sábado, 22 de febrero de 2020

LA TELEVISIÓN ES UNA HERRAMIENTA DE CONTROL SUBLIMINAL (Parte 1)



«La televisión te pudre el cerebro». Es probable que todos hayamos escuchado este cliché en numerosas ocasiones a lo largo de los años de una forma u otra. Algunos de nosotros podemos creer que los padres simplemente usaron esta frase para alejar a sus hijos de la televisión para que hicieran sus deberes. Y en muchos casos, podemos estar en lo cierto. Sin embargo, ¿qué pasaría si hubiera más en este viejo postulado?

¿Existe evidencia científica real para validar la afirmación de que la televisión puede ser perjudicial para el cerebro y la salud en general? De hecho, lo hay.

Muchos de nosotros estamos bastante familiarizados con el concepto de hipnosis, que es la capacidad de la mente para aceptar sugerencias subconscientes mientras estamos en un estado relajado. (Por supuesto, esto es diferente de la versión dramática de la hipnosis popularizada por el entretenimiento anticuado). También podemos saber que cada vez que encendemos el televisor y nos perdemos en sus diversos programas, nos permitimos ser colocados en un estado hipnótico. Aún así, se supone comúnmente que la televisión no representa ningún peligro para nuestra salud y bienestar en general. Sin embargo, según numerosos estudios científicos, esa suposición es lamentablemente falsa.

A continuación se expondrá una investigación en profundidad de Psych Mechanics sobre la programación de la televisión y cómo este medio utiliza sugerencias hipnóticas para hacernos aceptar pensamientos, sentimientos e ideas en contra de nuestro mejor juicio:

Piénsalo: ¿Exageraré si digo que una parte de tu comportamiento y personalidad está determinado por las cosas que ves en la pantalla? ¡Definitivamente no! Es ingenuo pensar que la televisión es un pasatiempo inofensivo que no afecta tu psique de ninguna manera.


Toda persona pensante sabe que cualquier cosa a la que expongas a tu mente, la afecta. Tu psique está siendo moldeada continuamente por todo tipo de información que recibes de tu entorno y que incluye la televisión.

La televisión es una de las herramientas hipnóticas más efectivas que existen. Puede tener una gran influencia en tu forma de pensar, las creencias que tienes y, en consecuencia, cómo resulta tu vida. Tu mente subconsciente, que lleva todos tus recuerdos y creencias y te hace ser quien eres, se programa directamente viendo televisión.

Estado hipnótico inducido por destellos

Tu mente se desliza al estado de trance hipnótico segundos después de empezar a ver televisión. Esto reduce tus ondas cerebrales a un «estado alfa» más bajo, comúnmente asociado con la meditación y la relajación profunda. Se cree que esto es causado por los destellos de la pantalla y explica porqué tienes sueño mientras ves televisión.

Bajo este estado de trance, tu mente subconsciente se vuelve altamente sugestionable y cualquier información que recibas del televisor se convierte en parte de tu grupo de memoria. Dado que las creencias no son más que recuerdos, esta información tiene la tendencia a alterar tus creencias o formar otras nuevas cuando se filtra en tu mente subconsciente. Puedes pensar que el control remoto está en tu mano y estás viendo los programas, pero, en realidad, tú eres el que está siendo programado.

Filtrado consciente dañado

Liberar tu mente se trata de descubrir qué creencias tienes en tu subconsciente, llevarlas a la conciencia y luego eliminar las que no tienen evidencia convincente o ninguna base en la realidad.

Nuestra mente consciente es un guardia de seguridad que garantiza que solo la información en la que ya creemos esté permitida en la mente subconsciente para que nuestras creencias preexistentes se fortalezcan. Tiene la tendencia a rechazar cualquier información que no coincida con nuestros sistemas de creencias preexistentes.

La consecuencia natural de un estado de trance hipnótico es que tus filtros conscientes están apagados y no puedes analizar críticamente la información que estás recibiendo. Además, cuando ves televisión no puedes pensar en nada porque la información bombardea continuamente tu mente. No tienes tiempo para procesar lo que estás viendo. Tu mente consciente es eliminada de la ecuación y la información que recibes continúa formando parte de tu sistema de creencias.

Compara esto con la lectura donde puedes detenerte, pensar y reflexionar después de cada línea que lees. Tú, el lector, marcas el ritmo mientras lees, no el libro. La televisión, por otro lado, sigue vertiendo información como vino en el vaso de tu mente inconsciente y, antes de darte cuenta, ya estás ebrio.


Y eso es lo que ves a tu alrededor: personas intoxicadas con los pensamientos de otras personas que nunca dan una oportunidad a la sobriedad al reflexionar sobre su embriaguez.

(Fuente: http://www.discerningthemystery.com/; visto en https://divulgaciontotal.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario