domingo, 8 de septiembre de 2013

DEMONIZAR AL ENEMIGO


El Gobierno de Barack Obama intenta justificar un posible ataque contra Siria a través de una campaña de demonización contra el Presidente Sirio Bashar Al-Assad, tal cual lo hizo con Saddam Hussein allá por 2003, en los que fue la invasión a Irak producida por Estados Unidos.

El supuesto uso de armas químicas, cosa que aun no fue comprobada por la misión de las Naciones Unidas, es hoy en día la excusa estadounidense para una avanzada contra el país árabe, que busca un consenso internacional que todavía está lejos de lograr.


No hay comentarios:

Publicar un comentario