martes, 8 de junio de 2021

DRONES DE COMBATE TURCOS HAN REALIZADO ATAQUES QUE NO LES FUERON PREVIAMENTE ORDENADOS



La guerra de las máquinas contra los seres humanos que predijo el film "Matrix" está dejando de ser ciencia-ficción para convertirse en actualidad. Un informe de 500 páginas de la ONU sobre la situación en Libia publicado el pasado marzo recoge que los drones de combate Kargu-2, fabricados por la empresa turca STM, atacaron objetivos militares sin seguir instrucciones procedentes de seres humanos.

“Los convoyes logísticos en retirada y las unidades de las fuerzas afiliadas a Haftar fueron perseguidos y tiroteados a distancia por drones de combate o sistemas de armas letales autónomas”, dice el informe.

Los sistemas automáticos de armas “habían sido programados para atacar objetivos, sin necesidad de una conexión de datos entre el operador y la munición y, por lo tanto, estaban realmente en modo de búsqueda automática», añade la ONU. Es decir, el programa permitía que la inteligencia artificial tomara la iniciativa aún sin haber recibido órdenes expresas al respecto.

El documento no dice si hubo víctimas o heridos como resultado de los ataques, pero los expertos de la ONU dicen que “el acoso constante de drones de combate, combinados con sistemas de armas letales autónomas” ha ocasionado la “derrota de las fuerzas afiliadas a Haftar en el oeste de Libia”.

“Kargu puede utilizarse eficazmente contra objetivos tanto estáticos como móviles gracias a su capacidad de procesamiento de imágenes en tiempo real y a sus algoritmos de aprendizaje automático integrados en la plataforma”, asegura la empresa fabricante de drones.

Las armas de guerra autónomas llevan años preocupando a la ONU. En 2017 se inició un debate sobre su prohibición y en 2013 Human Rights Watch lanzó una campaña “Stop Killer Robots” para expresar su preocupación por estos avances tecnológicos del material bélico.

En 2018 el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, calificó estas armas como “políticamente inaceptables y moralmente repugnantes” y pidió a los Estados miembros que las prohibieran.

Sin embargo, Estados Unidos, Rusia, Corea del Sur, Israel y Australia se oponen a su prohibición internacional. En cuanto a China, desea prohibir su uso, pero no su desarrollo y producción. Todos estos países siguen desarrollando o invirtiendo masivamente en en sistemas de inteligencia artificial y armas autónomas.

(Fuente: https://mpr21.info/)

Y luego está el tema de qué órdenes y de quién cumplirán robots que ni siquiera tienen que ser armas de combate. El futuro se presenta complicado:

6 comentarios:

  1. No me importaría morir en manos de la segunda por la izquierda... ;)

    ResponderEliminar
  2. Buscador eres un cachondo. Que no nos falte el sentido del humor en esta época tan oscura que estamos viviendo

    ResponderEliminar
  3. Según como sea la muerte, si es a polvitos como las cucarachas, me apunto

    ResponderEliminar
  4. LO malo, es que te mate una las robotas sexuales
    Lo peor, que te mate una tostadora de Lidl

    ResponderEliminar