio "No meterme si no se". Simón, atiende y aprende, gañanazo.

De la política de comunicación en una pandemia hablamos en otra entrada.
También en ella veo a los supuestos expertos verdes, verdes ...

Una pandemia de la categoría que nos dicen que es la del Covid 19 no se puede evitar, a lo más es factible retrasarla, pero cuanto más se retrase, peor para la economía. Una gestión inteligente hubiera pasado por planificar este paso entre la población de la forma menos lesiva.

Para empezar, se deberían haber clasificado los cuatro tipos de personas que hay que mantener identificadas en todo momento.

A) Personas de Riesgo
B) Personas Sanas
C) Infectados
D) Inmunes

El grupo crítico es el A porque es el que más recursos sanitarios va a demandar y tiene riesgo de muerte. Este grupo se debe mantener separado de la comunidad durante toda la vigencia de la pandemia, con protocolos muy estrictos de comunicación con el exterior para evitar el contagio.

La dinámica con el resto de grupos consiste en manejar el paso del grupo B al C y por último al D. O sea, una persona sana se infecta y -si su organismo resiste la infección, bien por sus propios recursos, bien por un tratamiento adecuado al que responde- se cura.

En un primer momento, es el grupo B el más numeroso. Este grupo puede contagiarse por el contacto con las personas del grupo C.

Para evitarlo debería aplicarse un confinamiento selectivo. Todas las personas del grupo B que den positivo en el test deben mantenerse ailados y vigilados para monitorizar su estado de salud. Solo en el caso de gravedad se echa mano de los recursos sanitarios para evitar su colapso (recuerdo al lector que en el caso del coronavirus, el 80 % de infectados pasa la enfermedad sin apenas síntomas, y un 15 % necesita guardar reposo y se recupera sin mayores complicaciones).

Mientras tanto, la economía no se para, la gente del grupo B sigue trabajando, asumiendo el riesgo de dar positivo y pasar a aislamiento.

Las personas del grupo C, una vez curadas, pasan a ser del grupo D y ya tienen completa libertad de movimientos, pueden trabajar sin limitaciones y son ideales para ocuparse del los grupos A y C.

Una vez que todos los del grupo B hayan pasado por C y se hayan curado, el nivel de inmunidad es suficientemente alto como para que los del grupo A puedan salir, porque ya habrá pasado la pandemia. Es el momento que hay que identificar con precisión para poner fin a su confinamiento, único justificado, a diferencia del arresto domiciliario generalizado que de forma manifiestamente ilegal ha impuesto el gobierno de los expertos ... en crear represión, miseria y recesión.

Conclusiones:

Encerrar a todo el mundo sin clasificarlos en lo que denomina “cuarentena medieval” tiene tres inconvenientes:

1- No evita los contagios, es más, los aviva dentro del grupo en el que se confina.

2- Castiga a los ciudadanos y trasgrede los derechos humanos sin justificación real,

3- Destruye la economía y el tejido productivo.

Este tipo de actuación denota la incapacidad de los gobernantes de desempeñar su trabajo y es peligrosa tanto para la vida como para la riqueza de las naciones, algo tan obvio que cuesta creer que no sea intencional.

Hacer las cosas correctamente necesita invertir en test masivos eficaces. El ahorro sanitario, en vidas humanas y en crecimiento económico justifican sobradamente su aplicación. Es lo que han hecho países como Singapur o Corea del Sur, con un resultado óptimo.

Por supuesto, la autodisciplina, el espíritu cívico y el sentido del sacrificio por la colectividad deberían presidir por parte de los ciudadanos este planteamiento, al igual que la competencia y el sentido de la anticipación y del liderazgo serían los requisitos que debería encarnar una clase política eficaz para afrontar un reto como el que encaramos. Tal vez todo esto sea una utopía sin conexión con nuestra realidad, pero ni a la ciudadanía se le ha explicado con pedagogía lo que debería entender -más bien se la ha aterrorizado con imágenes, cifras y situaciones machaconas por parte de unos medios literalmente comprados para servir al relato gubernamental- ni el ejecutivo ha demostrado destreza en otra cosa que no sea ofrecer contínuamente excusas para su incompetencia.




Una vez más, me temo que estámos dejando perder una ocasión de oro para hacer las cosas bien.

(con información facilitada por Tomás Morales Durán, auditor de Sistemas de Prevención de Riesgos Laborales e Higienista Industrial por el INSHT de España)

7 comentarios:

  1. Si al gobierno que tenemos, "realmente", gobierna por los votos de la mayoría: tenemos la representación que corresponde a dicho electorado.
    De estas circunstancias, se deduce que la mayoría, le sería difícil cooperar con otras medidas, como las que se sugieren en este articulo. La prueba está en la respuesta que (parece ser), según las imágenes mostradas por las TVs, no ponen a eso de la 20 h: aplausos.
    Comprendo que para la mayoría ese acto les sea conveniente. Para la minoría, muy mínima, que comprende o se huele gato encerrado, ese proceder, resulta,(lo voy a suavizar): amargo.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenidos a la dictadura científica mundial. Que ustedes la disfruten. Ya no hay nada que hacer

    ResponderEliminar
  3. Pandemia=pretexto para el "take over" del NOM en España por cortesía de Soros, y a través de la quiebra total de la economía que justifique el GOLPE de timón que quieren y van a imponer.

    ResponderEliminar
  4. Como se detectarían los casos positivos del grupo b cuando son asintomáticos? Y cuántos test tendrían que realizar al grupo b y en qué periodo?
    Me falta saber eso para ver brillar este planteamiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su segunda pregunta contesta a la primera.

      1ª pregunta: A no ser que no haya leído con atención, entenderá que un resultado positivo significa que la persona no pertenece al grupo B, sino al C. Básicamente, como cuando se hace un test de embarazo, un hecho que se puede detectar aún cuando no haya indicadores externos: el positivo indica que la mujer que lo da no pertenece al grupo de "no embarazadas", sino al otro.

      2ª pregunta: El mayor número posible. Si puede ser semanalmente, mejor que quincenalmente.

      Eliminar
  5. Como se controla hacer test al grupo b asintomático?

    Vilas ^^

    ResponderEliminar