viernes, 15 de noviembre de 2013

¿SE DESVELARÁ LA VERDAD SOBRE EL ASESINATO DE KENNEDY?



El próximo dia 22 se conmemora el magnicidio que costó la vida al presidente John Fidgerald Kennedy. Como recordaremos, pese a los cincuenta años transcurridos, se inculpó de aquel crimen a un oscuro personaje, Lee Harvey Oswald, cuya biografía resulta tan rocambolesca (deserción a Rusia en plena "guerra fría", contacto con el exilio cubano, vuelta a los E.E.U.U. sin siquiera ser molestado por el servicio de inteligencia, ...) que parece fabricada "ad hoc", lo cual unido a su asesinato ante las cámaras por los disparos de un hampón antes de que pudiese ser juzgado contribuyó a la sospecha de que era meramente un "hombre de paja" al que se silenció para ocultar una trama más compleja y comprometedora. La investigación oficial quiso dar carpetazo al asunto y dictaminó, haciendo caso omiso de numerosos testimonios, que actuó en solitario, verdad "oficial" que fue cuestionada por el fiscal de Nueva Orleans, Jim Garrison, el más obvio candidato a título de proto-conspiranoico, y tenaz investigador de las lagunas de la versión que ofreció la llamada "Comisión Warren", de cuya implicación en el encubrimiento de la verdad da fe el hecho de que uno de sus miembros fuera el abogado de los Bush Allen Dulles, despedido de la CIA por Kennedy y enemigo jurado del mismo.



La labor de Garrison fue dada a conocer al gran público por el filme de Oliver Stone "JFK" (1991), eficaz síntesis de las complejas y acusadoras conclusiones de este tenaz luchador por la verdad. Curiosamente, es otro activista apellidado Stone (Roger Stone), quien ha presentado los más sólidos indicios respecto a los motivos que hubieron podido llevar al vicepresidente -y luego sucesor de Kennedy- Lyndon B. Johnson a dar pasaporte al joven presidente, en concreto el escándalo de Bobby Baker, quien fue la mano derecha de Johnson y recibía "enormes sobornos a nombre de Johnson en el Senado de EE.UU.", y luego el escándalo de Billie Sol Estes, "un negociante de Texas que había conseguido millones de dólares en contratos federales gracias a Lyndon Johnson. Ambas investigaciones estaban llegando a un punto crítico y apuntaban a la corrupción encabezada por Johnson, corrupción de dimensiones bíblicas", asegura Stone.

Johnson sabía que, si el caso salía a la luz, probablemente sería destituido y enviado a prisión. Por lo tanto, el tiempo estaba en su contra. "Sabía que la revista 'Life' –una publicación muy destacada en el momento– planeaba exponer a toda página su situación financiera y su esquema de corrupción. Por tanto, Lyndon Johnson es el beneficiario inmediato del crimen. Convertido en presidente, comenzó las acciones para intervenir en Vietnam. Además que fue el verdadero iniciador de la ayuda militar norteamericana al Estado de Israel (hasta ese momento sólo apoyado por Francia y Alemania) en 1967.

Detrás de estos actores tenemos al gran poder industrial (Bell, McDonnell-Douglas, Boeing, Grumman, etc,), que gracias a Vietnam y las guerras de Israel obtuvieron ganancias fabulosas con las compras del gobierno.

La investigación de Garrison sugiere que la eliminación del único presidente católico de los E.E.U.U. fue un golpe de estado encubierto que puso fin a su intención de acabar con la guerra fría, en contra de los intereses del "lobby" industrial-militar, de denunciar el peso de las sociedades secretas a la hora de decidir la política exterior, y de devolver al estado la emisión de papel-moneda, algo que iba contra los intereses de la reserva federal y la banca privada: Kennedy había promulgado un decreto devolviendo al Estado el control y emisión de la moneda, los "greenbacks" de Kennedy, de la que se apropiaron por completo los banqueros de la Reserva Federal desde 1914. Tres semanas después de su asesinato el decreto lo derogó su sucesor, Lyndon B Johnson.

Al cabo del medio siglo transcurrido "algo" parece moverse de cara al esclarecimiento de aquel crimen, como si ante la posible revelación de la verdad oculta los actores del poder quisieran desviar responsabilidades o minimizar el impacto mediático que se produciría. Así, por ejemplo, el secretario de Estado, John Kerry, expresó el pasado viernes, durante una entrevista con la cadena NBC, sus “serias dudas” acerca de que Lee Harvey Oswald actuara solo.



Si nos aproximamos a un derribo controlado de la versión oficial, veremos multiplicarse los indicios en los próximos días. En cualquier caso, Kennedy estaba tan rodeado de traidores, que era cuestión de tiempo que lo eliminaran de una u otra forma.

Como colofón de este primer artículo sobre la muerte de Kennedy, traigo aquí el anuncio de una casa de apuestas francesa que se cachondea, literalmente, de una de las conclusiones de la "Comisión Warren", la de que la misma bala, en una trayectoria imposible, hirió a la vez al gobernador de Tejas y mató al presidente.



(Fuentes: Wikipedia, RT, Rafapal)

No hay comentarios:

Publicar un comentario