domingo, 10 de febrero de 2013

TVE MANIPULA LA INFORMACIÓN ACERCA DE LAS MUERTES POR NEGLIGENCIA EN EL HOSPITAL DE STAFFORDSHIRE


El tiempo de la verdad que está viviendo la humanidad despierta no ha llegado aún a los medios de comunicación, en particular a las televisiones "públicas". Un ejemplo palmario es el modo en que TVE dio a conocer el último escándalo que sacude a Gran Bretaña: la conmoción causada por la publicación de un informe en el que se afirma que en el hospital (privado) de Stafford, entre 2005 y 2009 se causaron 1.200 muertes innecesarias, imputables a negligencias y deficiente atención a los pacientes.

Hasta en 6 ocasiones a lo largo del corte correspondiente del Telediario de las 15.00 del pasado dia 7, en que se presenta la información, se hace alusión a las palabras "público" (centro público, hospitales públicos, sanidad pública), "autoridades sanitarias", "directivos" (sin especificar si son públicos o privados), y se explica que se han pedido disculpas "en nombre del Gobierno". Pero ni en una sola ocasión se menciona que la gestión del hospital de Stafford (de financiación pública) es PRIVADA. Tampoco se aclara que los "directivos" responsables de esta gestión y este escándalo con resultado de muertes son privados, por lo que la razón última de estas muertes es la subordinación de la calidad de la atención sanitaria a la rentabilidad, justamente el horizonte que aguarda a la atención sanitaria española de acuerdo con el antisocial proceso que está llevando a cabo el gobierno de Mariano Rajoy.

El espectador que no conozca qué tipo de gestión tiene el hospital de Stafford no puede más que concluir que le están contando un caso de mala gestión pública de la sanidad con resultado de 1.200 muertes.

En la entradilla leída por Ana Blanco se dice que se acusa “a los gestores del hospital de primar el control del gasto al bienestar, la salud del paciente” (sin especificar que son gestores privados).

En la información se apuntan los motivos que han causado estas muertes (“dejadez, falta de higiene, ineficacia,...”) pero de nuevo no se señala que dichas prácticas se producen bajo la gestión de directivos privados y sin embargo sí que se apunta el dedo acusador contra las “autoridades” a las que se acusa de “ignorar las señales de alarma”.

Resulta curioso que se señale (correctamente) la responsabilidad de quien debía vigilar, pero no la de quien gestionaba. Se incluye la petición de perdón por parte del Gobierno, pero no hay una sola declaración o mención a los directivos privados responsables de ese hospital.

En el contexto del actual debate que se está produciendo en España sobre la conveniencia o no de privatizar la gestión de los centros hospitalarios de la red pública, es imposible pensar que semejante falta de rigor en la información de esta pieza responde a un error o descuido.

Es inimaginable pensar que el corresponsal en Londres o los responsables editoriales del Telediario son ajenos a la importancia de señalar si semejante escándalo se produce bajo gestión pública o privada del centro hospitalario.

Es una evidente manipulación de la información en la que deliberadamente se ha intentado transmitir la falsa idea de que dichas muertes se deben a una mala gestión pública.

Abajo, el informativo completo emitido por TVE, en el que la información sobre el caso de Staffordshire aparece a partir del minuto 25´42:


(Fuente: http://www.casmadrid.org/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario