martes, 10 de octubre de 2017

TRES APERITIVOS A "BLADE RUNNER 2049"




Ya puede verse en los cines españoles la secuela del mítico film de 1982 que revolucionó el cine de ciencia-ficción introduciendo en él los planteamientos metafísicos y humanistas que hacían de "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", la novela de Philip K. Dick en que se basaba, una obra única y enormemente original. "Blade Runner" supuso una conjunción de talento de altísimo nivel en el que las interpretaciones de un equipo artístico en estado de gracia, un diseño de producción cuidado hasta el detalle, un guión en que cada aparente cabo sin cerrar era un desafío a la interpretación del espectador y, finalmente, una banda sonora absolutamente estremecedora, obra del griego Vangelis, se fundían para lograr eso tan raro que llamamos "obra maestra". Convertir su argumento en saga, como ocurre con la aparición de esta nueva entrega, encerraba un riesgo que tras su visionado podemos dar por sorteado casi al 100 %.


De por qué no otorgaría a este film el sobresaliente que sí le ha reconocido la crítica más exigente tal vez hable en otra entrada. Esta quiero aprovecharla para compartir con el lector del blog tres pequeños "aperitivos" que sirven para hilvanar la historia original con la continuación que se nos propone ahora. Su visionado no es imprescindible para apreciar "Blade Runner 2049", que funciona perfectamente como film autónomo, pero sí nos sitúan, por una parte en la estética, y por otra, en la sucesión de acontecimientos que preceden a lo que nos narra este último, por ahora, eslabón de la saga replicante.

La secuencia de acontecimientos que estos cortometrajes ilustran son el "apagón" de 2022 al que se refiere "Blade Runner 2049", la aparición del magnate Niander Wallace (interpretado por Jared Leto) quien salva a la humanidad de la hambruna gracias a la liberación de patentes de alimentos genéticamente modificados y consigue a cambio la revocación de la prohibición de fabricar replicantes y el presentarnos a Sapper Morton, el Nexus 8 al que "K" (Ryan Gosling) "retira" al comienzo de la secuela recién estrenada. El primer cortometraje, un anime, ha sido dirigido por Shinichirô Watanabe, y los otros dos por Luke Scott, hijo de Ridley Scott, el director del "Blade Runner" original.





3 comentarios:

  1. Buenas tardes

    Una gran película que nos plantea la cuestión eterna de lo que ES ser un esclavo y del QUE nos convierte en humanos, haciendo olvidar a los espectadores que son ambas cosas.....

    https://www.youtube.com/watch?v=EVSA37hfnuM

    Resistentes saludos

    ResponderEliminar
  2. un remake con todos los topicos de la actual industría sionista del entretenimiento,francamente prefiero el original 100 veces,aquella fue una obra maestra del cine de ciencía ficción con una banda sonora genial una fotografia espectacular y un atmosfera claustrofobica que el remake nunca llega a lograr,esta ultima es un producto de consumo muy bien elaborado que refleja hasta en la historia contada la decadencia de la sociedad capitalista actual,lejos del brillo de aquellos ochenta,que por desgracia nunca volvera.

    https://www.youtube.com/watch?v=Gb092WwMMaU

    un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Normalmente los trailers suelen realizarse con lo mejor del film al que pretender promocionar.Cuando uno ve los trailers,se hace la siguiente reflexión.

    Si así son los trailers...

    ¿como debe ser la película?

    Llamar a este producto septimo arte es un insulto a la inteligencía, creo que la producción mas lograda de la industria cinematografica sionista fue en Manhattan el 11 de Septiembre de 2001,francamente después de visionar los trailers llegas a la conclusión de que el film es un tostón insoportable, con escenas típicas de series de televisión, interpretaciones que en ingles son grotescas y estereotipadas con una declamación horrible en algunas de ellas, menos mal que gracias a los excelentes dobladores españoles ganara algo debido al efecto homogeneizante del doblaje, típico producto de consumo que cual hamburguesa de rata con coca-cola devoraran los fanaticos AP de los efectos especiales a los que ya se les ha acostumbrado a que les den gato pòr liebre permanentemente, un film que solo cuenta con la aparición de alguna vieja gloria para darle algo de color al gris interpretativo restante,y que como de costumbre nos manda el mensaje subliminal sionista del Apocalipsis biblico, en definitiva un apocalipsis filmico dirigido a zombificar cerebros que no merece la pena el gasto de pagar una entrada al cine.

    saluts.

    ResponderEliminar