lunes, 9 de septiembre de 2013

POSIBLE ATAQUE DE "FALSA BANDERA" EN LAS PRÓXIMAS HORAS




Diversas fuentes han lanzado la voz de alarma respecto a una posible nueva operación de bandera falsa encaminada a impedir cualquier solución pacífica al conflicto sirio. Al parecer, los rebeldes planean lanzar un ataque contra Israel desde el territorio controlado por las fuerzas de Al Assad haciendo uso de armas químicas para así culpar al presidente y provocar una respuesta a gran escala.

Esta noticia surge horas después de que el canciller ruso, Serguéi Lavrov, propusiera a Siria poner su arsenal de armas químicas bajo el control internacional para su posterior destrucción, a fin de prevenir un posible ataque militar contra el país árabe.

Moscú también instó a las autoridades sirias a unirse a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas. La oferta fue presentada al ministro de Exteriores sirio, Walid al Muallem, quien se reunió con Lavrov en Moscú este lunes.

Ahora que se vislumbra una posible salida a la crisis siria, los partidarios de la guerra van a redoblar sus esfuerzos para que la diplomacia enmudezca y las armas se pronuncien. Así, por ejemplo, watchdog.org ha dado a conocer que los miembros del Comité de Relaciones Exteriores del Senado que el miércoles votó por 10-7 a favor de autorizar la acción militar en Siria están financiados por la industria armamentística. De hecho, los senadores que votaron a favor de la resolución recibieron un promedio del 83 por ciento más de dinero de los contratistas de defensa y otros intereses de defensa que los senadores que votaron en contra de la resolución. ¿Está en juego la seguridad del mundo o está en juego el negocio del "lobby" militar industrial? De la calidad del debate da fe que el "halcón" John McCain, partidario de la agresión contra Assad, fue sorprendido durante la audiencia jugando al póquer de vídeo con su teléfono móvil.


Para meretrices y políticos, el que paga manda. Y manda bombardear.
 
La posibilidad de un autoatentado que sirva de excusa para iniciar una guerra total en Oriente Medio es tan grande en estos momentos que incluso el belicista Lindsay Graham, senador de los E.E.U.U., se ha permitido especular con la posibilidad de un ataque nuclear -del que, por supuesto, se culparía a Siria o a Irán (o a ambas)- contra el puerto de Charleston, capital de Carolina del Sur, algo que, sostiene, solo se evitaría invadiendo Siria. En otras palabras: o se cumple la agenda de los halcones de Washington de buen grado o habrá un atentado nuclear en la Costa Este para acelerarlo.

Lo preocupante en este caso es que una fuente de alto nivel dentro de las fuerzas armadas norteamericanas ha confirmado que la base de la Fuerza Aérea Dyess (oeste de Tejas) está moviendo activamente ojivas nucleares a Carolina del Sur, en una transferencia secreta que no tiene rastro de papel.



(Fuentes: RT, El blog de Skiper, InfoWars)

No hay comentarios:

Publicar un comentario