sábado, 3 de agosto de 2019

TÓPICOS FEMINISTAS QUE DAMOS POR CIERTOS Y SON MENTIRA (2)



Mentira nº 2: Toda mujer que acusa es indefectiblemente una víctima

Narrativa: Cuando se trata de asuntos tan personales y sensibles como el abuso sexual, las mujeres no tienen ninguna razón para mentir. De hecho, se necesita mucho coraje para superar la vergüenza y compartir memorias tan dolorosas.

Realidad: Hombres y mujeres mienten. Esto se agrava cuando el sistema legal protege excesivamente al acusador, despoja al acusado de sus derechos más elementales y revierte las acusaciones cuando la carga de la prueba recae sobre el acusado en lugar del acusador. El concepto de "inocente hasta que se demuestre lo contrario", que ha prevalecido durante siglos, se ha vuelto contra él. En un espantoso giro totalitario, muchos hombres son hoy declarados culpables hasta que se demuestre su inocencia.

Parece un chiste, pero maldita la gracia que tiene una situación que ha cua-
druplicado el número de suicidios masculinos

Hoy en día, los trabajadoras sociales y los abogados alientan a las mujeres a presentar acusaciones contra sus parejas y cónyuges, tienen incentivos financieros (obtener la casa, la pensión alimenticia), tienen total anonimato (mientras que el nombre del acusado es ampliamente reportado), son inmunes a ser demandadas por hacer falsas acusaciones, los tribunales civiles ofrecen menores estándares de evidencia, y más.

Los artículos sobre el tema políticamente delicado de las acusaciones falsas de violación son escasos, pero sin embargo existen:

"El sociólogo de la Universidad Purdue, Eugene J. Kanin, encontró que 'el 41% del total de los casos de violación resueltos fueron declarados oficialmente falsos' durante un período de nueve años, es decir, tras la admisión de la parte acusadora de que no se había producido ninguna violación y que el cargo, por lo tanto, era falso.

Un estudio de seguimiento en una universidad encontró que el 50% de las acusaciones eran falsas, de nuevo puramente por la retractación de la parte acusadora.

Las acusaciones no retractadas ciertamente elevan mucho más el porcentaje real de acusaciones falsas. Kanin concluyó que "estas falsas alegaciones parecen cumplir tres funciones principales para la parte acusadora: proporcionar una coartada, buscar venganza y obtener compasión y atención".
Stephen Baskerville, The New Politics of Sex

Aquí hay dos ejemplos de acusaciones falsas flagrantes y totalmente documentadas. Primero, una "cheerleader" llama a la policía y dice que su novio la intentó estrangular y la golpeó. La policía está a punto de arrestar al hombre cuando él aporta un video que muestra que en realidad es exactamente lo opuesto a lo que pasó:



En el segundo una mujer se autoagrede para acusar de las lesiones a su marido:



¿Cuántos otros casos existen en los que los hombres no recogieron pruebas de las acusaciones falsas, y así terminaron en prisión basándose únicamente en esas acusaciones falsas?

Un factor crítico cuando se miente a las autoridades es si la mentira será creída o no. El siguiente documento evaluó los sesgos de las autoridades en los casos de violencia doméstica, dependiendo de si el perpetrador era hombre o mujer:

Cuando una mujer llamó a la policía para denunciar la violencia intrafamiliar, el hombre fue expulsado de la casa en el 41,4% de los casos. Cuando un hombre llamó, la mujer fue expulsada de la casa en el 0% de los casos.

Cuando una mujer llamó, el hombre fue amenazado de inmediato con arresto en 28.2% de los casos. 
Cuando un hombre llamó, la mujer fue amenazada con arresto en 0% de los casos.

Cuando una mujer llamó, el hombre fue amenazado con arresto en una fecha posterior en el 10.7% de los casos. Cuando un hombre llamó, la mujer fue amenazada con arresto en una fecha posterior en 0% de los casos.

Cuando una mujer llamó, el hombre fue arrestado en 15.2% de los casos. Cuando un hombre llamó, la mujer fue arrestada en 0% de los casos. En 12.1% de los casos en los que el hombre llamó, fue el hombre mismo quien fue arrestado.

1985 Encuesta Nacional de Violencia Familiar de Estados Unidos, realizada por Murray A. Straus y Richard J. Gelles

Estas encuestas muestran que es muy poco probable que los hombres denuncien la violencia (violación, violencia doméstica, maltrato infantil) cometida por su cónyuge porque, en el mejor de los casos, no se les creerá y, en el peor de los casos, son ellos los que terminarán tras las rejas. Curiosamente, eso es precisamente lo que muchas mujeres afirman que les sucede cuando denuncian violaciones.

Por el contrario, se anima a las mujeres a reportar porque sus alegaciones (ya sean verdaderas o falsas) son más probables de ser creídas, e incluso si la acusación es falsa, no enfrentarán ninguna repercusión legal.

Como resultado, es probable que todas las estadísticas anteriores estén sesgadas por los reportes de menos de hombres y los reportes de más de las mujeres. Teniendo en cuenta este sesgo de denuncia, aumentaría aún más la prevalencia de la violencia doméstica, los malos tratos a los niños y las violaciones perpetradas por mujeres.

Un ejemplo ilustra perfectamente los efectos maquiavélicos de las mentiras feministas: el cuidado de acogida familiar. En teoría, esos servicios están diseñados para proteger a los niños del maltrato que sufren en el hogar.

La prevalencia de denuncias falsas sobre abuso infantil durante las disputas de custodia es sorprendentemente alta: 55%. Por lo tanto, la mayoría de los casos están, en el mejor de los casos, distorsionados, en el peor de los casos son puramente inventados.


Pero las acusaciones falsas de maltrato infantil pueden conducir a la colocación en hogares de acogida familiar de un niño que hasta entonces había vivido una vida pacífica, libre de negligencia y violencia. En los hogares de acogida familiar, el niño probablemente experimentará una vida mucho menos pacífica:

"Hay 10 veces la tasa de maltrato físico y más de 28 veces la tasa de abuso sexual de niños en hogares de grupos que en la población general ".
Stephen Baskerville, The New Politics of Sex

Es más que un poco irónico (y decididamente trágico) que el resultado de la exageración feminista en torno al abuso infantil en la unidad familiar conduzca al traslado de los niños de los hogares familiares seguros a los centros de acogida donde el niño es más probable que experimente abuso.


Pierre Lescaudron
(Fuente: https://es.sott.net/)

Y, para conectar el análisis previo con la situación de España (en todas partes cuecen habas), un recordatorio de como funcionan estos temas por aquí:


1 comentario:

  1. Es una triste realidad para los hombres y para la justicia en general lo que pasa en la actualidad . Y no habéis comentado nada sobre el linchamiento publico de la famosa manada de San Fermin . Yo no voy a defenderlos , pero les han destrozado la vida sin pruebas de lo que pedia la acusación , en mas , las pruebas que hay de cámaras de la calle , dan la razón a la version de los chicos . Pero un país alienado y totalmente crédulo con su "manada" de políticos y de periodistas al servicio del régimen , vieron en su mayoría acertada la resolución del caso de san fermines . Con ese nivelazo de masa borreguil en Expaña , poco bueno se puede esperar . Un saludo

    ResponderEliminar