viernes, 26 de julio de 2019

IDENTIFICADO EL CASO QUE CONSTITUYE EL 0,00001 % DE DENUNCIAS FALSAS DE 2019



Todos sabemos que, pese a la amplia impunidad con que el sistema las beneficia, las mujeres nunca mienten, nunca delinquen y nunca se aprovechan de los privilegios asimétricos que les concede un ejecutivo volcado en el necesario feminismo obligatorio, el resarcimiento por haber estado sometidas en el pasado y la obviedad moral de que hay que creerlas siempre. Esa es la razón de que, como todo el mundo sabe, el porcentaje de denuncias falsas con que alguna cabra loca desprestigia la intachabilidad del sexo femenino sea ínfimo, y no digo inexistente porque alguna, sin duda inducida por el retorcido y malhadado ejemplo del heteropatriarcado, va y olvida la rectitud y santidad de serie que la constituyen y comete la pequeña travesura de incriminar a hombres inocentes que, total, ya demostrarán su inocencia, y aquí paz, y después gloria. No por eso vamos a dejar de encarcelar a todos los que las ofendidas señalen por la calle, ¿no?.

Hoy ya conocemos a la autora de la denuncia falsa del 2019, lo que, por una parte, refuerza la veracidad de todas las demás que se presenten de aquí a final de año y, por otra, debe servir para que el 0 % de hombres inocentes que recogen las estadísticas hechas con venda en los ojos perspectiva de género sepa que no tiene de qué preocuparse, que la oveja negra está fuera del juego.

¿Quién es la bribonzuela, el súcubo que la ha líado parda abusando -picarona- de la presunción de inocencia decretada por Carmen Calva? Una adolescente murciana (17 años) que, contrariada por el robo de su móvil, acusó a tres jóvenes de haberla obligado a mantener relaciones sexuales a la salida del recinto ferial a donde había acudido a un concierto. Eso sí, los titubeos y contradicciones en su relato y el no aparecer su imagen en las numerosas cámaras que jalonan el recorrido al que dice que la obligaron llevaron a la policía a descubrir la falsedad de su relato, ante lo cual acabó reconociendo que se lo había inventado todo.

Bueno, "inventado" es un decir, porque eso de que la hubiesen violado entre varios y luego la sustrajesen el móvil a mi me suena a historia ya conocida. Y es que tanta publicidad al caso de la manada de Pamplona ha fomentado la proliferación de más manadas reales, por imitación del delito, e imaginarias, por imitación de la denuncia. Sin duda, los mass media pueden sentirse orgullosos de su contribución a la paz social.

El caso es que en el mismo San Fermín de La Manada, varios hombres fueron encarcelados tras ser acusados falsamente de agresión sexual. Al final, casi todas las denuncias por violación múltiple del año pasado han resultado falsas: las de Málaga, Sevilla, Pontevedra, Coruña, Orense, Aranda, Gandía, Granada, AlicanteMolins d ReiBarcelona (busque el lector la reseña de la menor que acumula cinco denuncias falsas por violación). Y hablamos de denuncias de violación en grupo, puesto que existen al menos 121 denuncias falsas en 2018 que hemos conocido gracias a la prensa. La estadística empieza a fallar ...

Y es obvio que existen denuncias fundamentadas que necesitan de todo el apoyo social y de la movilización de los recursos que la justicia y los servicios sociales deben garantizar, pero existen mamarrachas, ávidas de notoriedad, de coartada o de venganza, que se saben impunes, y que restan credibilidad y atención a las verdaderas víctimas. Que el feminismo supremacista en boga no se lo recrimine, sino que las jalee, es una de las muchas perversiones que definen a esta ideología de odio.


En el derecho romano el delito de calumnia (acusar falsamente a alguien de un delito) conllevaba la misma pena que el delito que se trataba de imputar. La arpía del caso que consideramos ha expuesto a tres inocentes a la posibilidad de pasar 15 años de sus vidas en la cárcel. Sabe que, como menor, está exenta de pagar por su delito y que se irá de rositas. Leyes grotescas y tribunales dimisionarios, en los que la norma es la prevaricación y la ceguera con que se representa a la justicia no significa precisamente imparcialidad, la respaldan. Es más, debo ahora poner las cartas sobre la mesa y desmentir el irónico titular de esta entrada: la acusación de esta irresponsable NO CONSTARÁ COMO DENUNCIA FALSA. El Consejo General del poder Judicial solo computa como falsas aquellas en las que se produce sentencia firme condenatoria a la denunciante al tiempo que los fiscales tienen instrucciones de no instar, salvo casos muy claros y excepcionales, procedimientos por denuncia falsa para no desincentivar que se denuncie.

Soltar verdades como puños y arrepentirse luego, especialidad de la casa

Y sí, Toni Cantó, al que luego la jauría feminazi empujó a desdecirse (proceder muy de Ciudadanos, por otra parte) tenía toda la razón cuando dijo que la mayoría de las denuncias por VioGen son falsas. Los jueces y las fuerzas del orden lo saben, pero callan porque saben lo caro que sale contradecir la propaganda anti-varón instaurada por decreto por el PPSOE por orden de sus amos globalistas.

Década y media de adoctrinamiento machacón en la educación y en los medios han hecho saber a las jóvenes que tienen en sus manos los medios de arruinar la vida a cualquier hombre solo por capricho, y ese es un poder muy tentador como para no ejercerlo: "Llego tarde a casa por haberme quedado de botellón con las amigas, jijiji, y para evitar ser castigada por mis padres, denuncio que me han violado dos tíos con los que me he cruzado. Si detienen a un par de desgraciados que accidentalmente pasaban por allí y los encierran da igual, porque el heteropatriarcado siempre ha oprimido a las mujeres bla bla bla ..., y ahora les toca sufrir a ellos". "El miedo va a cambiar de bando", "Todo hombre es un violador en potencia", "Tienen que creernos, sí o sí", y todas esas consignas oligofrénicas son la excusa de una (de)generación de consentidas a las que lo inusual empieza a ser descubrirlas honestas, humanas e igualitarias de verdad, y no de boquilla.

La joya de la corona de las denuncias falsas, esas que "no existen", interpues-
ta por un maltrato "post mortem". Dicen que muerto el perro se acabó la
rabia, pero la masculinidad tóxica sobrevive en el más allá. ¡Qué malos son
los hombres y qué necesario es el feminismo supremacista!

A esta aberrante situación nos han conducido el fascismo de género instaurado por los ingenieros sociales que dirigen los resortes del Poder. A una verdadera "guerra civil de sexos" a la que, de momento, cuesta imaginar un armisticio.

(posesodegerasa)

4 comentarios:

  1. Esto demuestra que se ha llegado a tal sin sentido; y al mismo tiempo, a una presión tan grande (todo "aderezado" de una gigantesca hipocresía) que cada vez que sale el tema con gente que se cree todo esto a pies juntillas, que ya cuesta creer que no puedan deducir nada; o simplemente, saben lo que hay pero lo disimulan y/o les interesa fomentarlo (me creo más esto) se quitan las ganas de razonar nada y hacer mutis del tema. Es más, escuchar expresiones como "violencia de género", solamente, ya me produce amargo suspiro y tedio al mismo tiempo.

    Es muy abusivo todo, y redundante, parece que no hay otro problema y que la gente se aburre y se lía a repetir lo que dicen los parlanchines de la tele. Es tratar de razonar algo, y a uno lo hacen sentir como un "monstruo" con expresiones o miradas como: "¿es que no estás concienciado con los problemas de las mujeres?"; "eres un mal hombre, ¡¿cómo se te ocurre decir eso?!". Lo mínimo que nos puede ocurrir al respecto es marginamiento social e indiferencia. El mensaje sutil que lanzan es como: "mujer buena, hombre malo. No te fíes". Esto dicho de mil formas.

    Una cosa está clara: las opiniones y la propaganda de los medios masivos de comunicación ejercen una losa pesada en muchos temas sobre la gente, y en el fondo, nos afecta a todos aunque no queramos y no dejemos que nos moldee una forma de pensar totalitaria.

    ResponderEliminar
  2. Otra cosa: a veces (pocas veces) sacan casos así para poder justificar diciendo que a las "mentirosas" se las pilla y que no pasa nada, que haya tranquilidad; por tanto, todo el que diga que no se castiga, o que se encubre, a mujeres manipuladoras y que calumnian queda en evidencia (de camino aprovechan para decir que son muy pocas); y algunas de las acusaciones o aseveraciones que pueden encasquetar son: "odias a las mujeres", "aún queda mucho machismo", "aún hay mucho por hacer", "hablar de estos casos invisibiliza los casos reales, no se les puede dar pábulo", etc.

    No se da puntada sin hilo. El discurso siempre es ventajista y oportunista y va por delante de las respuestas que podamos dar. Sólo los que nos damos cuenta de esto, podemos saber lo difícil que es estar en esa dinámica, son encerronas que están muy bien estudiadas a nivel social y que llevan al agotamiento, y en algunos casos, enferma emocional y psicológicamente. Así, el que replica, o trata de usar la lógica, siempre queda mal parado tanto a nivel social como personal.

    ResponderEliminar
  3. Parece que a Toni Cantó no le explicaron bien de que iba todo esto cuando llegó a la política, cosa que me sorprende.

    ResponderEliminar
  4. Cuando el poder te concede este tipo de privilegios, es que busca algo con mucho interés. En esta vida nada se regala.La confrontación por cualquier tema es bienvenida ORDEN y CAOS

    ResponderEliminar