miércoles, 26 de junio de 2019

SATSANG CON VÍCTOR (1ª PARTE)



El pasado sábado, día 22 de junio, tuvo lugar la presentación en Madrid de "El estado Babaji", el libro coescrito por Vicente Tiburcio y Víctor Truviano del que ya ha tenido noticia el lector habitual del blog.

Además de una amena reseña de las vicisitudes que han acompañado durante estos tres años la elaboración del texto definitivo (una primera versión fue tempranamente publicada en Croacia, y una segunda entró en un "bucle" de un año entre exigencias de la editorial inicialmente prevista, "La liebre de marzo", lo que finalmente acabó por provocar una tercera redacción), algo que da testimonio del cuidado puesto en su preparación, Víctor procedió a compartir con el auditorio una inspirada alocución en la que abordó cuestiones como el armor como fuerza transformadora, la necesidad de interioridad, lo desestabilizador del juicio ajeno y la importancia del discernimiento.

Esta alocución es la que transcribo a continuación en dos entradas que no pretenden transmitir sus palabras al detalle, sino más bien el sentido de sus enseñanzas, puesto que, habiéndolas tomado al dictado, he buscado rellenar "a posteriori" algún vacío o alguna "oscuridad" motivada por la inmediatez y espontaneidad del discurso, procurando no apartarme en ningún momento del espíritu que aprecio en las palabras de Víctor.

Si alguno de los asistentes al acto quiere corregirme a través del apartado "comentarios", recibo desde este momento su apostilla como una valiosa contribución a esta entrada.

El amor crea y construye, y a veces también destruye, pero no por eso deja de ser amor.

La rueda gira sobre su eje, y al girar siempre vuelve a su punto de partida, pero que siempre vuelva no quiere decir que por eso no avance.

Lo mismo sucede con el amor, avanza, pero sin alejarse nunca de su esencia.

Por supuesto, el amor no es como te lo presentan, es como tú lo percibes (no hay otro maestro del amor que tu corazón).

Víctor con el autor del blog
Lo mismo sucede con tu maestro, amigo, amiga, amado, ... No es como te lo presentan, sino como lo vives. Es sin intermediarios. Lo que te digan de él (o de ella) solo responde a la visión de otros, una visión que no deberías permitir que te invadiera, porque nada aporta a lo que sientes y sabes.

Aprecio a los devotos de Bagwan (Osho), pero la serie que narra su experiencia de comuna (Víctor se refiere a la serie de Netflix "Wild wild country", a la que califica de "basura") es deplorable: solo vemos como un entorno ajeno a su enseñanza conduce a la decepción de sus seguidores. ¿Dónde queda el amor por tu maestro, tu amigo, tu gurú, ...?

Cuando simplemente aceptas lo que te presentan, entonces entran en tu cabeza, y hacen lo que quieren contigo, creando opiniones pre-fabricadas basadas en la desconfianza.

Así es como la escuela destruye la educación, la medicina destruye la salud, los bancos destruyen la economía, los jueces destruyen la justicia, ... y la guerra destruye nuestra naturaleza.

Vicente Tiburcio durante la presentación de "El
estado Babaji" en Ecocentro
El hombre da su sangre y muere por intereses opuestos a los suyos. Nada hay más ridículo que un pobre que, vestido de uniforme, pelea por salvar la riqueza de los poderosos.

Así también los medios destruyen la información, identificando y entregando a la opinión pública un culpable.

Lo que te hará despertar a tu plenitud no se encuentra en lo social, ni en lo que mantiene tu economía, sino en la manera de observarte a tí mismo. Observarte es crearte y recrearte. Cuando te quieren anular obsérvate a tí mismo en vez de observarles a ellos. Observarte es construirte y reconstruirte. Así como la creación realiza el Universo, y el Universo crea el ruido y el silencio, es así también como el Cosmos medita a través de tí. Tú también puedes crear vida en esta tierra.

2 comentarios:

  1. "...la necesidad de interioridad, lo desestabilizador del juicio ajeno y la importancia del discernimiento.
    "


    Los españoels vivimos en un drama colectivo

    Ese drama se llama racismo anti español y se llama leyenda negra

    Lo han construido laporpaganda racista anti españoles de Francia Holanda e Inglaterra
    Nos pintan como criminales degenerados ( degenerados de una suspeusta raza superior que habita en el norte de europa)
    Esa pintura que se repite en lso libros ed texto anto españoles como extranjerso se remata ahora con gentucerio como el Kamen o el Carcel diciendo que en relaidad noe xiste la leyenda negra sno que es un sentimiento de culpa por nuestros crimenes ¿?¿?¿? SI asi fuera si solo fuera algo psicologico sin existencia fuera de nuestras fornteras la denigracion anti española estaria en solo en los libros de texto españoles ( con especial virulencia en lso libros catalanistas vasquistas etc) pero resulta que no que estan en lso libros yanquis anglos frnaceses alemanes etc etc
    ¿Por causlidad? Imposible
    Contr ael racismo anti español habria quempezar por el principio por defenderse de la Leyenda Negra denuciarla y combatirla porque lo proximo es que nso van a acusar del exterminio de lso indior de EEUU como muy bien denuncian aqui

    https://www.youtube.com/watch?v=c-jNcWgv4QY

    y hay gilipollas españoles que nos repiten la mentira e incuso se la creen a pies juntillas

    ResponderEliminar
  2. "El hombre da su sangre y muere por intereses opuestos a los suyos. Nada hay más ridículo que un pobre que, vestido de uniforme, pelea por salvar la riqueza de los poderosos".

    Este párrafo es demoledor, es la lucidez en estado puro al servicio de la Paz. Debería lucir con letras grandes a la entrada de cualquier dependencia militar en este planeta... solo para ver si nos vamos despertando un poco.

    Muchas gracias por la entrada, Astillitas, es reconfortante saber que no todo está perdido, que no estamos solos: que nos queda la esperanza, nos queda la palabra; como dice Blas de Otero:

    Si he perdido la vida, el tiempo, todo
    lo que tiré, como un anillo, al agua,
    si he perdido la voz en la maleza,
    me queda la palabra.

    Si he sufrido la sed, el hambre, todo
    lo que era mío y resultó ser nada,
    si he segado las sombras en silencio,
    me queda la palabra.

    Si abrí los ojos para ver el rostro
    puro y terrible de mi patria,
    si abrí los labios hasta desgarrármelos,
    me queda la palabra.

    ResponderEliminar