martes, 10 de abril de 2012

LA REINA DE ESPAÑA CREE QUE ES "NORMAL" QUE LOS NIÑOS SE DISPAREN A SÍ MISMOS (EN UN PIE)

.

Siguiendo la tradición familiar, que se remonta al menos a cierto "gatillazo" (y no en el sentido figurado, morbosillos) habido en Estoril en 1956, uno de los tropecientos nietos del rey -Froilán, ¡vaya nombre para un personaje de "The Lord of the Rings"!- va y se pega un tiro en el pie. Habida cuenta de que las armas de fuego están prohibidas a los menores de 14 años, tenemos aquí otra muestra del respeto que la surreal Familia Real siente por la legalidad vigente, pues "alguien" puso ese arma en las manos del crío con el resultado que ha saltado a toda la prensa.

Uno no sabe si pasmarse más por la irresponsabilidad de un padre (Jaime de Marichalar, ese abnegado currante al que el exceso de trabajo condujo a un isquemia cerebral) que expone a su hijo al doloroso perdigonazo o por el comentario de la abuela, la bilderbergense Sofía de Hausburgo, siempre presta a echar un capote a sus impresentables yernos: "Con los niños siempre pasa eso".

¿Con qué niños, señora? En mi familia jamás ha ocurrido. Algunos pensamos que las armas de fuego no son un juguete, y cuando se ponen en manos de quien aún no ha llegado al uso de razón son un peligro manifiesto. Vamos, que por menos le quitarían la custodia a unos padres si la familia fuese plebeya, pero en este cortijo borbónico que es España está por ver que actúe de oficio -como es su deber- la Fiscalía de Menores.

"Con los niños siempre pasa eso" ... Pues claro, les das un arma y siempre ocurre una desgracia, ¿qué otra cosa iba a pasar? ¡Y esta "perla" la suelta la que la propaganda oficialista sin derecho a réplica nos presenta como la más cuerda de la familia! ¿Cómo estará el peor? Dejando a Hannibal Lecter como un filántropo, por lo menos.

Por supuesto, es de lamentar que un niño sufra un percance así, y este blog le desea la más rápida y completa recuperación, pero en lo que respecta a su progenitor, que le acompañaba, los interrogantes son varios: ¿Estaba preparándole para defenderse en su día de los indignados que exigimos que se les acabe el chollo a esta gente?, ¿Quería recortar en guardaespaldas convirtiendo al pequeño Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón en un "killer" autosuficiente, estilo Vincent Vega?, ¿Quería "hacerle un hombre" por lo tradicional (es decir, a lo bestia)?, ¿Cómo funcionan -suponiendo que lo hagan- las entendederas del "Marichalao" éste?, ¿Volveremos a presenciar otra dosis de "justicia igual para todos" al modo juancarlista (es decir, aclarando de entrada que unos son más iguales que otros)?, ...

En fin, que a costa de un susto desafortunado, cierta familia, cuyo único mérito es haber inspirado el nombre del whisky de Kentucky, ha vuelto a retratarse "al natural".

No hay comentarios:

Publicar un comentario