sábado, 9 de febrero de 2013

ESTÚPIDOS ENVENENADORES



Uno de los argumentos que más veces he escuchado contra la evidencia de que somos fumigados con pertinaz insistencia es el que supone que los instalados en el poder no se harían eso a sí mismos.

Pues, o son ignorantes en su mayoría -solo unos pocos al más alto nivel deben saber lo que está ocurriendo- o cuentan con antídotos, o son estúpidos, posibilidad nada desdeñable. Alimentos transgénicos, flúor en el agua, chemtrails en los cielos, clembuterol y anabolizantes en las proteínas, mercurio y escualeno en las vacunas, contaminación atmosférica, químicos en los productos de limpieza y en los tejidos, amianto en la construcción y tóxicos en general, también les afectan. En 2004 WWW/Adena hizo análisis de sangre a todos los ministros europeos, y demostró que tenían un promedio de 35 sustancias químicas tóxicas. El peor resultado fue el de Cristina Narbona, por aquel entonces ministra española de medio ambiente, con 43 tóxicos diferentes en sus venas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario