lunes, 11 de marzo de 2013

"BEPPE GRILLO", LA CHINA EN EL ZAPATO DEL "STABLISHMENT"


No deja de haber cierta justicia literaria en ese 25 % de votos que, en las elecciones italianas, ha obtenido el movimiento "anti-político" "Cinco estrellas" (no es publicidad de Mahou, es que han decidido llamarse así). Con el añadido de que es el partido más respaldado entre los jóvenes, y el único que ha renunciado a los canales habituales de propaganda -televisión, prensa, etc.- para darse a conocer, o bien en el cara a cara con el electorado, o bien en Internet. Porque ese "Pepito Grillo" con cuyo nombre se hace llamar el humorista que lidera todo este maravilloso tinglado era la conciencia del niño de madera que imaginó Carlo Collodi en su universal cuento. Y la conciencia es lo único que puede cambiar el desastre que vivimos los países mediterranéos. "Yo voto con mi partido, como los caballeros, y no con mi conciencia, como los canallas" dicen que proclamó un estirado y cínico -y también bastante gilipollas, que las cosas tienen un nombre- parlamentario inglés cuyo nombre no merece ser recordado. En este blog pensamos de otra manera, y por eso celebramos el corte de mangas -no es una figura retórica, véase la ilustración- del señor Grillo a esos políticos que, al decir de Groucho Marx, se han especializado en el arte de "buscar un problema donde no lo hay, encontrarlo, hacer un diagnóstico falso y aplicar un remedio equivocado".

Los "grillini", así los llaman en Italia, no quieren saber nada de la prensa, no quieren fotos, primeras planas ni entrevistas, ya saben que los van a utilizar y denostar. No son tontos, y tampoco necesitan a la prensa, y los medios también están furiosos: han conseguido el 25% de los votos por Internet pasando de los medios oficiales y de las costosísimas e inútiles campañas electorales tradicionales. Le han dado la vuelta a la tortilla del montaje clásico de la política: no hace falta dinero, ni campañas, ni depender de los mass mierda, ni gastar en pancartas, mítines multitudinarios, ni comprarse un traje ni una chaqueta de pana desgastada para dar el pego de sociata, nada. Todo eso es un bluff, como toda la política tradicional. Basta que los ciudadanos, que quieren participar en la res pública y gestionar el dinero público con sentido común y honestidad, se unan.

Los resultados han sido todavía mayores de lo previsible: Bruselas y Berlín están MUY nerviosos... En los medios del "Establishment", que se dedican a desinformar, se le denigra, se le llama bufón, payaso, comediante, y sobre todo "populista", se le presenta con fotografías en las que gesticula de forma exagerada y ridícula, con la boca abierta o con los brazos abiertos: cualquier cosa con tal de que parezca un loco peligroso, alguien incapaz de hacer las cosas bien y con sensatez. Y es que es peligroso, por supuesto, 8,5 millones de votos no es una marea humana, es un tsunami y no se lo esperaban. Pero el poder tiene con él un hueso: no se ha presentado en ninguna lista, pues el dice que es un cómico, que no quiere ser político.

En mi opinión, los italianos están más maduros que los españoles, han pasado a la acción, y, como no, el poder se tambalea, el poder no está acostumbrado a que la oveja decida caminar por el camino que ella misma ha escogido, pasando en moto del pastor.

¿Puede España hacer algo similar? Ha sido posible en Torrelodones. Puede ser posible en otras ciudades, sólo hace falta que los ciudadanos se unan, pero empezando por lo local. Cualquier cosa se construye empezando desde abajo. Veo difícil pasar de ovejas sumisas que, el 25-S pasado, balaban delante del Congreso "pastores sois malos, nos gustabais más antes"... a ser un grupo organizado, con ideas claras y con personas dispuestas a trabajar para crear otro modelo de política.

Los italianos llevan al menos desde 2009 con este partido... Pero en España todo es posible, y todo está por hacer.

(Fuente: http://nomoriridiota.blogspot.com.es/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario