miércoles, 19 de mayo de 2021

LA LETAL TASA (A CORTO PLAZO) DE LAS VACUNAS: 0´14 % DE MUERTES ENTRE LOS INOCULADOS



Un análisis de correlación entre muertes COVID y personas vacunadas hecho por científicos franceses, muestra que actualmente, tanto a nivel de Francia como a nivel mundial, hay una muerte por cada 700 personas vacunadas.


Este 13 de mayo de 2021, el ingeniero Philippe Pradat y la toxicóloga Véronique Malard enviaron una carta a los senadores franceses sobre un análisis de la correlación entre el aumento en el número de muertes etiquetadas como covid y el aumento en el número de vacunados. Su conclusión es simple:

«Por cada 700 nuevas personas vacunadas, habría una muerte que deplorar».

Este análisis de correlación se realizó primero a nivel de Francia y luego se replicó a nivel de datos de todo el mundo. Los resultados son idénticos.

Los autores de la carta se permiten concluir:

“Ante estos hechos, es urgente detener la vacunación, y bloquear el establecimiento del pasaporte sanitario, que más allá de ser liberticida, será inútil, porque los vacunados son portadores y contagiadores de la enfermedad”.

Las agencias de salud hasta ahora han atribuido pocas o casi ninguna muerte a la vacuna, exceptuando casos «muy raros», sin embargo, las agencias nacionales noruega y danesa han sido más cuidadosas en su elección al suspender y luego cancelar la vacuna de AstraZeneca o Johnson. Recuerde que en la India, el regulador había solicitado información adicional a Pfizer para los detalles específicos de la población india; pero en vez de facilitarlos el laboratorio de Pfizer retiró su solicitud de comercialización.

En los Estados Unidos, han comenzado los ensayos de vacunas en niños. Por lo tanto, la posición de la FDA (Administración Federal de Drogas) ha cambiado desde la declaración de su ex director, el Dr. Stephen Hahn, oncólogo y radioterapeuta que declaró en septiembre:

“La FDA no autorizará ni aprobará una vacuna que no nos sintamos cómodos dándoles a nuestras familias. En nombre de los más de 17,000 empleados de la FDA, deseo hoy hacer los siguientes compromisos con el público estadounidense y con esta comisión. La FDA no autorizará ni aprobará ninguna vacuna COVID-19 hasta que haya cumplido con las estrictas expectativas de seguridad y eficacia de la agencia. Las decisiones de autorizar o aprobar dichas vacunas o terapias las tomará el personal de carrera dedicado de la FDA. Nuestras decisiones estarán guiadas por nuestros procesos de escrutinio y por la ciencia. La FDA no permitirá que nadie ejerza presión para cambiar esto. Lucharé por la ciencia, señor Presidente”.


Desde diciembre de 2020, su reemplazante, Janet Woodcock, directora interina, ha adoptado una posición completamente diferente: “La extensión de la FDA de la autorización de emergencia para el uso de la vacuna COVID-19 Pfizer-BioNTech a adolescentes de 12 a 15 años es dar un paso en la lucha contra la pandemia COVID-19”.

En Francia, el gobierno está inmerso en una carrera frenética por la vacunación utilizando como medida de efectividad el riesgo relativo (mejora del 95%) que aparentemente es importante, pero discutido, porque algunos, incluido el profesor Raoult, argumentan que esta cifra estaría más cerca al 50% o incluso del 30%. Usando la medida de efectividad del riesgo absoluto individual (menos del 1% de mejora), algunos se preguntan si el paciente tomaría la misma decisión de vacunarse al conocer esta cifra.


Algunos de los organismos científicos franceses incluso se prestan a la desinformación sobre las vacunas, mientras que los ciudadanos y los médicos trabajan para comprender el verdadero equilibrio beneficio-riesgo preguntándose sobre los riesgos reales de menores de 50 años para esta enfermedad.

Debe recordarse que la vacunación es parte de los ensayos clínicos de fase 3 en marcha, que no se completarán hasta 2022 o 2023. Por lo tanto, hasta esa fecha se desconoce la seguridad de las vacunas Covid. En cuanto a los efectos a largo plazo, es imposible saber cuáles podrían ser las consecuencias de la vacunación. Debe recordarse que nunca se ha inyectado a gran escala en una población sana una vacuna basada en ARN mensajero o de construcción genética en un adenovirus.

Por otro lado, es posible analizar los primeros resultados de las vacunaciones ya realizadas.

1 / Efectos adversos y muertes tras la propia vacunación: los informes semanales de la ANSM (Accueil – ANSM) enumeran los efectos adversos a corto plazo de las vacunas. El análisis de los datos muestra que ocurren tres muertes por cada 100.000 vacunaciones, lo que es mucho más alto que lo que se ha observado en el pasado para una vacuna de “toda la población”. Además, la vacunación ha provocado hasta la fecha 31.893 efectos adversos, es decir, 148 / 100.000 vacunados. Entre estos efectos secundarios, el 25% se declaran graves, es decir, 37 por 100.000 vacunados. Sabiendo que en la población de 0 a 39 años se han producido 322 defunciones desde el inicio de la pandemia, es decir, 1 / 100.000 personas ( La demografía de defunciones por COVID-19 – Francia (ined.fr)), parece obvio que es criminal vacunar a los más jóvenes. En resumen, la relación beneficio / riesgo no está en absoluto a favor de la vacunación.

2 / Mortalidad por covid inducido por vacunación: el análisis de datos públicos oficiales (mortalidad y vacunación, coronavirus.jhu.edu y Our World in Data) permite producir un gráfico sencillo y muy esclarecedor. Para cada día, entre el 1 de marzo y el 5 de mayo, hemos dibujado un gráfico con la abscisa (eje x – horizontal) el número total de personas vacunadas al menos una dosis y la ordenada (eje y vertical) el número total de fallecidos. Por lo tanto, hay un punto por día en el gráfico (abajo).


Es fácil ver que estos puntos están alineados casi a la perfección. Podemos, gracias a un software ordinario como Excel, trazar la línea que sigue lo más cerca posible de todos los puntos, esto se llama línea de regresión. El cálculo de esta línea permite obtener un coeficiente de correlación (r2 En estadística, el coeficiente de determinación lineal de Pearson, indicado R2 o r2, es una medida de la calidad de la predicción de una regresión lineal. Está entre 0 y 1 y cuanto más cerca esté de 1, más significa el poder de la correlación).

Cuanto más cerca estén los puntos de la línea, más cerca estará el coeficiente de 1. Aquí obtenemos un r2 mayor que 0,99 que muestra que la línea describe perfectamente los puntos de la gráfica.

Esto significa que el número de muertes por covid en Francia es proporcional al número de personas vacunadas.

Los parámetros de esta línea permiten calcular el número de muertes (y) correspondientes a un número de vacunaciones (x). Los resultados son asombrosos. Cada vez que se vacuna a 700 personas, una persona más muere a causa de Covid. Si vacunamos al 80% de la población francesa (el objetivo de lograr la llamada inmunidad colectiva), se lamentarán más de 76.500 muertes. Esta observación ayuda a comprender por qué el número diario de muertes por Covid se ha mantenido estable en Francia en alrededor de 250/día durante semanas.

Mientras vacunemos, se lamentarán las muertes de Covid.

Se puede hacer el mismo análisis a nivel global (ver figura siguiente) y los resultados son idénticos: la pendiente de la línea es la misma.


Ante estos hechos, es urgente detener la vacunación, y bloquear el establecimiento del pasaporte sanitario, que más allá de ser liberticida, será inútil, porque los vacunados son portadores del virus y lo diseminan.

Por último, llama la atención releer la declaración del Ministro de Salud el 31/03 en Le Figaro: Por qué el Consejo de Estado se ha negado a desconfinar inmediatamente a las personas vacunadas.

Las cepas sudafricanas y brasileñas «pueden en particular provocar reinfecciones en personas que ya han sido contaminadas con Covid-19, así como un riesgo de fuga de la vacuna», subrayó el Ministerio.

«La efectividad de las vacunas es sólo parcial», agregó: «desde la etapa de prueba […] no hubo garantía de inmunidad» para las personas vacunadas. Las vacunas también son «menos efectivas» contra variantes y persisten incertidumbres en cuanto a la protección que ofrecen las dosis contra la transmisión del virus a terceros. Asimismo, las personas vacunadas «son también las que están más expuestas a formas graves y muerte», si la vacuna no funciona o en caso de «reinfección posvacunación».

“Las personas vacunadas pueden desarrollar formas leves, o incluso no ser sintomáticas, y aun así transmitir el virus”, señaló el Ministerio. Cualquier diferenciación sería «prematura»: «no hay justificación para eximir a las personas vacunadas» de las restricciones vigentes, concluyó.

Has leído bien … las personas que han sido vacunadas «son también las que tienen mayor riesgo de padecer formas graves y muerte», si la vacuna no funciona o en caso de «reinfección posvacunación». Y también “Las personas vacunadas aún pueden transmitir el virus”.

Vacunarse presenta peligros, y es el propio ministro quien lo declara … Cabe preguntarse, pues, cuál es la motivación del gobierno para continuar de manera implacable esta campaña mortífera.

El pase de salud que permite a las personas vacunadas ir a todas partes sin restricciones es engañoso y debe detenerse con urgencia. Es aberrante imaginar que tantos jóvenes sanos vayan a vacunarse para poder ir a conciertos o asistir a un evento deportivo y correr así un peligro mayor que si no estuvieran vacunados.

(Fuente: https://trikooba.com/)

No hay comentarios:

Publicar un comentario