martes, 6 de agosto de 2019

LOS CRÍMENES DE IMPORTACIÓN QUE LA PROGRESÍA OFICIAL PREFIERE IGNORAR




Existen los hechos y existen las interpretaciones. Los primeros son tozudos y objetivos, y solo las segundas permiten dudar de las intenciones de quien los expone ... o directamente suponer las peores, dado que la propaganda dominante establece que atender a ciertos hechos es propio de racistas, fascistas o machistas heteropatriarcales, aunque la intención de quien señala a dónde nadie quiere mirar sea defender la integridad de sus compatriotas, y su derecho a circular libremente y a no ser víctimas de una violencia sexual que, según de quien provenga, parece que deje de ser machista para convertirse en asumible, o insustancial, o vaya usted a saber qué. La empanada mental de la gente proclive a tragarse la propaganda estatal es tal que se defenderán de todo análisis racional como de la peste. Y, en consecuencia, rechazarán lo que sigue.

La realidad es que con la inmigración de barra libre que venimos experimentando ha desembarcado en nuestra sociedad una violencia que antes nos resultaba excepcional o ajena sin más-maras, violaciones grupales, agresiones "por juego", etc.- y que sería obviamente injusto achacar a la generalidad de nuestros huéspedes, pero que tampoco podemos desvincular de la cultura y usos de las sociedades de qué provienen.


Y por mucho que la clase política, convenientemente protegida, no quiera verlo, hay un problema de convivencia que se está cebando con el ciudadano de a pie, y que exige estrategias para encararlo. No se cuáles serían, pero sí que negarlo es alimentar una bola de nieve que nos amenaza a todos. La presente entrada pretende dar cuenta de la magnitud de ese problema:

El 2 de noviembre de 2016, apenas cuatro meses después de lo que ocurrió en Pamplona, tres jóvenes fueron detenidos en Mataró (Barcelona) por violar a una chica de 17 años con discapacidad intelectual. Dos meses después, el Ayuntamiento de Barcelona denunció públicamente que había un grupo de franceses de origen marroquí que cruzaban la frontera, viajaban hasta Barcelona para pasar el fin de semana y agredir a mujeres y regresaban el domingo por donde habían venido Tres jóvenes fueron detenidos en Mataró (Barcelona) por violar a una chica de 17 años con discapacidad intelectual. Dos meses después, el Ayuntamiento de Barcelona denunció públicamente que había un grupo de franceses de origen marroquí que cruzaban la frontera, viajaban hasta Barcelona para pasar el fin de semana y agredir a mujeres y regresaban el domingo por donde habían venido.

En la otra punta de España, en Cádiz, el 12 de septiembre del año siguiente, la Policía Nacional detuvo a media docena de menores por abusar de dos niñas de 12 y 13 años. Todos ellos estaban internos en un centro de acogida de menores inmigrantes y salieron a la calle para agredir a las chicas.

Un mes más tarde, la Guardia Civil detuvo a cuatro hombres por violar por turnos 10 meses antes en la localidad grancanaria de Mogán a una turista de nacionalidad danesa. Los cuatro fueron puestos en libertad con cargos. Los investigadores, que identificaron a los arrestados gracias a las cámaras de un centro comercial, aún buscan a un quinto agresor.

El 15 de marzo de 2018, la niña de 12 años se encontraba jugando junto con otras niñas en un parque del municipio de Azuqueca de Henares, cuando alrededor de la una de la tarde, seis inmigrantes, cinco marroquíes y un nigeriano, se acercaron al parque infantil. Se llevaron a dos de las niñas a un edificio cercano abandonado, pero luego dejaron que una de ellas se fuera tras descubrir que era musulmana. Los inmigrantes, de entre 15 y 20 años, agarraron a la niña de 12 años por los brazos y las piernas y se turnaron para violarla, primero analmente y luego por vía vaginal, durante casi una hora. El público no fue informado acerca del crimen hasta el 20 de marzo de 2019, cuando el periódico El Mundo publicó los resultados de una investigación.

Según el informe, los fiscales y jueces españoles decidieron en secreto que tres de los menores serían retenidos en una institución para delincuentes juveniles durante tres años para luego, en lugar de ser deportados, ser «reinsertados» en la sociedad española. Uno de los mayores de edad está recluido en detención preventiva; los otros fueron dejados en libertad.

La violación en grupo ha puesto de relieve el incremento de crímenes cometidos por emigrantes en España, donde las políticas de inmigración «progresista», promovidas por todos los partidos políticos a excepción del partido populista Vox, están alimentando una afluencia migratoria ilegal de África, Asia y Oriente Medio. La violación en grupo también ha centrado la atención en la indulgencia del sistema judicial español, que habitualmente deja a los delincuentes migrantes en libertad.

La información de esta entrada fue publicada originalmente en EE.UU.
Divulgarla en España podría suponer un delito de odio y contra la dis-
criminación racial. Sin comentarios ...

No se encuentran disponibles estadísticas fiables acerca de los delitos cometidos por migrantes: los datos recopilados por el Ministerio del Interior español en categorías específicas de delitos (homicidio, violación, robo, etc.) no desglosan la nacionalidad de los delincuentes.

Adicionalmete, diferentes bases de datos del Ministerio del Interior arrojan resultados distintos acerca del número real de delitos.

Una base de datos, por ejemplo, muestra que hubo 332 homicidios en España en 2017, mientras que otra muestra que hubo 308. Una base de datos muestra que hubo 865 violaciones en 2017, mientras que otra muestra que hubo 1,382 (una diferencia del 60%).

El Instituto Nacional de Estadística (INE) muestra que los inmigrantes representan aproximadamente el 10% de la población total española, y el 32% de la población penitenciaria española.

El INE no desglosa las estadísticas según la nacionalidad de los internos, aunque los datos del Ministerio del Interior muestran que la mayoría de los inmigrantes detenidos en 2017 procedían de solo dos países: Rumania (18,032) y Marruecos (17,464).

A pesar de la falta de estadísticas oficiales, la evidencia que se encuentra en las páginas de los periódicos locales muestra que la criminalidad cometida por los migrantes - que va desde el robo a pequeña escala, pasando por el abuso sexual hasta llegar al homicidio- es un problema creciente en todo el país.

En Barcelona, por ejemplo, 15 miembros de una banda de delincuentes magrebíes conocida como «La Manada de Alá» agredieron sexualmente a una mujer en una estación de metro. Los emigrantes, que se encuentran en situación irregular en España, y algunos de los cuales son menores no acompañados, tenían extensos antecedentes penales y eran bien conocidos por la policía.

El crimen, ocurrido en el suburbio barcelonés de Santa Coloma el 11 de noviembre de 2018, tuvo lugar cuando una pareja intentó salir de la estación de Can Peixauet. Los jóvenes, de Marruecos y Argelia, lanzaron insultos y abusos verbales a la pareja mientras bajaban de un tren, luego siguieron a la pareja hasta un ascensor, donde agredieron a la mujer y apuñalaron a su compañero. Más tarde, la policía encontró a los jóvenes en un edificio abandonado, que habían ocupado durante meses, y donde anteriormente habían sido detenidos en relación con una serie de robos en la zona. Los jóvenes estaban infectados con sarna, obligándo la policía a activar un protocolo especial de descontaminación para los agentes involucrados, los vehículos policiales y las celdas de la cárcel. La mayoría de los 15 jóvenes han sido dejados en libertad.

Las violaciones en grupo cometidos por emigrantes se han vuelto cada vez más comunes en España. A continuación algunos de los acontecimientos de los primeros cinco meses de 2019:

Alicante, 16 de abril. Tres argelinos violaron en grupo a una joven de 19 años. Uno de los hombres fue detenido en el aeropuerto de Alicante-Elche cuando intentaba huir del país.

Tarragona, 28 de marzo. Once inmigrantes menores de edad fueron detenidos por violar en grupo a una joven en el parque del Anfiteatro. De los once, solo uno pasó a disposición judicial acusado de un delito de agresión sexual. Los otros diez, acusados de abusos sexuales, quedaron en libertad.

Alicante, 26 de marzo. Cuatro marroquíes menores de edad violaron en grupo a una joven de 15 años. Filmaron la violación y luego le exigieron un pago de 50 euros para evitar que el video se publicara en las redes sociales.

Alicante, 22 de marzo. Diez argelinos fueron detenidos por violar en grupo a tres jóvenes entre 14 y 17 años. La policía dijo que los miembros de la banda se sostenian robando casas y negocios y vendiendo los artículos robados en el mercado negro.

Sabadell, 2 de febrero. Ocho marroquíes violaron en grupo a una joven de 18 años en una nave industrial abandonada. La joven estaba celebrando su cumpleaños cuando se separó de sus amigos. Los marroquíes, de edades comprendidas entre 21 y 53 años, estaban sin hogar y vivian como ocupas en el almacén. De los ocho, solo dos estuvieron en prisión preventiva.

Algeciras, 6 de enero. Tres dominicanos fueron detenidos por violar en grupo a una niña de 14 años.

Benidorm, 5 de enero. Cuatro ecuatorianos fueron detenidos por drogar y violar en grupo a una joven de 19 años durante Nochevieja.

Las víctimas de delitos sexuales cometidos por migrantes a menudo son niños pequeños y adolescentes, así como mujeres mayores:

Barcelona, ​​18 de mayo. Un narcotraficante dominicano de 36 años fue detenido por violar a una niña de 13 años en el Raval.

Valencia, 16 de mayo. Un boliviano fue detenido por violar repetidamente a su hija de 14 años.

Granada, 17 de abril. Un marroquí de 45 años fue detenido después de masturbarse frente a los niños durante una procesión de Semana Santa.

Salt (Gerona), 4 de abril. Un maliense de 42 años fue detenido por abusar sexualmente de su hija de 14 años.

Hospitalet de Llobregat, 11 de marzo. Un indio de 25 años fue detenido por violar a una niña menor de edad que había conocido en las redes sociales.

Sagunto (Valencia), 23 de febrero. Un ecuatoriano de 24 años acusado de violar repetidamente a una niña de 16 años justificó el crimen al decirle al juez: «Soy la reencarnación de Jesucristo y tengo documentos que lo acreditan».

Valencia, 22 de febrero. Un hondureño fue condenado a cuatro años de cárcel por tener una relación sexual con una niña de 14 años (la edad de consentimiento en España es de 16 años).

Sils (Gerona), 20 de febrero. Tres hombres, entre ellos un venezolano, intentaron secuestrar a una niña de 12 años cuando salía del colegio.

Berga (Barcelona), 18 de febrero. Un senegalés de 33 años fue detenido por agredir sexualmente a una mujer de 72 años.

Barcelona, 7 de febrero. Un imán de 40 años fue acusado de violar analmente a un niño de 13 años en una mezquita durante una lectura del Corán.

Blanes (Gerona), 6 de febrero. Un senegalés de 24 años fue detenido por agredir sexualmente a una niña de 11 años.

Beniel (Murcia), 5 de febrero. Un marroquí de 34 años fue detenido después de que manoseó los pechos de dos niñas durante las fiestas de la Candelaria.

Sant Josep (Ibiza), 2 de febrero. Un marroquí de 48 años fue detenido por agredir sexualmente a una mujer de 87 años en su vivienda. El hombre accedió al interior de la casa y, tras comprobar que la mujer se encontraba sola, la tiró al suelo colocándose encima de ella, manoseándola y golpeándole la cara. La mujer sufrió fuertes traumatismos en el rostro, por lo que tuvo que ser atendida por el personal sanitario. La policía dijo que el mismo hombre había agredido sexualmente a una joven de 19 años en la vía pública de Sant Antoni en abril de 2018.

Leganés, 28 de enero. Un pakistaní fue detenido por agredir sexualmente a dos jóvenes en su casa. El hombre atrajo a las jovencitas colocando anuncios falsos en los que manifestaba estar buscando cuidado de niños y servicios de limpieza del hogar.

Archena (Murcia), 27 de enero. Un guatemalteco de 38 años fue detenido por abusar sexualmente de su hijastra de 11 años.

La Bañeza (León), 19 de enero. Un senegalés fue detenido por pedir prostituirse a una menor de 16 años. Le ofreció dinero y le preguntó cuánto cobraba por noche.

Santomera (Murcia), 15 de enero. Un argelino fue detenido por hacer proposiciones sexuales a un grupo de niños e invitarlos a su hogar.

Valencia, 12 de enero. Un colombiano fue detenido por drogar a una niña de 16 años e intentar violarla.

Otros delitos sexuales cometidos por migrantes en España durante los primeros cinco meses de 2019 incluyen:

Valencia, 17 de mayo. Un marroquí de 18 años fue detenido por violar a una turista belga de 18 años.

Madrid, 10 de mayo. Un guineano de 27 años fue detenido por agredir sexualmente a tres mujeres en un club en Carabanchel.

Martorell, 9 de mayo. Un marroquí de 40 años fue detenido por intentar violar a tres mujeres mientras hacían deporte junto al río Llobregat. Un juez envió al hombre a una clínica de salud mental.

Barcelona, ​​19 de abril. Un francés de 32 años de origen marroquí violó a una portuguesa de 37 años en los jardines del Museo Marítimo, ubicado junto a La Rambla, una de las principales atracciones turísticas de Barcelona. El violador mordió la oreja de su víctima, le rompió el brazo y la dejó gravemente herida. La policía entregó la oreja cortada al hospital, donde los médicos realizaron una cirugía reconstructiva. Una semana antes del ataque,vecinos del barrio alertaron a la policía sobre el comportamiento agresivo del hombre. El hombre fue detenido tres veces y dejado en libertad. Algunos creen que el ataque podría haberse evitado con una aplicación más estricta de la ley.

Murcia, 15 de abril. Dos marroquíes, de 21 y 26 años, fueron detenidos por secuestrar y agredir sexualmente a una joven transexual de 18 años.

El Vendrell (Tarragona), 8 de abril. Un dominicano de 23 años fue detenido por violar a una mujer de 32 años en el portal de su edificio.

Crevillent (Alicante), 5 de marzo. Un marroquí de 32 años fue detenido por agredir sexualmente a varias mujeres en las calles del pueblo.

Bermeo, 4 de marzo. Un africano subsahariano intentó violar a una mujer en el centro del pueblo.

La Palma del Condado (Huelva), 27 de febrero. Un rumano fue detenido por agredir sexualmente a dos mujeres en un céntrico parque.

Lloret de Mar (Gerona), 23 de febrero. Un marroquí de 23 años violó a una mujer en un cajero automático.

Lorca, 26 de febrero. Un marroquí de 31 años intentó violar a una mujer a quien agarró por la espalda.

Madrid, 26 de febrero. Un rumano de 31 años fue detenido por agredir sexualmente a al menos cinco mujeres en las proximidades de la estación de Renfe de Tres Cantos.

Valencia, 24 de febrero. Un paquistaní de 48 años intentó violar a una mujer en un aparcamiento.

Santa Cruz de Tenerife, 22 de febrero. Un marroquí fue detenido por agredir sexualmente a una mujer enfrente de las instalaciones del Albergue municipal, donde se aloja el implicado. Cuando el novio de la mujer intervino, fue atacado con golpes en la cabeza.

Pamplona, ​​19 de febrero. Tres rumanos, de 17 y 18 años, fueron detenidos por agredir sexualmente a una mujer en el baño de un bar.

Palencia, 14 de febrero. Un peruano de 36 años fue detenido por agredir sexualmente a la hija de su pareja.

Marbella, 13 de febrero. Un chino de 35 años fue detenido por agredir sexualmente a una mujer en dos ocasiones. En ambas ocasiones, el hombre ató a la mujer con una cuerda y la amordazó. La golpeó, la asaltó sexualmente y luego usó su teléfono celular para transferir dinero de su cuenta bancaria.

Beniaján (Murcia), 12 de febrero. Un marroquí violó a una mujer de 37 años que había conocido unos días antes. En mayo, tres hombres también fueron detenidos por violar a una mujer en la misma localidad.

Villaviciosa de Odón (Madrid), 9 de febrero. Un camerunés de 21 años violó a una estudiante inglesa de 21 años. El hombre, que llegó a España como refugiado político, había recibido alojamiento y asistencia social gratis durante un año mientras se procesaba su solicitud de asilo.

Marbella, 8 de febrero. Un senegalés intentó violar a una camarera en un restaurante. El implicado entró en el establecimiento alrededor de las once de la mañana y comenzó a coquetear con la mujer, quien le respondió que estaba casada. El se fue. Al poco tiempo, la trabajadora salió para hacer algunas compras en un supermercado cercano cuando el hombre intentó violarla.

Cádiz, 7 de febrero. Un guineano de 19 años fue detenido después de exhibir repetidamente sus genitales en la vía pública. El joven se encuentra en situación irregular y fue detenido por infringir la Ley de Extranjería, no por el exhibicionismo.

Palma de Mallorca, 4 de febrero. Un marroquí de 42 años fue detenido tras intentar manosear los pechos a varias mujeres en la Estación Intermodal de Palma.

Capdepera (Mallorca), 22 de enero. Un marroquí de 25 años fue detenido por agredir sexualmente a una mujer de 39 años que estaba montando en bicicleta.

Culleredo, 21 de enero. Un peruano agredió sexualmente a una mujer en un autobús.

Guadalajara, 20 de enero. Un argelino de 25 años fue detenido por intentar violar a una mujer de 40 años.

Formentera, 20 de enero. Una mujer fue agredida sexualmente por dos hombres que parecían ser marroquíes.

Mataró, 14 de enero. Un marroquí agredió sexualmente a una mujer en un aparcamiento.

Safor (Valencia), 11 de enero. Un pakistaní fue detenido por agredir sexualmente a su hijastra. Fue detenido en un puesto de control policial mientras viajaba en un autobús a Italia.

Valencia, 9 de enero. Un libanés fue detenido por drogar y violar a una joven de 20 años durante Nochevieja.

Villajoyosa (Alicante), 8 de enero. Una mujer de 29 años fue agredida sexualmente en el Hospital de la Marina Baixa por dos hombres que parecían ser marroquíes. El hospital ha sido escenario de varias agresiones sexuales: los trabajadores deben recorrer un camino oscuro cuando van del hospital al aparcamiento.

Mislata (Valencia), 5 de enero. Un colombiano de 28 años drogó y violó a una niña de 16 años.

Burriana (Castellón), 2 de enero. Dos rumanos fueron detenidos por secuestrar y violar a una joven de 17 años durante Nochevieja.

Valencia, 1 de enero. Un guineano de 18 años agredió sexualmente a una barrendera en la plaza Vicente Iborra.

Crímenes de honor y violencia de género cometidos por inmigrantes:

Madrid, 6 de mayo. Un marroquí asesinó a puñaladas a su pareja, una española de 47 años llamada Juana U.M. La policía dijo que se cree que el hombre, con una larga lista de antecedentes penales, y al menos 30 condenas previas, huyó a Marruecos para evadir a la justicia española.

Granada, 17 de mayo. Un marroquí de 36 años apuñaló e hirió gravemente a su ex esposa, de 32 años.

Sueca (Valencia), 1 de abril. Un marroquí de 40 años fue detenido por secuestrar y agredir a su esposa e hijas.

Tudela, 21 de febrero. Un argelino fue detenido tras agredir a su ex pareja y amanezarla de muerte.

Burriana, 20 de febrero. Un marroquí agredió a su hija de 18 años porque tuvo una conversación con un compañero de clase.

Totana (Murcia), 3 de febrero. Un ecuatoriano de 41 años fue detenido por golpear y violar a su novia después de que ella se negara a tener relaciones sexuales con él.

Reus, 1 de febrero. Un dominicano de 19 años decapitó a su novia y luego se suicidó saltando desde una ventana del quinto piso.

Salamanca, 28 de enero. Un colombiano de 31 años fue detenido por agredir a su esposa en plena calle.

Mula (Murcia), 27 de enero. Una boliviana fue detenida por agredir a su hija de 15 años. La policía dijo que la niña había sido azotada con un cinturón de cuero todos los días durante dos años a manos de su madre y de su hermano mayor.

El Palmar (Murcia), 25 de enero. Un marroquí de 50 años fue detenido por agredir a su esposa y amenazarla de muerte después de que ella le pidiera el divorcio.

Bonavista (Tarragona), 20 de enero. Un argentino de 44 años fue detenido por empujar a su esposa desde el balcón de un tercer piso.

Vigo, 14 de enero. Un marroquí de 41 años fue detenido después de amenazar de matar a su esposa. La pareja tuvo una discusión después de que él la acusara de pasar demasiado tiempo hablando con los vecinos.

Murcia, 8 de enero. Un marroquí de 29 años fue detenido por agredir a su esposa y obligarla a esconderse en un armario.

Vilagarcía (Pontevedra), 7 de enero. Un rumano de 60 años agredió a su esposa en un parque público.

Salamanca, 7 de enero. Un marroquí apuñaló a su esposa embarazada.

Laredo, 3 de enero. Un ecuatoriano de 29 años apuñaló a su ex novia.

Madrid, 2 de enero. Un ecuatoriano de 41 años lesionó gravemente a su esposa después de golpearla con una escoba de aluminio.

Los inmigrantes menores de edad no acompañados -conocidos en España como «MENAS» (menores extranjeros no acompañados)- también participan en actividades delictivas:

Barcelona, ​​12 de mayo. Un grupo de 40 menas ocuparon un edificio de viviendas de cinco pisos frente a una estación de policía. Los menas insultaron y amenazaron a la policía que se acercaba al edificio.

Zaragoza, 27 de abril. Un mena de 15 años fue detenido después de darle un puñetazo en la cara a una mujer rompiéndole la nariz mientras intentaba robarle su teléfono. Luego agredió e hirió a tres policías que intentaron detenerlo.

Zaragoza, 14 de marzo. Tres menas fueron detenidos por agredir a su tutor.

Melilla, 12 de marzo. Quince menas agredieron a un agente de policía.

Valencia, 11 de marzo. Tres menas argelinos que huían de las autoridades francesas fueron detenidos después de abordar un tren sin billete. Los menas apuñalaron y torturaron a otros dos argelinos en la ciudad francesa de Lyon. Una de sus víctimas murió en el ataque del 5 de marzo, que fue grabado y compartido por los menas en las redes sociales.

Palma de Mallorca, 25 de febrero. Un mena argelino agredió sexualmente a su maestra de 24 años en un centro de acogida a refugiados. El joven, completamente desnudo, empujó a la mujer al interior de un baño.

Palma de Mallorca, 14 de febrero. Dos menas argelinos fueron detenidos por presuntos delitos de abusos sexuales, acoso, violencia doméstica y amenazas graves hacia los vecinos y también contra el personal y otros menores del centro de protección donde están tutelados.

Arenys de Mar (Barcelona), 10 de febrero. Tres menas agredieron y robaron a Susanna Mir, consejal de PDECat. Los tres jóvenes eran reincidentes, conocidos por la policía.

Barcelona, ​​7 de febrero. Un mena marroquí fue detenido por violar a seis mujeres de entre 40 y 78 años.

Zaragoza, 10 de enero. Tres menas fueron detenidos por agredir a agentes policíales e intentar robar a una mujer de 58 años.

Algunos inmigrantes son delincuentes seriales:

Tarragona, 8 de mayo. Un marroquí de 36 años fue detenido después de haber robado en el interior de siete coches en una noche. Aunque tiene una larga lista de antecedentes penales, con al menos 17 condenas anteriores, fue puesto en libertad.

Salou (Tarragona), 7 de mayo. Un argelino de 67 años fue detenido por robar un bolso que contenía dos teléfonos móviles de gama alta. La policía dijo que el hombre tiene una larga lisa de antecedentes penales, con al menos 170 condenas previas.

Gijón, 18 de abril. Un argelino de 24 años fue detenido después de haber robado el interior de más de 20 coches en una semana.

Usurbil (Guipúzcoa), 3 de abril. El líder de una banda argelina fue detenido por cuarta vez en cinco años por robar coches y casas en el País Vasco. La banda es responsable de casi 100 robos de coches y 200 robos de casas desde 2013, según la policía.

Madrid, 29 de marzo. Ocho miembros de una banda marroquí fueron detenidos por robar 57 coches y camionetas para venderlos en África.

Gijón, 22 de marzo. Un marroquí fue detenido por robarle el bolso a una mujer. El hombre, que arrastró a la mujer por el suelo durante varios metros antes de tomar su bolso, tiene, según la policía, una larga lista de antecedentes penales.

Beniaján (Murcia), 14 de marzo. Un marroquí de 24 años fue detenido por robar en más de 50 coches y sustraer material informático, relojes, teléfonos móviles y cargadores, altavoces y otros productos tecnológicos.

Leganes, 9 de febrero. Un polaco fue detenido por intentar violar a una mujer cuando salía de su oficina. La policía dijo que el hombre tiene una larga lista de antecedentes penales, con al menos 18 condenas previas.

El Ejido (Almería), 6 de enero. Un marroquí de 18 años, en situación ilegal en España, fue detenido por agresión sexual. La policía dijo que era responsable de al menos seis robos a mano armada.

Los mayores y discapacitados son cada vez más víctimas de asaltos y robos cometidos por inmigrantes:

Vitoria, 14 de mayo. Una mujer de 75 años murió por las lesiones sufridas cuando fue asaltada y robada por dos marroquíes en el portal de su edificio.

Hospitalet de Llobregat (Barcelona), 26 de abril. Un argelino de 52 años fue detenido por agredir brutalmente a una mujer de 91 años. La mujer fue caminando con su hijo a primera hora de la tarde cuando el hombre argelino comenzó a golpearla con una barra metálica. Fue hospitalizada y recibió más de 100 puntos en la cabeza y en el cuello. La policía dijo que el argelino no tenía hogar y tenía problemas de salud mental.

Gandia, 26 de abril. Un pakistaní de 22 años fue detenido por agredir y robar a un hombre discapacitado. Después de confesar el crimen, el juez le dio una sentencia suspendida de ocho meses, aparentemente porque era su primer delito. Unas horas después, también en Gandia, el mismo hombre fue acusado de agredir y robar sexualmente a una mujer.

Jerez de la Frontera, 24 de abril. Un marroquí de 34 años fue detenido por agredir y robar a una pareja mayor, de 81 y 83 años, en la entrada de su casa.

Cieza (Murcia), 3 de abril. Un inmigrante ilegal fue detenido por robar a varias mujeres mayores.

Cantabria y Vizcaya, 12 de marzo. Dos argelinos, de 45 y 51 años, fueron detenidos por robar en las casas de 35 ancianas. Los argelinos, haciéndose pasar por plomeros, obtuvieron acceso a las casas pretendiendo llevar a cabo reparaciones.

Lérida, 16 de febrero. Un argelino de 48 años fue detenido por robar a seis personas mayores. El 9 de noviembre, el implicado fue detenido por robar a dos ancianos, de 70 y 84 años. La policía dijo que el hombre había robado al menos a otras 17 personas de la misma manera: acosaba a sus víctimas, todas mayores, cuando regresaban a casa del supermercado. Luego accedía a los edificios al ofrecerse para sostener la puerta o ayudarles con las bolsas.

Otros homicidios, asaltos con agravantes y robos violentos cometidos por migrantes incluyen:

Cobeña (Madrid), 3 de mayo. Dos pandilleros dominicanos fueron detenidos por asesinar a un estudiante de 20 años durante una pelea en un festival local. La policía dijo que la banda, dedicada a robar carteras y teléfonos celulares durante los festivales, suele robar en promedio a 80 y 100 personas por noche.

San Sebastián, 28 de abril. La policía vasca ha detenido a siete personas, entre ellas tres rumanos y dos marroquíes, después de que un joven de 17 años fuera asesinado durante una pelea en una conocida discoteca.

Vigo, 24 de abril. Un marroquí apuñaló a una viandante de 40 años después de que la mujer se negara a entregar su bolso.

Madrid, 11 de abril. Una numerosa banda de jóvenes marroquíes agredió a un niño de 15 años después de que el «miró» a dos niñas del grupo conflictivo. El niño sufrió graves lesiones en los ojos, pómulos, mandíbula y dientes. La banda tiene hasta 50 miembros, de entre 14 y 20 años, que han estado aterrorizando el barrio de Congosto en el sur de Madrid durante más de un año. La madre del niño dijo: «Esta banda hace quedadas en los institutos, a la salida de los chavales. Llevan cadenas y palos para pegarles.» Otro padre agregó: «A primera hora de la tarde, o a última hora. En una zona del barrio, o en otra. Y eso es lo peor. Que no hay forma de garantizar que tus hijos están a salvo en ningún lado. Se han ido adueñando de Congosto ante la pasividad policial».

Rojales (Alicante), 2 de abril. Un húngaro de 49 años asesinó a su pareja de 39 años en su domicilio.

Almería, 27 de marzo. Un marroquí, con situación irregular en España, fue condenado a un año de prisión por agredir a una prostituta después de que ella se negara a darle sexo gratis.

Sant Carles de la Ràpita (Tarragona), 18 de marzo. Un marroquí de 25 años fue detenido por secuestrar a su esposa y exigir un rescate de 5.000 euros.

Las Palmas de Gran Canaria, 12 de marzo. Dos marroquíes, de 19 y 41 años, fueron detenidos por cometer una serie de asaltos y robos.

Alcorcón, 9 de marzo. Un marroquí de 20 años y un dominicano de 20 años fueron detenidos por apuñalar a un dominicano de 21 años en el cuello.

Tarragona, 7 de marzo. Dos marroquíes dieron una patada en el estómago a una mujer embarazada después de que ella se negara a entregarles su mochila.

Cieza (Murcia), 7 de marzo. Dos marroquíes con órdenes de deportación pendientes fueron detenidos después de intentar robar un coche.

Tarifa, 5 de marzo. Tres marroquíes agredieron y robaron a una pareja de ancianos.

La Coruña, 3 de marzo. Un marroquí y un ciudadano portugués fueron detenidos por robar una farmacia y una clínica dental.

Valencia, 1 de marzo. Un guineano de 20 años fue detenido por robarle 20 euros a una mujer. El hombre atacó a la mujer por detrás, la agarró del cuello y la dejó inconsciente.

Elche, 18 de febrero. Tres adolescentes, uno de Argelia, uno de Ecuador y otro con ciudadanía española, fueron detenidos por robarle el bolso violentamente a una mujer.

Jaén, 15 de febrero. Un marroquí de 19 años fue detenido por agredir a su esposa escapó de la custodia policial.

Lepe (Huelva), 4 de febrero. Un marroquí de 28 años, que se encontraba en situación irregular en España y con una orden de deportación, agredió a una mujer y se apoderó de su bolso. Cuando la policía intentó detenerlo, se volvió violento y atacó a la policía. También se cree que es responsable de numerosos delitos contra el patrimonio en establecimientos del pueblo.

Palma de Mallorca, 3 de febrero. Cuatro argelinos, un marroquí y otro hombre con ciudadanía española fueron detenidos después de agredir y robar a un hombre que acababa de ganar 1.200 euros en una sala de bingo.

Ceuta, 22 de enero. Un marroquí fue detenido por robar con violencia a una mujer.

Barcelona, ​​13 de enero. Un polaco fue detenido por empujar a una prostituta asiática desde un balcón. La mujer fue hospitalizada con graves lesiones en la cabeza.

Galapagar (Madrid), 12 de enero. Tres marroquíes fueron detenidos por entrar en una vivienda, amenazar a dos niños con un cuchillo y obligar a su madre a retirar dinero de un cajero automático. Luego robaron una tableta, con sistema integrado de rastreo GPS que permitío su detención por parte de la policía.

San Javier, 24 de enero. Un marroquí de 18 años fue detenido por agredir y robar a una mujer en la entrada de su vivienda.

Granada, 15 de enero. Cinco marroquíes fueron detenidos por agredir y robar a una pareja de teléfonos móviles y dinero.

La violencia también está aumentando en los centros de acogida de refugiados:

Madrid, 17 de abril. Un marroquí de 18 años apuñaló a un marroquí de 17 años en un centro para menores no acompañados en Hortaleza.

Según informes, la violencia en las instalaciones está en espiral. «Hay una escalada de violencia que no hay quien la pare», dijo un trabajador. «Muchos llegan a Madrid pensando que va a ser la solución a sus vidas y cuando ven que no es así se decepcionan», dijo otro.

El 26 de marzo, más de 20 inmigrantes menores de edad agredieron a guardias de seguridad en el mismo centro.

Palma de Mallorca, 14 de febrero. Dos migrantes menores de edad no acompañados fueron detenidos por presuntos delitos de abusos sexuales, acoso, violencia doméstica y amenazas graves al personal del centro de protección donde están tutelados.

Melilla, 2 de enero. Un argelino de 21 años fue detenido por agredir sexualmente a un marroquí de 21 años en un Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

Los inmigrantes atacan cada vez mas a los agentes de la policía española:

Cabezas de San Juan (Sevilla), 12 de mayo. Dos marroquíes dispararon a policías que iban a notificarles una denuncia.

Palma de Mallorca, 10 de mayo. Cuatro migrantes que venden productos falsificados agredieron a  policías al arrojarlos al suelo y patearlos repetidamente en la cabeza.

Gijón, 16 de abril. Un marroquí de 28 años se desnudó y luego agredió a un agente de policía que le ordenó vestirse.

Murcia, 7 de marzo. Un argelino de 34 años intentó atropellar a un policía que le había ordenado detener su coche durante una inspección rutinaria de transito.

Barcelona, ​​6 de marzo. Un marroquí de 35 años que gritaba «Allahu Akhbar» fue detenido después de que trató de apuñalar a varios policías.

Salamanca, 1 de marzo. Un marroquí de 24 años fue detenido tras agredir a tres policías.

Bilbao, 25 de agosto. Un senegalés de 25 años, acusado de robar un teléfono móvil en el recinto festival, pateó a un agente de policía y fracturó además la pierna de otro agente. Se necesito la intervención de nueve agentes para refrenar al hombre, quien llamó a otros migrantes senegaleses para que lo respaldaran.

El Sindicato Vasco de Policía y Emergencias (SVPE) denunció la «falta de medios» que obliga a la Policía Municipal de Bilbao a trabajar en condiciones precarias. «Tenemos taser, pero están guardadas en un armario por cobardía política», dijo un agente de policía. La policía de la ciudad tampoco tiene acceso a cascos ni escudos antidisturbios.

Varios casos criminales relacionados con migrantes se están abriendo camino a través del sistema judicial español, que en algunos casos ha mostrado ser indulgente:

Sanlúcar la Mayor (Sevilla), 24 de abril. Un rumano que había golpeado con la cabeza a un agente de policía rompiéndole la nariz, y que posteriormente mordió a otro oficial en el brazo, fue dejado en libertad sin fianza. El implicado, que tiene una larga lista de antecedentes penales, agredió a los agentes después de que intentaron disolver una pelea. El fiscal local y el juez decidieron que los ataques no eran suficientes para justificar la detención provisional. Medios locales informaron que la decisión fue recibida con malestar por la policía, quien dijo que no podía entender cómo alguien que actuó con tanta violencia puede quedar libre, y que su liberación reforzaría el sentimiento de impunidad entre los delincuentes.

Murcia, 22 de abril. Un marroquí de 32 años que admitió haber violado a una mujer, recibió una sentencia suspendida de cinco años, con la condición de que no volviera a violar durante los próximos cinco años. La Audiencia Provincial de Murcia justificó la indulgente sentencia después de establecer que el acusado actuó como lo hizo debido a su adicción al cannabis, que «disminuyó sus facultades intelectivas y volitivas».

Palma de Mallorca, 11 de abril. Tres pakistaníes fueron condenados a tres años y medio de cárcel por vender drogas en Magaluf.

Ciudad Real, 9 de abril. Un rumano de 47 años fue condenado a 81 años de cárcel por violar hasta seis veces a sus dos hijas, de 14 y 15 años, mientras su madre no estaba.

Murcia, 17 de marzo. Un marroquí fue condenado a nueve meses de cárcel por exponerse repetidamente a una niña de 11 años en Águilas. El hombre permanece libre a la espera de una apelación.

Alicante, 6 de marzo. A un brasileño de 32 años se le impuso una sentencia suspendida de 16 meses por eyacular a una menor de edad en un autobús urbano. También se le prohibió usar el transporte público durante ocho meses.

Valencia, 20 de febrero. Los fiscales pidieron que un brasileño de 41 años fuera condenado a ocho años de cárcel por violar a un joven de 16 años en las duchas de un gimnasio.

Palencia, 1 de febrero. Un costarricense de 39 años fue condenado a ocho años de cárcel por agredir sexualmente a una niña de 13 años que cuidaba a sus dos hijos.

Zaragoza, 16 de enero. Un guineano se libró de una pena de prisión después de que admitiera haber abusado sexualmente de dos niñas menores de edad.

Palma de Mallorca, 8 de enero. Un senegalés fue condenado a cuatro años de cárcel por intentar violar a una turista británica de 29 años en el baño de un bar en Magaluf, Mallorca. También se ordenó su deportación después de que cumpla dos tercios de su sentencia.

Sevilla, 8 de enero. Tres rumanos fueron condenados a 14 años de cárcel por violar en grupo a una mujer paraguaya de 27 años en un campo al lado del Estadio Olímpico.

Mientras tanto, en Jerez de la Frontera, Juana, una mujer de 70 años que ofreció refugiar en su casa a un inmigrante llamado Mohamed, ha quedado sin hogar. Cuando la mujer regresó a su casa después de una estancía en el hospital, descubrió que Mohamed, a quien la mujer había conocido en un comedor social, había cambiado las cerraduras y se había negado a dejarle entrar. Debido a la idiosincrasia de la ley inmobiliaria española, que a menudo favorece a los inquilinos a costa de los propietarios, la mujer enfrentará una ardua batalla para recuperar el control de su vivienda.

En Madrid, una pareja de ancianos que regresaba a casa despues de unas vacaciones descubrió que su piso había sido «ocupado» por migrantes africanos. Cuando un equipo de la cadena de televisión madrileño Telecinco fue a investigar, los migrantes destruyeron la cámara. La pareja está viviendo actualmente con miembros de la familia, mientras que el despacioso sistema judicial español determina quién tiene derecho de vivir en el inmueble.

También en Madrid, cientos de inmigrantes indocumentados del África subsahariana se alborotaron en el barrio de Lavapiés, uno de los distritos más «multiculturales» de la capital española. Los disturbios fueron el resultado directo de muchos años de deferencia extrema por parte de los funcionarios españoles hacia los inmigrantes ilegales, y el fracaso generalizado de hacer cumplir la ley, todo, aparentemente, por temor a ser acusado de racismo. Los disturbios fueron provocados por falsos rumores de que la policía local había matado a Mmame Mbaye, un vendedor ambulante senegalés de 35 años.



Hoy en día, las ciudades españolas están llenas de inmigrantes africanos en situación irregular que venden mercancía falsificada en las calles más concurridas. Se les conoce como manteros por exhibir sus productos en mantas, y por recoger sus mantas y huir siempre que se acerca la policía. Según los informes iniciales, Mbaye murió despues de ser supuestamente perseguido por la policía desde la Puerta del Sol, en el centro de la ciudad, hasta Lavapiés, donde colapsó. Sin embargo, el 22 de abril de 2019 un tribunal de Madrid confirmó que Mbaye no murió como resultado de la persecución policial. En cambio, tenía una enfermedad cardíaca y murió de un infarto mientras caminaba con un amigo en Lavapiés.

La Audiencia Provincial de Madrid destaca que de «las actuaciones no se desprende el más mínimo vestigio de que el fallecido se hubiese visto sometido personalmente a ningún tipo de hostigamiento o persecución policial previa que pudiera haber desencadenado los letales efectos de la patología cardiaca que presentaba». Los magistrados señalan: «No existe dato objetivo ni testigo alguno que afirme la existencia de tal hostigamiento o persecución, que no cuenta con otro sustento que las meras afirmaciones de la parte apelante (una ONG llamada S.O.S. Racismo Madrid)».

Sin embargo, la muerte de Mbaye provocó protestas violentas que duraron varios días causando una destrucción masiva de bienes públicos y privados. El ayuntamiento de Madrid, gobernado por la alcaldesa Manuela Carmena, ordenó a la policía que se mantuviera fuera del barrio de Lavapiés para evitar «situaciones de tensión».

El resultado es que los migrantes ilegales, lejos de enfrentar la amenaza de deportación, ahora están seguros de que sus acciones violentas los han capacitado para tomar el control de todo un barrio de una importante capital europea.

Hasta aquí los hechos.

¿Tenemos o no un problema?

(Fuente: https//es.gatestoneinstitute.org/)


P.D. 14.40´: Hoy mismo 20 Minutos informa de que taxistas de Barcelona han evitado una agresión sexual a una joven de 22 años por parte de un hombre de origen sudamericano, mientras que Noelia de Trastámara documenta en su blog la inexistencia de "manadas" integradas por españoles entre las que han actuado este 2019: todas están compuestas por inmigrantes. Repito que son hechos, el lector sabrá cómo interpretarlos.


1 comentario:

  1. "La justicia nos la hará Don Corleone"
    https://www.youtube.com/watch?v=zjZAd041vpY

    ResponderEliminar