domingo, 8 de marzo de 2020

¡BASTA DE PARANOIA INDUCIDA!



Escrito por una mujer:

"El hombre no es mi enemigo, es mi compañero de vida.
Es el padre que se mató a trabajar para criarme.
El abuelo que me escribía poemas ingenuos para mi comunión.
El amigo con quien compartía pupitre, confidencias, risas y decepciones.
Amigo con el que me iba de cañas, me espantaba babosos o me acompañaba a casa.
La pareja que me sostenía la mano en cada parto, y lloró más que yo al recibir a sus bebés.
Y también es el hijo que tengo, que es un pedazo de pan, no un violador en tu camino.
¡¡¡Deja la paranoia!!!"

1 comentario:

  1. El hombre no es intrínsecamente ni mi enemigo ni mi amigo. No es ni ángel ni demonio, simplemente, un ser humano al igual que la mujer. Al pan, pan y al vino, vino. A los violadores todo el peso de la ley, que siempre los ha habido y los habrá; pero con hechos demostrados, no porque lo diga una mujer y nada más. Además que no es sólo a las mujeres a las que violan; por tanto, qué pasa si es el hombre quien denuncia a otro hombre o a una mujer? No tendría derecho al mismo trato, siendo víctima del mismo delito?

    ResponderEliminar