miércoles, 18 de diciembre de 2019

ASÍ SE GESTÓ EL SISTEMA DE ESCLAVITUD “LEGAL” (1ª Parte)



Aunque crees ser libre, tú eres “legalmente” un esclavo, de la misma forma que tus padres, tus abuelos y bisabuelos eran esclavos. Es posible que tengas la suerte de vivir en una agradable plantación con otros esclavos, manejados por esclavos supervisores como policías, jueces, médicos y políticos, donde ocurren pocos ejemplos de crueldad de esclavos. O puedes estar presenciando cambios en la plantación comunitaria, que forma parte de una plantación estatal de esclavos y una plantación nacional de esclavos donde hay más delitos, más miseria y más muertes. El hecho de que seas un esclavo es incuestionable. Lo único desconocido es si permitirás que tus hijos y sus hijos también crezcan como esclavos.

Tú eres un esclavo porque desde 1.933, al nacer un nuevo hijo, los Ejecutores o Administradores del Estado superior transmiten voluntariamente, y a sabiendas, los derechos beneficiosos del niño como Beneficiario al Primer Fideicomiso Cestui Que Vie ("Aquel cuya vida es la medida de la duración de un estado. La persona por cuya vida cualquier tierra, propiedades o herencia son retenidas") en la forma de Número de Registro al registrar el Nombre, creando así también la Persona corporativa y negando al niño cualquier derecho como propietario de Bienes inmuebles.

Tú eres un esclavo porque, desde 1.933 cuando un hijo nace los Ejecutores o Administradores del Estado superior declaran a sabiendas y voluntariamente que el bebé es una propiedad (bien mueble) para el Estado. El contrato de bebé esclavo es creado entonces honrando la antigua tradición de tener ya sea la impresión de tinta de los pies del bebé en el registro de nacimiento vivo o una gota de su sangre, así es cómo engañan a los padres para que enteguen la firma del hijo recién nacido a través de significados legales engañosos en el registro de nacimientos vivos (Registro Civil). Este registro de nacimientos vivos como pagaré, se convierte en un bono de esclavo vendido a la reserva privada del banco del estado, y luego se transfiere a un segundo y separado fideicomiso Cestui Que Vie por hijo que el banco posee. Una vez que el pagaré llega a su vencimiento y el banco no puede “apoderarse” del hijo esclavo, se emite legalmente un gravamen marítimo para “salvar” la propiedad perdida y se monetiza como moneda emitida en serie contra el Fideicomiso Cestui Que Vie.

Cada Fideicomiso Cestui Que Vie creado desde 1.933, representa a una de las 3 Coronas representando las tres atribuciones de propiedad del Culto Romano: la Propiedad Real (sobre la Tierra), la Propiedad Personal (el cuerpo) y la Propiedad Eclesiástica (el alma). Cada una corresponde exactamente a las tres formas de ley ejercida en los Tribunales: la ley de comercio (el juez es el ‘terrateniente’), la ley marítima y derecho canónico (el juez es el banquero o el que se sienta en la banca), y la ley talmúdica (el juez es el sacerdote).

El Papa Pablo III
Tú eres un esclavo porque desde 1.540 y la creación de la primera Acta (Decreto) Cestui Que Vie, derivando su poder de la Bula papal del líder del culto romano -el Papa Pablo III- del mismo año, cada vez que un niño es bautizado y es emitido un Certificado Bautismal al nacer por parte el estado o la iglesia, los padres -a sabiendas o sin saberlo- han regalado, otorgado y transferido el alma del bebé a un “tercero”, propietario del Fideicomiso Cestui Que Vie poseído por el Culto Romano, quien ha mantenido esta valiosa propiedad en sus bóvedas desde entonces administrada por la Barra del Templo desde 1.540 y subsiguientes Colegios de Abogados del siglo XIX que representan al “Galla” reconstituído, responsable como los cosechadores de almas o salvamento, también conocido como “la salvación de las almas”.

Por lo tanto, bajo las Leyes de esclavos de la UCC (Código de Comercio Uniforme) que operan la mayoría de las plantaciones de esclavos del mundo, tú nunca puedes ser dueño de una casa a pesar de que te hacen creer que lo eres; tú nunca posees realmente un automóvil, un bote o cualquier otro objeto, sino que sólo tienes el beneficio de su uso. De hecho, ni siquiera eres dueño de tu propio cuerpo que, según se afirma, tus padres lo han regalado legalmente al nacer en las tradiciones de los viejos contratos de esclavos en los que el bebé esclavo tenía sus pies o manos sumergidos en tinta o una gota de agua.

La sangre se derramó en el documento de transacción comercial que conocemos como el registro de nacimiento vivo (certificado de nacimiento), contra el cual se emite un número CUSIP/ISIN y se vende al banco central. Sí, los bancos reclaman tu carne, los bancos son de hecho los dueños de esclavos modernos y que ocultan estos hechos indiscutibles sobre los cuales su sistema de dinero se construye de la gente.


Es posible que uno no se dé cuenta de que es un esclavo de acuerdo con las leyes de esclavos de los códigos comerciales uniformes (UCC), pero aún así puede creer erróneamente que es esclavo con “más derechos” como se solía otorgar en virtud del “Derecho común” hasta que fue abolido en gran parte nuevamente en 1.933 sin avisarte adecuadamente. La palabra “común” viene de las comunidades latinas del siglo XIV que significa “confiar, comprometerse con una carga, deber público, servicio u obligación“. La palabra se creó a partir de la combinación de dos antiguas palabras latinas anteriores al Vaticano com / comitto = “confiar, commit” y munis = “carga, servicio público u obligación“. En otras palabras, el significado real de común, como se formó por primera vez debido a la creación de la confianza romana sobre el planeta, es el concepto de “servidumbre voluntaria” o simplemente “esclavitud voluntaria”.

La ley común no es más que las leyes de la “servidumbre voluntaria” y las leyes de la “esclavitud voluntaria” para el Culto Romano y los amos de esclavos venecianos. Es el trabajo de los supervisores de esclavos convencerte de que NO eres esclavo. La ley común todavía existe y no ha sido abolida en gran medida y reemplazada con ley comercial, para confundirte, para darte falsas esperanzas. A cambio, ellos son recompensados ​​como esclavos leales con casas más grandes para usar y más privilegios que otros esclavos.

La razón por la que los supervisores de esclavos como jueces, políticos, banqueros, actores y personalidades de los medios de comunicación se ven obligados a mentir y negar que todos somos esclavos, es porque el sistema de esclavos de servidumbre voluntaria o “ley común” no fue el primer sistema global de esclavos, sino simplemente su evolución. Antes del surgimiento de la Ley Común, todos estábamos sujetos a ser considerados simples animales o cosas bajo la Ley Canónica del Culto Romano, también conocida como Ley de la Sede (o del Mar o del Agua) o Ley del Almirantazgo.

Bajo la Ley del Almirantazgo, tú o eres un esclavo de la nave del estado o simplemente un cargamento para salvamento legal. Así en 1.302 a través de la Unam Sanctam, el Culto Romano reclamó ilegalmente a través de fideicomiso la posesión de todo el planeta y de todas las “cosas” vivientes, ya sea como esclavos o menos que esclavos con cosas administradas a través de la Corte de Rota. Esta corte, declarada como la Corte Suprema de todas las Cortes sobre el planeta, fue abolida inicialmente en el siglo XVI, sólo para ser restablecida en 1.908 bajo el papa Pío X como una corte eclesiástica puramente espiritual de 12 espíritus “protonotarios apostólicos”, implicando a los doce apóstoles. Desde entonces, esta nueva corte puramente espiritual se ha mantenido en “sesión” constante, y las cortes locales utilizan estos poderes para administrar Espíritus Divinos Inmortales expresados ​​en Fideicomiso dentro de los Buques de Carne como meras cosas muertas.

Sin embargo, esta no es la única forma de ley de esclavos que sigue vigente hoy en día sino que la más antigüa, la más malvada y basada en la falsa historia están las leyes de esclavos del Menasheh, también conocido como el Rabino a través del impío documento de odio formado por primera vez en el año 333 conocido como el Talmud del Menasheh, los falsos Israelitas. A través del Talmud de los falsos Israelitas, todo el planeta está esclavizado con los sirvientes del “pueblo elegido” conocido como Cananeos o K-noches (Knight = Caballeros), también conocidos como los Scythians (nómades Euroasiáticos), y el resto como el goy / gyu y goyim, es decir, el ganado, los cadáveres muertos sin vida.

Antes de este tiempo, el sistema de esclavitud global y el tratamiento del mundo como una gran plantación de esclavos se diseñó de modo que no hubiera salida, como lo demuestran las cortes de los sacerdotes de Ba’al conocidos como los jueces de la mayoría de los sistemas legales en el mundo.

Incluso los hombres y mujeres más educados pueden seguir siendo engañados para que crean que en su representación propia pueden reclamar sus “derechos de ley común” como un medio de defensa, sólo para encontrar que el juez rechaza legalmente cualquier reclamo. Como la primera ley de los tribunales son los códigos comerciales uniformes de esclavitud introducidos en 1.933, el acusado es un empleado de una corporación y, por lo tanto, asume automáticamente la responsabilidad de cualquier lesión. A menos que puedan pagar, pueden ser enviados a prisión.

Si se desafía a un estafador como el juez, se les permite escapar a sus aposentos y pedir un poder aún mayor para regresar y establecer mágicamente un nuevo tribunal, sin decirle al acusado que ahora han ingresado en el Tribunal del Almirantazgo o las leyes de la Sede (Vaticano) de acuerdo con la Ley Canónica de Culto Romano emitida en 1.983. Ahora, el juez puede imponer penas graves a un acusado que no responda, incluido el desacato al tribunal y otras sentencias punitivas de prisión sin que el acusado tenga ningún derecho, a menos que conozca la Ley Canónica sobre personas jurídicas y establezca estar por encima de ser llamado una “cosa”.

Lamentablemente, pocas personas realmente conocen el significado original de “cosa” como una reunión o asamblea judicial; un asunto presentado ante un tribunal de justicia; un proceso legal; una acusación presentada o una demanda o causa presentada ante un tribunal. Este significado se usa luego con un efecto devastador a través del concepto herético de Pío X de 1.908 para reclamar que los apóstoles muertos se sientan en sesión permanente y abierta como los “doce protonotarios” de la Sagrada Rota, como la Corte Suprema más alta sobre el planeta. Entonces, cuando un hombre o una mujer recibe una notificación azul o amarilla de un tribunal emitida a través de este conocimiento impío de la ley canónica, cuando llegan a la corte son automáticamente una cosa. Cuando un hombre o una mujer trata de defenderse buscando hablar ante el juez, ellos automáticamente “consienten” en ser una cosa. Así, un juez con conocimiento de tales trucos puede silenciar a cualquier hombre o mujer amenazando “legalmente” con desprecio al tribunal si la “cosa” no desiste.

De hecho, es la Ley Canónica del Culto Romano de 1.983 que establece que todos los tribunales son oratorios, con jueces que tienen poderes eclesiásticos como “ordinarios” y sus cámaras como “capillas”. Así, las asociaciones de abogados de todo el mundo han ayudado a los jueces a conocer sus nuevos poderes para contrarrestar a aquellos hombres y mujeres que continúan despertando a su condición de esclavos, pero demostrando cómo permanecer “en honor” con esa ley perversa y garantizar que tales “terroristas” sean enviados a prisión por largas sentencias como una advertencia a otros.

Si un juez está tan inclinado a garantizar que un acusado educado sea enviado legalmente a prisión o algo peor, él o ella puede escapar por tercera y última vez a su cámara e invocar su posición más poderosa como rabino de un Tribunal del Talmud bajo las Leyes Talmúdicas de los falsos Israelitas de la casa de las doce tribus de Menasheh. Ahora, incluso un juez de una nación que esté en contra de la pena de muerte puede optar por imponer una sentencia “legal” contra cualquier goy/gyu o goyim que se atreva a herir a un Israelita, lo que normalmente es la muerte. Sin embargo, mientras que los jueces en los Estados Unidos y otras naciones han comenzado a entrenarse en la reimposición de la Ley Talmúdica, está en manos de los falsos Menasheh también conocidos como parásitos antisemitas de élite, también conocidos como los Khazares Negros y las familias nobles venecianas.

En última instancia, es suficiente para los jueces, secretarios y miembros del Colegio de abogados saber que tienen nuestra propiedad en sus Fideicomisos de Cestui Que Vie y que estamos completamente sin derechos efectivos, hasta que desafiemos su fraude.

Sin embargo, incluso cuando desafías su fraude muchos niegan y mienten directamente en los registros. Sí, los jueces cometen absolutamente perjurio en el expediente para negar que tienen poderes de fideicomisario y de ejecutor, siendo el caso un fideicomiso inferido y un ejecutor del Fideicomiso Cestui Que Vie, desde los cuales se están retirando poderes para la forma de corte/tribunal.

Entonces, ¿cómo puede un hombre o una mujer defenderse contra una sociedad privada y secreta que ha secuestrado la ley, que se niega a decir la verdad, que yace en sus propios miembros y se niega a proporcionar un remedio justo? Ese es un tema para un próximo artículo, pero ahora sigamos con el relato, pues es la base para comprender todo lo que desconocíamos hasta ahora de este sistema infame y de cómo fue que llegamos a estar presos en él.


Esta escultura que a simple vista se trata de un “toro”, está ubicada en Wall Street. Pero en realidad nos están diciendo otra cosa. Bueno pero ¿Qué tiene que ver eso con este tema? La palabra “BULL” (toro en Inglés), también significa “BULA” (documento pontificio con ordenanzas, condenaciones o decretos), y eso es precisamente lo que nos comunican que se trata WallStreet, pero si se desconoce el significado real de las palabras es como si no existieran para los que lo ignoran, aunque eso no quiere decir que NO EXISTA ni esté en aplicación ni afectando a todos los ESCLAVOS que ignoran -además- serlo.

(Fuente: http://elindagador.cl/)

1 comentario:

  1. Una de las principales columnas maestras que sostienen la matrix donde vivimos. La otra es el 'dinero-deuda'. Todo ello inducido mediante la eficaz herramienta de la propaganda, con sus múltiples modos.

    ResponderEliminar