sábado, 12 de junio de 2021

NO ES RESPETO, ES DESPRECIO



Va siendo hora de ir desenmascarando hábitos, usos o comportamientos sociales que la población va asimilando como normales pero que en realidad encubren una auténtica desintegración social. Se ha asumido que por respeto a los demás es necesario cumplir con unas medidas que unos "protocolos" criminales han establecido.

Hasta ahora, el encuentro con otro ciudadano imponía la debida atención, el prestarse a atender a quien se acerca. Como consecuencia de estos "protocolos criminales" se concibe a quien se acerca como una "posible amenaza", y si va sin mascarillas, directamente una verdadera amenaza. La locura impuesta por estos protocolos provoca ceguera en la población. Se pierde el sentido común que permite entender como locura social el "creer que alguien es portador de algo".

Imaginen que se introduce en la sociedad la creencia de que existe un dispositivo que provoca estados psicóticos de manera aleatoria en los ciudadanos por los que los afectados sienten impulsos asesinos. Sin comprobar la veracidad de la noticia, cegados por ella, la gente se obsesionaría con no acercarse a nadie. Sin duda, es una exageración pero no demasiado lejana de lo que vivimos diariamente en nuestros pueblos y ciudades. Las relaciones personales de los ciudadanos se han visto alteradas como consecuencia de esta distopía.

Está en nuestras manos comprender que no existe el enfermo asintomático. Se trata de un constructo criminal diseñado por criminales. Está en nuestras manos el abandonar esta locura.

Quien asume estas normas no es mejor ciudadano. No lo hace por respeto, sino que desprecia a los demás. Se aparta y protege a partir de ideas irracionales asumidas por un estúpido sentido de la supervivencia.

(Fuente: https://t.me/cienciaycovid)

2 comentarios:

  1. Y mientras seguimos distraídos; La deuda pública alcanza el 125,3% del PIB, su mayor nivel en 140 años, 3.880.000 parados, 800 ERTEs, 2 millones de niños que no tienen tres comidas al día, fabricas cerradas, autónomos arruinados, bancos de alimentos saturados, sube la electricidad, sube los carburantes y por consiguiente todo lo que conlleva, y no sigo, total, ¿Para qué?. La nueva normalidad nos sirve para debates sin salida, para asustar más si cabe a las masas, para hacer en definitiva lo que ellos quieren porque utilizan una herramienta ya utilizada en el pasado y por todos lo imperios, método que está hoy, hoy, más vigente que antaño, divide y vencerás, lo estamos viendo hoy incluso aquí, que en teoría es donde nos podemos reunir los que nos creemos fuera del engaño, ¿seguro?, es imposible salir adelante mientras ellos manejen todos los hilos y por ende todas las teorías, a lo que se desconoce lo tachamos de ciencia ficción, nos hacen dudar de lo que descubrimos y nos imponemos al otro con nuestros datos y nombramos a los que opinan como nosotros porque con ello nos creemos tener razón, pero la agenda continua, unos se fijan en como se escribe pero importa poco lo que se quiere decir, otros tienen sus creencias y cuando se les pone algo que refuerza su idea y por consiguiente refuerza su fe se explaya y se sube la autoestima, hasta mañana que salga algo que le contradiga, debemos recordar todos que solo manejamos datos siempre de otros y ni en esos otros debemos confiar porque en la mentira también está el control, no lo olvidemos. Animo a todos. Solo una cosa, cuando se vuelva ha antes del 2020, recordad, eso no era normal.

    ResponderEliminar
  2. Si no se respetan a si mismos ni a sus hijos por no contravenir las normas aún cuando eso no tiene consecuencias ¿Cómo pueden hablar de respeto?.

    El ignorante no puede ser ni responsable ni respetuoso hasta que su ignorancia se disipe.

    ResponderEliminar