domingo, 8 de septiembre de 2013

HASTA NUNCA, MADRID 2020


Tanto desmelene, ¿pa´qué? Pues está claro que pa ná ...
Y es que el logo de las chanclas invitaba al pisotón.

Ahora que Madrid 2020 queda ya en el limbo de las ideas fallidas, es el momento de felicitarse por el modo en que la realidad pone a cínicos y a ilusos en su sitio. Y es obvio que por cínicos hablo de los políticos, en particular esa Ana Botella a la que nadie votó como alcaldesa y que con la tragedia del Madrid Arena demostró la capacidad del Ayuntamiento de garantizar la seguridad en cuestión de eventos de masas. Los ilusos son los que creen en las consignas que la propaganda oficialista les inyecta directamente en la parte del cerebro ajena al análisis y a la crítica racional. Gente que es feliz con verse arruinada a lo grande, apoteósicamente.

Otros países golpeados por la crisis definieron mejor sus prioridades y se retiraron de la carrera olímpica. Es el caso de Italia o de Alemania, que renunció sensatamente a la opción berlinesa (hay fastos que ciertos presupuestos no se pueden permitir, eso sí, repitan con nuestros creadores de opinión "Merkel es mala y nos tiene manía").

Como España es diferente, aquí la apuesta era la huida hacia adelante que al final el COItus interruptus del sábado ha frenado en seco. A ver si la bofetada sirve para que los 1.500 millones de euros que "únicamente" -según declaraciones de la alcaldesa- faltaban por invertir en infraestructuras se reconducen hacia políticas sociales. Si realmente el déficit permite esos presupuestos astronómicos, la educación y la sanidad necesitan de ellos más que el "panem et circenses" con que distraen al personal. Claro que, en eventos a lo grande, en particular deportivos, es más fácil camuflar intermediaciones y comisiones -que se lo digan si no a Urdanga "el mandanga", ya me entienden ustedes-, pero aún les queda Eurovegas, señores del PP, que alguna migaja sacarán a cuenta de la salud mental y la ingenuidad de esa ciudadanía de la que solo se acuerdan cada cuatro años (y del modo en que prostituyen los principios que, al menos sobre el papel, rigen la convivencia).

Si de algo ha servido todo esto, ha sido para poner en evidencia a los medios propagandísticos que, al servicio del régimen, daban ya la piel del oso por vendida y que anunciaban triunfalmente que a la candidatura madrileña le sobraban votos ya comprometidos. Ahora tocan los análisis de cuarto de primaria de por qué nos han vuelto a defenestrar (con el consabido "el COI es malo y nos tiene manía" como argumento infantiloide número uno). A ver cuál entra al quid de la cuestión, que es que la denegación de los J.J.O.O. nos ha evitado la consabida maniobra -no me digan que aún no han pillado el truco- con que la que la clase política lleva décadas multiplicando su lucro y nuestra depauperización: la organización de los Juegos correría a cuenta del dinero público, pero sus beneficios acabarían en manos privadas. Y el ciudadano a jalear medallitas y records varios.

Por último: ¿son tantos los madrileños decepcionados?. Después de vendernos que el 80 % apoyaba la candidatura de la capital -eso sí, sin ningún debate público al respecto ni espacio para que expresáramos nuestras objeciones los disidentes- debería decretarse luto oficial o algo así. Solo que uno, que es un raro, solo conoce a los integrados en el otro 20 %. O eso, o las estadísticas estaban más maquilladas que la Duquesa de Alba el día de su boda. Supongo que el Consistorio suscribe por la vía de los hechos aquello que dijo Winston Churchill: “Sólo me fío de las estadísticas que he manipulado”.

(posesodegerasa)

3 comentarios:

  1. Muy bueno el análisis. Ahora tenían que devolver los 6500 millones invertidos o ser colgados de un pino hasta que se mueran de inanición. Pero como siempre, no pasará nada, absolutamente nada y el ciudadano medio, común (y me incluyo ahí también), manipulado, adoctrinado y adiestrado seguirá esperando otro milagro como el que iba a representar el olímpico. Lo que dices tu, lo siguiente será el Eurovegas, que en mi opinión, será otro fracaso, quizá el último pelotazo urbanísitico de esta cosa llamada España y que se descompone lentamente sobre las propias heces que hemos ido acumulando los últimos 50 años.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. LA VERGUENZA DE LA CANDIDATURA DE MADRID PARA LOS JUEGOS OLIMPICOS 2020
    http://teatrevesadespertar.wordpress.com/2013/09/10/la-verguenza-de-la-candidatura-de-madrid-para-los-juegos-olimpicos-2020/

    ResponderEliminar