jueves, 19 de marzo de 2020

ALGUNAS LECCIONES DE LA PANDEMIA



El tiempo en casa, encerrado, pasa más despacio. Cada cual lo llenará de la forma que le sea más amena, pero sin duda, para muchos, queda tiempo para madurar ideas y sacar algunas conclusiones, que podemos compartir gracias a Internet, el teléfono o las redes sociales.

Quizá algunos olviden asuntos de vital importancia en medio de la vorágine que ha creado el Coronavirus. Sin embargo, cuando hay vidas en juego y tenemos que quedarnos en casa, renunciando a nuestros derechos, las discusiones bizantinas, pero interesadas, sobre el sexo de los ángeles pierden todo el interés y quedan aquellas cuestiones mollares que nunca debemos perder de vista. Recordarán que no hace mucho discutíamos sobre la magnitud del coste de los intermediarios en la distribución de alimentos y su importancia. ¿Aportan valor añadido? Supermercados vacíos por la tarde y completamente surtidos a primera hora de la mañana siguiente en una situación de completa incertidumbre. Ese es su valor añadido.

En una situación de completo caos, no es la única muestra de capacidad y liderazgo que el sector privado pone sobre el tapete. Son ya varias cadenas hoteleras las que pusieron al servicio del sistema de salud -de los ciudadanos- sus habitaciones por si fueran necesarias, antes de que nadie se lo pidiera, intentando evitar el colapso de la sanidad pública que además tiene que echar mano de la privada, para que la asista. La solidaridad y la responsabilidad son patrimonio privado y es en estos trances cuando sale a relucir con mayor fuerza.

No olviden el sentido del humor o las muestras espontáneas de cariño hacia quienes más tienen que esforzarse para sacar esto adelante. Nadie nos obliga a echar una mano a los demás para pasar este trance cuanto antes, pero son muchos los que, de forma individual y espontánea, ponen su ingenio al servicio de los demás o simplemente hacen circular aquello que les parece más simpático o animoso. Propuestas bienintencionadas de toda índole circulan por su teléfono móvil. La solidaridad se muestra de muchas maneras y sin duda forma parte del ámbito privado. El gobierno nos mete en casa, nos recluye y limita nuestros derechos, y pese a todo seguimos mostrando nuestra mejor cara. Somos solidarios pese al gobierno.

Reir por no llorar
Ese gobierno, cuyos miembros fueros elegidos por sufragio universal, supuestamente por su capacidad y liderazgo, se muestra en la mayoría de los casos desaparecido y desbordado, incapaz. Niega primero el peligro y, en nuestro país, para más infamia si cabe, incita a participar en actos peligrosos, en manifestaciones orquestadas de forma política y partidista, para a las pocas horas, muy circunspectos y apenados, informar de que todo ha cambiado, ignorando lo que se llevaba advirtiendo semanas atrás por muchas organizaciones y epidemiólogos.

Convendrán conmigo en que, pese a todo, algunos estamentos del Estado han actuado de forma más diligente que otros. Las competencias en sanidad derivadas a las autonomías han permitido que muchos líderes autonómicos se adelanten a la acción tardía y timorata del gobierno central. Recuerden que el gobierno trabajó durante toda la noche del jueves, para perpetrar un Consejo de Ministros que se retrasó durante horas y cuyas filtraciones, interesadas sin duda, ponían la piel de gallina.

La clase política está llena de desalmados dispuesto a aprovechar una crisis sanitaria sin precedentes en los últimos lustros, para imponer su agenda, sin importar la gente que se hacina en los hospitales esperando un respirador. Hoy los tienen sentados en el Consejo de Ministros, mesías iluminados que se elevan por encima del bien y del mal, capaces de saltarse cualquier cuarentena médica para llevarnos a todos por la senda de la pobreza y la miseria mientras sean ellos los que pilotan y se llevan su tajada. Los encumbraron las mayorías, demostrando, de nuevo, que la mayoría no tiene por qué tener la razón. De hecho, como ya habré dejado escrito alguna vez, la mayoría suele estar equivocada, bien lo sabe Galileo.

Este es el mundo en qué vivimos. Uno en el que el político miente, por sistema. Uno en el que un virus minúsculo nos puede llevar por delante. Un mundo sin otra seguridad que la certeza de que todos acabamos de la misma manera. Un mundo lleno de magufos, vendedores de humo y buhoneros de la impresora de billetes. Uno en el que el cuarto poder, que debiera controlar a los otros tres como punta de lanza en la defensa de las libertadas, vive mamando de la teta de la subvención repitiendo las consignas que le dictan desde arriba.

Sin embargo, en medio de la triste realidad siempre queda el individuo. El creador de memes y videos que nos hacen reír. El promotor de aplausos. El sanitario al que no le dan una mascarilla o el transportista que se afana en llevar cajas de brócoli al supermercado. En todo este revuelo queda la responsabilidad y la iniciativa individual. La de cada uno de nosotros. Sin ella hoy, los pilares del Estado se tambalearían aún más, pero el individuo es mucho más responsable que el gobierno y antepone la vida a su ideología, por muy anti estatista sea. Al contrario que el Estado, cuyo gobierno antepuso la política a la vida sin que le temblara la mano.

Cuando todo esto pase no olviden. Recuerden quien cumplió con su obligación para con sus semejantes y quién antepuso su egoísmo. Recuerden quien hizo su trabajo y quien dejadez de funciones. Y reclamen responsabilidades. No sé si hay un culpable de la expansión del virus, pero desde luego hay responsables de la pésima gestión de la situación.

Patente ha quedado que el sistema es un tigre de papel cuando pintan bastos. Cuando el humo y la magia desaparecen, cuando los focos se apagan, solo queda usted, la ciencia y el conocimiento y su responsabilidad individual. Nadie va a venir a salvarle, más allá de su familia o amigos. Estamos solos ante el peligro y, aun así, siempre habrá alguien por ahí dispuesto a echar una mano. No es el Estado, el gobierno o sus dirigentes los que sacan las castañas del fuego. Es la integral de todos los actos voluntarios e individuales. Es la sociedad civil.

José Luis Montesinos
(Visto en https://disidentia.com/)



6 comentarios:

  1. LO del virus es una cosa que nso impone la realidad pero como siemrpe hay quien aprovecha la desgracia ajena

    Hay quien se cree que el Capitalismo del Shock es una exageracion poco importa las terribles evidencias de los tsunamis en el sureste asiatico o del huracan en nueva orleans desastres que fueron aprovechados para destruir las sociedades

    Como ademas muchos aun no saben que, desde que cayó la uRSS, la nueva izquierda esta en manos de ese mismo capitalismod el shock, pues es dificil que se den cuenta de nada ( sin saber que ambos trabajan para los mismos)

    Si uno toma la supuesto metodo no violento de Gene Sharp para tomar el control de un pais

    http://www.noviolencia.org/publicaciones/metodos_sharp.pdf

    si se lee acriticamente se encontrara fascinante pero resulta que parte de una premisa falsa

    Ese tipo de tareas SOLO se pueden llevar a cabo en UNA DEMOCRACIA en una dictadura te liquidan en cuanto empieces con esas gilipolleces

    Asi que los metodos ed Sharp son en relidad formas no democraticas de tomar el control en una democracia o lo que es igual el camino de una democracia hacia una dictadura

    Estos metodos los han empleado en las revoluciones de colores ( LA OSF de Soros) y lo emplean los del fascio catalanista.

    Dicen que ahora Podemos lo esta empleando desde el gobierno

    Un gobierno presuntamente dividido en el que supuestamente Iglesias se enfrenta a Sanchez Pero ¿Es real el enfrentamiento?

    Sanchez tabajo en Kosovo para Soros y seguramente Soros tiene informacion sobre él para que le sea obediente

    Dicen que lo mas probalble es que se enfrentameinto sea fake y que esten ambos maniobrando conjuntamente para la toma del Poder de todo el Poder


    LA vieja maldicion china "Los tiempos interesantes"

    ResponderEliminar
  2. Nos quejamos de estar encerrados, que nos quitan libertad y sin embargo ya estábamos encerrados... en nosotros mismos, cuando nos ha preocupado los demás? Cuando nos hemos puesto en el lugar del mendigo, del que se muere de hambre en Yemen, todos los días mirabas la pantalla de tu objeto que te mantiene esclavo, incluso ahora sigues con el, buscando respuestas dadas por otros, no meditas, no piensas que las cosas nunca vienen por casualidad, que te ofrecen un relato y este te lo crees porque esta muy bien hilvanado, que nada surge de golpe, que ya Bill Gates dijo en una conferencia allá por el 2015 que no habrá guerras como las hemos conocido, que se invierte millones de dólares en eliminar las bombas nucleares, que las próximas guerras serán contra los virus, en fin, siempre nos han dicho lo que quieren hacer con nosotros, pero como siempre no escuchamos bien las cosas, estabais mirando gatitos y tonterías de vuestros amigos virtuales por esa pantalla que os tienen idiotizados, sois tontos de capirote, no es un insulto, es que no dais para más. Ahora vienen curvas, algunos empiezan a ver cosas "raras" en este mundo que nos ponen ante nuestros ojos, pero ya es tarde, se dice que se saldrá de esta, pero como se saldrá, muy mal, como siempre pagando los mismos. Ponemos los muertos y el dinero generado por nuestras absurdas tareas, fabricando objetos que no necesitamos para satisfacer egos y llenar vacíos. Nosotros los que buscamos las cosas que nos ocultan tampoco somos mejores, ponemos nuestros aportes para que otros despierten pero nadie nos hace caso, no siempre tenemos las respuestas de las cosas, pero buscamos y buscamos y siempre o la mayoría de veces son gritos en el desierto, a veces creo que es solo para nosotros y que somos muy pocos la verdad, no creo que cambiemos nada, solo cambiamos nosotros? Y luego que? Cuando acabe pediremos responsabilidades? No, saldremos como locos por la cervecita y el fútbol y hasta la próxima epidemia, que tened seguro que vendrá y esa sera un poco más gorda que esta, como vamos viendo cada 4 o 5 años es un poco más dura. NWO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Porqué no dejas de decir lo borregos que somos y sales al balcón a tocar la cacerola, o sacas la bandera de España o la de la cruz de borgoña? En este país sobran los pedantes que van de sabiondos por la vida. Movamos el trasero y dejémos de culpar a los demás.

      Eliminar
    2. Traducción: ¿por qué no dejas de señalarnos como borregos y te unes al rebaño a hacer el borrego tú también? Ah, y lo de mover el trasero, del baño al salón, que es donde todavía nos dejan. Que lo cívico es pedir permiso para vivir y si es no, pues es no.

      Buscador, el comentario que te ataca es la mejor confirmación de que has dado en el clavo.

      Eliminar
    3. Buscador no dice nada nuevo. Creo que prácticamente todos los que visitamos este blog estamos al día con todo esto de la "matrix". Pero sinceramente, lo que levanta ronchas no es lo que dice, si no cómo lo dice: desde un púlpito y con un deje de desprecio hacia la mayoría " borreguil", sin pizca de empatía ni compasión.

      Eliminar
    4. Hombre pues Anónimo20 de marzo de 2020, 2:20 lo tienes facil no te identifiques con los borregos a quienes zahiere Buscador
      En esto, tenemos libertad para elegir Bando (Creo)
      Saludos

      Eliminar