domingo, 22 de octubre de 2017

EL PEOR ESCENARIO POSIBLE



Como en otras ocasiones, empiezo por aclarar que la información ofrecida en esta entrada, que debo a la excelente labor del alicantino Eladio Fernández, no pretende ser una profecía de lo que va a ocurrir en los próximos dias, sino solamente una especulación acerca de lo que podría llegar a ocurrir si la resistencia a las medidas adoptadas por el ejecutivo español fuera violenta y los acontecimientos tomaran un cariz militar. Es un hecho que la Generalitat se ha planteado este escenario y lo ha preparado minuciosamente, dado que la mediación internacional que no ha conseguido con la campaña previa aparecería como algo necesario en caso de conflicto armado. Entretanto, el Estado Mayor del Ejército ha diseñado las líneas de acción ante cualquier clase de respuesta con la anuencia del Rey. 


Aclaro que, en caso de no materializarse este escenario de choque militar, seré el primero en celebrarlo. Mi motivación no es poder jactarme de ver cumplido este anuncio, sino justamente contribuir a desactivar un indeseable enrocamiento de las posturas denunciando sus funestas consecuencias.

La guardia pretoriana del delirante Cabezamocho, al que se
le ha subido a la cabeza el querer ser un nuevo Allende
El almeriense Carlos Puigdemont se hace proteger por 50 efectivos del GEI (Grup Especial d'Intervenció), en turnos de 8 horas, total 150 efectivos por día, armados hasta los dientes con armas de guerra. Ya no está en su casa de Gerona, sino en el Palacio de los Canónigos de Barcelona, en el ala este del Palau.

Cuentan con un helicóptero propio, armas pesadas, rifles de francotirador, granadas, y probablemente minas antitanque, y FIM-92 Stinger, un arsenal preparado para resistir contra helicópteros Apache y aviones de combate.

El lugar, entre callejuelas, ha sido elegido por el servicio de inteligencia militar israelí con el fin de evitar la maniobrabilidad de tanques y tanquetas (y helicópteros por las alturas diferentes de los edificios entre los que está encastrado el palacio). Si se produjera un asedio sería inevitable la entrada a pie, lo que provocaría bajas entres las Fuerzas Armadas. Además el palacio cuenta con subterráneos que comunican con varias salidas, inclusive el puerto. Así lo construyó en el siglo XIV el monarca aragonés por su seguridad. Con lo cual en el momento del asedio, el President podría huir y dejar en el lugar a otros para que den su vida.

Los GEO del cuerpo de Mossos, entrenados militarmente
por Israel.
Es patético ver al gobierno de España negociando políticamente lo que para el Govern es literalmente una guerra. Pero ya saben ustedes todo lo que hay detrás en realidad.

El desalojo -visto lo visto hasta ahora-, no pinta que será ni estilo Salvador Allende por Pinochet de La Casa de la Moneda, ni la recogida en autobuses de las fuerzas de la Guardia Civil del Coronel Tejero en el Congreso. Se parecerá más a la huída de Fulgencio Batista en Cuba.

Pinta más bien intermedio como un cruce de disparos entre mossos y Guardia Civil con un humbie blindado del ejército, por si usan los mossos las minas antitanque o los Stingers. Habría bajas de francotiradores y granadas desde dentro del Palau, y respuesta de fuego de caballería ligera desde el exterior y helicópteros Apache desde el aire para evitar una fuga por aire. El helicóptero armado de los mossos abriría fuego. Es posible que los militares israelíes organicen focos de explosiones importantes en otros puntos de Barcelona para facilitar la huída después de la declaración de Independencia. Lo que no se sabe es si Puigdemont está dispuesto a convertirse en mártir o huir para constituir un gobierno catalán en el exilio. Cabe incluso pensar en su rendición.

José Tarrés, testigo incómodo del aprovisionamiento de armas
de la Generalitat, asesinado en Córcega a bordo del barco de
transporte de las mismas. 
Un yate del Frente de Liberación de Córcega cargado con armas, y pagado personalmente por George Soros llegó a Cataluña hace dos semanas. Estos planes de sedición catalana y la compra de armamento datan del 2009 cuando José Tarrés Busquets del Banco Sabadell sufrió un "accidente" mortal en Córcega a bordo de un yate con bandera británica del MI6, que probablemente hizo el primer transporte de armas desde Córcega a algún puerto en la costa catalana.

Dicen que el yate chocó con una roca, excusa bastante tonta dado el equipamiento de seguridad que llevan los yates de alta gama. Es muy probable que Tarrés, director de la filial inmobiliaria del banco Sabadell y peón perfecto para la disposición de dinero negro de operaciones inmobiliarias, portase el efectivo para el pago de las armas e hiciese alguna pregunta incómoda acerca de una mercancía cuya naturaleza ignoraba.

Yate de pabellón británico en el que murió Tarrés y su esposa
quedó grave, mientras que el resto de la tripulación resultó
ilesa. Más que sospechoso ...
Es obvio que la participación de JP Morgan y George Soros en el Banco Sabadell y su apertura de oficinas en Inglaterra sin dinero después de haber recibido dinero del rescate del FROB, implica directamente a toda la cadena. La participación de George Soros en corporaciones españolas y bancos españoles a través de las compras en ampliaciones de capital son de sobra conocidas. Soros acaba de transferir 18.000 millones dólares a su fundación Open Society. Es el coste de organizar un Maidán, un Kosovo, en definitiva la compra de armas pesadas para el Govern de Cataluña, además de otras operaciones similares en la UE para armar el yihadismo.

La fuga de depósitos del Sabadell estos días podría ser una cobertura perfecta para el desvío a la compra de armas para la secesión. No hay que olvidar que si Israel y sus delfines George Soros, JP Morgan, y la Fundación Rockefeller invierten en la secesión catalana es para la creación de un estado socialista, en el que los nacionalistas quedarán apartados del poder cuando ANC y la CUP tomen el poder.

El doble juego de la banca: se traslada fuera de Cataluña para
cumplir con las expectativas de los depositantes mientras con
la otra mano financia el golpe de estado seceSIONISTA.
Ada Colau comienza a dar buena cuenta de ello con la expropiación de edificios emblemáticos carne de especulación -en este caso de Renta Corporación que bien se cuida de que sea de empresas españolas no catalanas como edificios del Sabadell y la Caixa-, para convertirlos en viviendas sociales.

Habrá que estar atentos a los movimientos desde Moncloa, desde donde se envían guiños a los secesionistas con la idea de "blanquear" a posteriori la secesión integrando al Estado Catalán en un federalismo mantenido desde Madrid, pero con Hacienda propia.

(Fuente: https://eladiofernandez.wordpress.com/)

1 comentario: