sábado, 22 de junio de 2019

UN HISTORIADOR INVITA A FELIPE VI A ENCABEZAR UNA PROTESTA ANTITAURINA


Caspa, morbo y monarquía: carcundia en estado químicamente puro

Tras la polémica social que ha generado la presencia del Rey de España en el palco de Las Ventas en la corrida de la beneficencia, el periodista y doctor en Historia Contemporánea Juan Ignacio Codina ha invitado públicamente al Rey de España, Felipe VI, a encabezar la manifestación antitaurina que este sábado acogerá la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, y que está apoyada por más de treinta organizaciones.

Este historiador, experto en el estudio del pensamiento antitaurino español, considera que “ya que el Rey lo es de todos los españoles, también debe estar del lado de la cada vez más amplia masa social que está en contra de la tauromaquia, al considerarla una diversión fundamentada en el sufrimiento que se inflige al toro, así como en el hecho de que haya hombres que expongan su vida por mero espectáculo”.

Codina, subdirector del Observatorio de Justicia y Defensa Animal y autor del libro "Pan y Toros. Breve historia del pensamiento antitaurino español" (Plaza y Valdés, 2018), precisamente se doctoró con una tesis que investigaba las profundas raíces históricas del antitaurinismo español. “El pensamiento antitaurino español se remonta muchos siglos atrás, hasta el punto de que constituye una seña de nuestra identidad y forma parte de nuestro patrimonio cultural, artístico e histórico. Por tanto, el Rey no puede ponerse arbitrariamente del lado de la tauromaquia, dando la espalda a la importante tradición española que supone el antitaurinismo”, subraya este historiador.

En su invitación pública, Codina recuerda al Rey Felipe VI que insignes antepasados suyos, como Carlos III y Carlos IV, ya fueron grandes antitaurinos, llegando a promulgar severas prohibiciones de las corridas de toros en los siglos XVIII y XIX. Asimismo, el historiador afirma que mucho antes, en el siglo XIII, otro monarca, en este caso Alfonso X “El Sabio”, ya se refirió a los toreros como personajes infames, denunciando que exponían su vida por una mera cuestión de dinero.

El egregio, embruteciéndose como un plebeyo más
Codina también manifiesta que el artífice de la Restauración borbónica, el general Arsenio Martínez Campos, era un gran antitaurino. “Este insigne español, Capitán General de Cuba, presidente del Consejo de Ministros de España y ministro de Guerra, quien protagonizó el pronunciamiento militar que acabó con la I República española y que supuso el regreso al trono español a la Casa de Borbón, tomó la palabra en el Senado en 1882 para decir que ‘padezco mucho en esas diversiones, tanto porque no me gustan, como porque no dicen mucho en honor de nuestra civilización […]. Soy completamente opuesto a ellas; esta es mi opinión particular’», indica el autor de Pan y Toros.

Asimismo, Codina también recuerda a Felipe VI que otros grandes personajes de nuestra historia manifestaron, en su momento, opiniones muy contrarias a la tauromaquia, a la que consideraban como una barbarie que no aportaba nada de provecho al país. “El Rey no puede olvidar a históricos antitaurinos españoles como Quevedo, Juan de Mariana, Alonso de Herrera, Jovellanos, Unamuno, Larra, Emilia Pardo Bazán, Carolina Coronado, Blasco Ibáñez, Pío Baroja, Ramón y Cajal, Juan Ramón Jiménez, Francesc Pi i Margall, Modesto Lafuente, Goya, Joaquín Costa, Clarín, Luis Cernuda, Azorín, Antonio Machado, Emilio Castelar o Francisco Silvela, entre muchos otros destacados personajes”.

Juan Ignacio Codina y S.M.
Por todo ello, así como por el cada vez mayor apoyo social que en la actualidad tienen las posturas contra la tauromaquia en España, Codina invita al Rey a presidir la manifestación de este sábado. “Si constitucionalmente el Rey representa a todos los españoles, no puede dar la espalda a las miles de personas que actualmente claman contra la tauromaquia, ni tampoco a la historia que sustenta al antitaurinismo español”.

“Por eso —termina este historiador—, respetuosamente invito a Su Majestad, en aras de la neutralidad que conlleva el cargo que ostenta, a presidir esta manifestación junto a su pueblo. Felipe VI tiene ante sí la oportunidad histórica de apostar por el progreso, la compasión y la modernidad. No defraude a los cientos de miles de españoles que consideramos que la tauromaquia es una diversión fundamentada en el sufrimiento y la muerte de un animal, y que embrutece a nuestro país, exportando, además, una mala imagen de nuestra nación. Recuerde a sus antepasados Carlos III y Carlos IV, y no recupere figuras siniestras como la de Fernando VII, el Rey que cerró las universidades y que, a cambio, abrió una escuela de tauromaquia”.

Xan Pereira Castro
(Fuente: https://spanishrevolution.org/)

9 comentarios:

  1. Pues especialmente como historiador, creo que esa invitación debería de haberse producido anteriormente a la actual, encabezando cualesquiera manifestaciones que hubiesen tomado lugar en contra del independentismo.

    Nunca me han gustado ni los toros ni los independentistas, entre otros movimientos.

    Pero por orden de trascendencia...

    ResponderEliminar
  2. So la tauromaquia hubiese sido inventada por los estadounidenses , la mayoría de los antitaurinos serian acérrimos seguidores de los toros . El nivel de lo políticamente correcto esta acabando con la humanidad .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los estadounidenses tienen su propia tauromaquia -el rodeo- y parece que no cuenta con masas de acérrimos seguidores por aquí.

      En cuanto a lo que está acabando con la humanidad, parece que es más bien la insensibilidad hacia el dolor ajeno.

      Eliminar
    2. Puede que no goce de muchos seguidores por USA , pero alla no esta perseguido hasta la extenuación como en España .
      Sobre el dolor ajeno , tenga usted por seguro que las macrogranjas de : gallinas , cerdos , pollos o conejos dan mucha peor calidad de vida a esos animales , que la vida que tiene un toro de lidia corriendo libre por la dehesa . Otra cosa es a la hora de morir . Tampoco voy a decirle nada sobre los cotos de caza , cuando por ejemplo , se escapa un jabalí malherido .

      Eliminar
    3. ¿Perseguida la tauromaquia? Y yo que creía que el rey fue a las Ventas a un acto legal, regulado, subvencionado, protegido por las fuerzas del orden y reconocido por los poderes públicos y los medios de información.

      En cuanto a la “envidiable” vida del toro, muerto cuando apenas ha cubierto un cuarto de su esperanza de vida, marcado a fuego, drogado y atemorizado antes de salir a la plaza y torturado hasta la muerte, pues no acabo de apreciar su suerte.

      Que existan otras formas de maltrato no exime a esta salvajada de su aberrante naturaleza. Al menos de esas otras formas de abuso nadie ha hecho (aún) un espectáculo.

      Eliminar
    4. Sr. Sillero, tengo que pedirle disculpas por el hecho de que acabo de cometer la torpeza de eliminar la contrarréplica que me ha enviado esta mañana. Créame que mi intención inicial era publicarla, y que solo la confusión entre la pestaña "publicar" y la pestaña "eliminar" me ha llevado a cometer un error que solo puedo lamentar, pues no es mi estilo la censura de los comentarios contrarios a mi parecer, sino su respuesta puntual. Entenderá que si lo ocurrido obedeciera a mala fe por mi parte, me limitaría a ignorar su comentario y no le dedicaría estas líneas. Si existiera la posibilidad de que me lo volviera a enviar, se lo agradecería (y pondría el máximo cuidado en no repetir mi lapsus).

      Eliminar
    5. Entiendo que fue un lapsus . Solo le comentaba que en este caso , usted esta del lado de George Soros y su open society .
      Es verdad que a los toros que les toca morir en la plaza , que no son todos , no llegan a un cuarto de su esperanza de vida . Pero los cerdos o los pollos criados en granja ninguno llega tampoco a cubrir su esperanza de vida , en este caso ninguno . Discrepo con usted con que los toros salgan drogados a las plazas .
      El dia que se deje de meter gallinas y pollos en jaulas apenas mayores que sus cuerpos , el dia en que los cerdos de las macrogranjas no estén estabulados y gocen por lo menos de poder moverse , junto con el dia que se acabe la caza o la pesca industrial con reders de volanta , que no ofrecen ninguna alternativa a ningún pez , ese dia , yo también aprovare gustoso que se acabe el mundo taurino . Por lo menos tal y como se conoce ahora .

      Eliminar
    6. Ante todo, le agradezco su generoso proceder y la cortesía con que ha respondido a una situación ajena a mi voluntad, pero de la que me toca responsabilizarme. Su reacción le honra.

      En segundo lugar, no me consta que TODOS los toros salgan drogados a las plazas, sí me consta que cuando observadores independientes han podido asistir a los prolegómenos de la corrida han podido documentar como en ocasiones se les untaba vaselina en los ojos, se le golpeaban los flancos con sacos y se les aturdía en modos diversos para dar ventaja al matarife humano, incluídas inyecciones de sustancias que les atontan. Me consta que la afición auténtica rechaza estas prácticas, como rechazó en su día el afeitado de las astas del morlaco, pero el ventajismo existe, como existe fuera del ruedo.

      En cuanto a estar del lado del nefasto Soros y sus asociaciones filantropófagas, hay coincidencias inevitables, solo que prefiero sentirme hermanado con la mala baba del genial Quevedo o la sensibilidad de Unamuno, también anti-taurinos. Afortunadamente, el mundo no nace con nosotros, y la crítica al arte de Cúchares viene de al menos ocho siglos atrás.

      Un atento saludo.

      Eliminar
  3. Gracias por responderme tan gentilmente . Ante todo decirle que comparto casi todo lo que publica , tenemos formas de ver el mundo bastante similares .
    Yo no he ido nunca a una corrida de toros , pero tengo en mi familia gente simpatizante y solo pido respeto para la afición de ese espectáculo , por llamarlo de alguna manera . Yo también respeto que a ustedes no les guste y como bien dice , los mismos Quevedo y Unamuno rechazaban los toros hace 800 años . Y eso solo quiere decir que la tauromaquia en este país , es una cuestión milenaria querido amigo .
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar