domingo, 15 de diciembre de 2019

SENTENCIAS "MEDIÁTICAS"


A la izquierda Ahmed Tommouhi. A su derecha, el auténtico responsable de
las varias violaciones por las que él pagó en la cárcel.

Como refrenda la hemeroteca, para escarnio de la inquisición feminista, en el año 2006 salió de la cárcel el albañil marroquí Ahmed Tommouhi, condenado a 15 años de prisión por una cadena de violaciones que cometió un sujeto con el que tuvo la mala suerte de guardar un gran parecido físico, lo que le llevó a ser identificado -"inequívocamente", según la instrucción- por varias de las víctimas de aquél.

Tommouhi cumplió su condean íntegra, aunque antes de haberla completado ya había quedado demostrada -y esta vez sí que de forma inequívoca- su inocencia, pese a lo cual el lobby feminista presionó para evitar que fuera puesto en libertad.

Otro cabeza de turco que sirvió para aplacar las apresura-
das exigencias de condena de quienes preferían la ejem-
plaridad a la justicia
El caso es análogo al del holandés Romano van der Dusen, condenado por violaciones múltiples en 2003 en base a lal identificación errónea de otras víctimas -ya se sabe, "a la mujer hay que creerla sí o sí", Carmen Calva dixit- y que pese al descubrimiento del verdadero agresor mediante pruebas de ADN en 2007 no fue excarcelado hasta trece años después de su injusta condena.

A esto se le llama "justicia feminista", el otro extremo del péndulo de una supuesta "justicia machista" cuyo denominador común consiste en otogar mayor relevancia a las pruebas objetivas que a la deposición -en el doble sentido del término- sesgada y subjetiva de una fémina.

En ambos casos -y en muchos otros que podría traer a colación- es evidente que la jauría supremacista no quería justicia, quería -y quiere- condenas por violación, sin importar si se imponen a inocentes.

Hoy las sentencias no las imponen acobardados jueces, sino la horda rabiosa de misándricas supremacistas que superponen sus exigencias histéricas a cualquier atisbo de racionalidad (cuando la supuesta víctima ofrece varias versiones alternativas de lo ocurrido, hasta cuatro en el caso de tres futbolistas del club Arandina, ¿cuál de ellas es la que hay que aceptar como verdadera? Evidentemente, la que mayor condena pueda suponer a los acusados).

Otra panda de descerebrados que piensa con las hormonas. ¿De verdad no son
capaces de dejar pasar una ocasión de disfrute en aras de la decencia, la moral
y la legalidad, esas "minucias" que nos hacen civilizados? Bien caro que lo van
a pagar ... estamos en la era del "In dubio adversus varones"

Solo en base a la intimidación ambiental se explican sentencias desproporcionadas, en las que un caso -cuando menos dudoso- de violación es castigado con penas mayores a las que cabrían en un caso de asesinato.

Sin entrar a discutir la culpabilidad de los condenados, de nuevo no parece que sea el necesario concepto de justicia el que aquí ha imperado, sino la agenda que busca criminalizar toda heterosexualidad no aprobada por los ideólogos de género.

(posesodegerasa)

Fragmento de la sentencia del caso "Arandina", toda una síntesis de la abe-
rración jurídica contínua en que incurren los tribunales "con perspectiva de
género": todo argumento en favor de los acusados es descartado por pro-
venir de la "inmadurez" de la "víctima"; la duda sobre el consentimiento
de la acusadora se traduce en la exigencia de que sean los acusados quie-
nes deban probar su inocencia. ¿Alguien duda de que estos tres infelices
estaban condenados de antemano?

7 comentarios:

  1. En España estamos viviendo una nueva Inquisición arbitraria contra los hombres españoles, en la que no valen ni pruebas claramente exculpatorias, ni el reconocimiento de la existencia de error judicial y en la que más se busca venganza que verdadera justicia, mientras que alimañas vomitivas se van de rositas. ¿Alguien se acuerda de la manada argelina de Alicante?...

    ResponderEliminar
  2. https://gaceta.es/espana/el-silencio-mediatico-ante-la-puesta-en-libertad-de-la-manada-argelina-20180625-1147/

    ¿Y alguna feminecia gritona se acuerda de esta otra manada?:

    https://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/03/23/diez-detenidos-abusar-drogar-tres/1695271.html

    ResponderEliminar
  3. No se trata de una cuestión moral.

    Hay mujeres de 15 con el chocho enfebrecido y con ganas de follar que ya ovulan y que en otras sociedades llamadas anticuadas hoy serían consideradas como mujeres de hecho y de derecho.
    Para follar, para criar y tener hijos y para construir el mundo en el que vivan.
    Pero lo hollywoodense nos hace creer que vivimmos en la cima de la historia y eso dista mucho de ser cierto.

    La Justicia no debería entrar en la moral o prácticas de las personas so pena de tener un juez bajo la cama de todos, o un juez en la cabeza de todos que es lo que se busca.Programación de masas pura y dura.

    Lo aberrante como bien dices es que la presunción de inocencia sea la primera víctima tanto mediaticamente como judicialmente.

    El feminismo actual no sobrevivirá a su mentira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del caso Arandina no opino pues suelo recelar de los casos mediáticos y ante todo creo que debe imperar el principio "in dubio pro reo". Pero dejando a un lado este caso, no estoy de acuerdo con lo que sugieres de que no debe existir una edad minima de consentimiento sexual (extremo reivindicado por asociaciones pedofilas) ya que una cosa es la madurez física y otra la madurez mental y con 13 o 14 años el cerebro todavía no esta formado del todo por lo que es fácil para un adulto aprovecharse de tal situación de inferioridad cognitiva e inexperiencia vital.


      Eliminar
  4. Primero se pasaron décadas poniendo caliente al personal,(niños incluidos)y ahora se dedican a sacar partido de todo aquello, algo así como sembrar para luego recoger. Ahora solo falta saber cuanto aguante tiene el pueblo español.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, de momento, parece tener las tragaderas muy grandes en todos los sentidos, salvo cuatro gatos mal contados, quienes por eso mismo, poco podemos hacer para cambiar esta situación...

      Eliminar
  5. Están sexualizando a los niños con los currículos escolares y lo que viene es legalizae la pederastia...mucho ojo con esto! En la moral SÍ hay que meterse porque los niños NO se tocan!!!

    ResponderEliminar