domingo, 20 de enero de 2019

CAMISETAS PARA RECAUDAR FONDOS PARA LA “JUSTICIA DE GÉNERO” FABRICADAS POR MUJERES EN CONDICIONES INHUMANAS


Las "chicas explotadoras picantes"

Camisetas promocionadas por las Spice Girls para el popular evento benéfico “Comic Relief” fueron fabricadas en Bangladesh por mujeres y niñas a 35 peniques la hora en turnos de 16 horas. El tema de la campaña de este año es la “gender justice” (justicia de género), eslogan impreso en la parte trasera de las camisetas, mientras que en la delantera aparece el lema "I wanna be a spice girl". El grupo las promociona con la cantinela el argumento de que "la igualdad y el empoderamiento de las personas siempre han estado en el corazón de la banda". Falta por especificar a partir de qué latitud la explotación les parece aceptable y la igualdad y el empoderamiento se van a tomar viento.

El dinero recaudado de las ventas de las camisetas de £ 19.40 se donará al fondo de Comic Relief para ayudar a "promover la igualdad para las mujeres" blancas, quejumbrosas y acomodadas, suponemos . La organización "benéfica" recibe 11.60 libras por cada una de las camisetas, que fueron encargadas y diseñadas por la banda.

Parece que no todo el feminismo es anti-capitalista
Las camisetas se produjeron en la fábrica de Interstoff en Gazipur, a unas tres horas en coche de la capital de Bangladesh, Dhaka. Un copropietario de la compañía es Shahriar Alam, ministro de asuntos exteriores de Bangladesh y miembro por tanto de un gobierno cuyo proceder contra la población y contra las voces críticas, en particular de periodistas, ha sido calificada frecuentemente de totalitario.

Un activista en Bangladesh, que pidió no ser nombrado por temor a represalias del gobierno, dijo: “Las mujeres que están produciendo esta ropa están recibiendo salarios de pobreza. No tienen un trabajo digno. ¿Qué tipo de justicia de género es esa?". Los maquinistas de la fábrica, que emplean a unas 4,000 personas, trabajan de 8:00 am a 5:00 pm seis días a la semana, incluyendo una hora de almuerzo por día pagada, pero se ven obligados regularmente a hacer horas extras, según afirman los trabajadores.

"A veces muchas trabajadoras no pueden soportar los insultos y la presión de la gerencia, y renuncian. Incluso el mes pasado, algunos de mis colegas se fueron porque se enfrentaron a un "mobbing continuo" y quedaron destrozados " cuenta un portavoz de los trabajadores. También afirmó que los empleados a menudo se desmayan en el calor de la fábrica, mientras que muchos experimentan problemas de cuello y espalda por la postura forzada en la que deben trabajar durante horas.


Falta por saber si al menos en la junta directiva de la empresa explotadora fabricante había paridad de sexos.

(Fuente: The Guardian)

No, no parece muy digno querer ser una "Spice Girl"

1 comentario:

  1. Noticias como ésta no las veremos en los medios de "información" habituales. Una muestra más de la hipocresía, cinismo y falsedad de esta ideología radical.

    Las tontas útiles, que tanto gritan las consignas como loritos y creen estar en posesión de la verdad, desconocen que, en el fondo, a quienes mueven los hilos de esta ingeniería social les importa un santo comino la igualdad, el bienestar de las mujeres y no digamos ya la verdadera justicia. Para muestra un botón...

    ResponderEliminar