miércoles, 12 de mayo de 2021

LA ESTUPIDEZ DE VACUNARSE CONTRA EL COVID (1ª PARTE)



El presente artículo es una continuación del titulado LA CONTUNDENTE EVIDENCIA DE QUE EL SARS-COV-2 FUE CREADO ARTIFICIALMENTE, publicado en el blog en dos partes y que el lector, a quien animo a leerlo primero, puede encontrar aquí y aquí.

La conclusión de aquél artículo fue la siguiente:

Es probable que a finales de 2020, como cada año, surja una epidemia de gripe. Este virus será, convenientemente, considerado un pariente cercano del SARS-CoV-2, quizás con "características extra aterradoras".

Pero no habrá que desesperar porque, para entonces, las autoridades habrán preparado una vacuna. Esa es una de las razones por las que la hidroxicoloroquina fue atacada y prohibida. Si ya existe un tratamiento seguro y eficaz, ¿quién va a aceptar una vacuna apresurada y desconocida? Una vacuna que supuestamente protegerá a las personas contra el COVID-20, pero que en realidad estará diseñada para "cancelar" los cambios beneficiosos inducidos por la cepa mutada del SARS-CoV-2. [...]

Es probable que la vacunación no sea obligatoria. Recordemos que las autoridades son ahora "más amables y gentiles". En lugar de la fuerza bruta, es más probable que las autoridades utilicen el chantaje moral ("¡Vacúnate para proteger a los demás!") combinado con el chantaje social ("¡Sin vacuna = sin trabajo, sin compras, sin viajes, sin socializar!"). Básicamente, usted es libre de elegir entre el pasaporte vacunal o una sentencia de por vida en una celda aislada.


Henos aquí, siete meses después. Como se sospechaba, han aparecido nuevas variantes, las muertes fabricadas por COVID-19 se "acumulan", el pasaporte vacunal ya ha sido adoptado por varios países y se han lanzado campañas de vacunación en todo el mundo.

En teoría, los medicamentos, incluidas las vacunas, se aprueban y se utilizan porque sus beneficios superan con creces sus riesgos. En este sentido, el medicamento ideal presentaría cero riesgos y una eficacia total contra una enfermedad no curada y mortal. Veremos en el presente artículo que la vacuna COVID-19, en particular la de Pfizer, es prácticamente lo contrario del medicamento ideal. Es peligrosa, ineficaz y se dirige a una enfermedad benigna que ya tiene tratamientos eficaces y seguros conocidos.

¿Dónde está la pandemia?

Según la OMS, en octubre de 2020 se calculaba que 750 millones de personas (aproximadamente el 10% de la población mundial) habían sido infectadas por el SARS-CoV-2, y un millón de personas habían muerto por el COVID-19. Estas cifras suponen una tasa de mortalidad por casos (TMC) del 0,13%, que es la típica TMC que presenta la gripe estacional. Cuando se trata adecuadamente, como en Marsella, donde se utiliza un protocolo basado en la hidroxicloroquina y un diagnóstico clínico precoz, la CFR desciende hasta el 0,05%.


En Singapur, donde el uso de la hidroxicloroquina está muy extendido y nunca se impuso un bloqueo nacional, la TMC de COVID-19 es la misma que la de Marsella, un mero 0,05% (29 muertes entre 59.000 casos).

¿Qué tipo de pandemia presenta una tasa de letalidad igual o inferior a la de la gripe estacional?

Muertes reales por COVID

Las cifras anteriores se basan en los datos oficiales publicados por la OMS. Esas cifras, en particular el total de muertes por COVID, están enormemente infladas debido a varios engaños:

1/ Comorbilidad:

El 94% de las personas que murieron por COVID-19 tenían factores de comorbilidad. La mayoría de ellos no tenía uno, sino varios factores de comorbilidad, en particular hipertensión, obesidad, enfermedad pulmonar crónica, diabetes y enfermedad cardiovascular. Por ejemplo, un paciente del Reino Unido que tuviera un cáncer avanzado, insuficiencia renal y diabetes, y que hubiera dado positivo en los 60 días anteriores a su muerte, vería su fallecimiento atribuido automáticamente a COVID-19. En el Reino Unido, al menos el 30% de las muertes atribuidas a COVID-19 se deben en realidad a una comorbilidad.

2/ Falsos positivos:

Muchas muertes se atribuyeron a COVID-19 únicamente sobre la base de una prueba de PCR positiva. En palabras de su inventor, Kary Mullis, premio Nobel de química en 1993:

... [Las pruebas PCR] no pueden en lo absoluto detectar virus infecciosos libres [...] Las pruebas pueden detectar secuencias genéticas de virus, pero no los virus en sí.

La pregunta obvia, por tanto, es: ¿cuántas otras entidades muestran secuencias similares al SARS-CoV-2? Las pruebas de PCR para el SARS-COV-2 se basan en 4 genes: ARN-polimerasa (Rd-Rp), gen S (Orf2), gen E (Orf1ab) y gen N (Orf9a). Los dos primeros genes se encuentran en decenas de cromosomas humanos y los dos últimos en casi 100 microbios diferentes. Cuando se detectan estas secuencias de microbios y cromosomas, se atribuyen erróneamente al SARS-CoV-2.

Lo anterior es una de las razones de los resultados de falsos positivos de las pruebas; la otra está relacionada con el número de ciclos de amplificación de la PCR. Según los CDC de EE.UU., es prácticamente imposible detectar cualquier virus vivo por encima de un umbral de 33 ciclos. Sin embargo, muchos gobiernos realizan 40, 45 e incluso 50 ciclos de amplificación. Por ejemplo, una prueba positiva a 40 ciclos tiene aproximadamente un 43% de posibilidades de dejar de ser positiva, con un umbral de 35, y un 85% de posibilidades con un umbral de 30.

La prueba del antígeno es incluso peor que la prueba de la PCR, ¡dando lugar a un 63% más de falsos positivos! Estas pruebas son tan poco fiables que incluso la OMS desaconseja su uso.


3/ Prohibición de tratamientos eficaces:

En Marsella (Francia), donde se realiza un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado (que incluye hidroxicloroquina combinada con azitromicina), la tasa de mortalidad bruta es del 0,01%. A 400 millas de allí, en París, donde hay un diagnóstico tardío y se aplica la prohibición de esos dos fármacos, la tasa de mortalidad global se dispara hasta el 0,075%. Es decir, un aumento de 7,5 veces.

Al igual que en Marsella, Bielorrusia e Islandia administraron una atención adecuada y/o realizaron un diagnóstico precoz, y se encuentran entre los países con menor número de muertes por COVID-19, con 1.560 (tasa bruta de mortalidad del 0,016%) y 29 (tasa bruta de mortalidad del 0,008%), respectivamente, a mediados de enero de 2021. En la misma línea, en Vietnam, que utiliza la hidroxicloroquina, el diagnóstico precoz y no ha implementado ningún bloqueo nacional, la mortalidad bruta debida al COVID-19 es del 0,000036% (35 muertes entre 96 millones de habitantes).

4/ Transferencia de las víctimas de la gripe:

El hemisferio sur parece haberse saltado la temporada de gripe de invierno de 2020, en la que las muertes por gripe mostraron un descenso del 90% en comparación con los años anteriores. Según los principales medios de comunicación, este descenso de las muertes por gripe se debe a la cuarentena. Sin embargo, si este es el caso, cómo se explica que Francia haya registrado un número sorprendentemente bajo de muertes por gripe durante la temporada de gripe 2019-2020 que terminó antes de que se impusiera la cuarentena el 17 de marzo. De hecho, sólo se registraron 3.680 muertes por gripe durante el invierno de 2019-2020. Esto supone un descenso del 70% de las muertes por gripe en comparación con el promedio de mortalidad de los últimos 10 años.

Otra narrativa que explica esta brusca e inesperada caída de las víctimas de la gripe es que el coronavirus impidió la actividad de otros virus. Pero los virus no tienen dificultades para cohabitar. Por ejemplo, solo en Europa, durante la temporada de gripe 2019-2020, hubo al menos seis cepas de gripe activas: tipo A(H1N1)pdm09, A(H3N2)) A(Desconocida), B/Victoria, B/Yamagata y B/Desconocida; y sabemos que el SARS-CoV-2 estaba en el continente desde al menos el 2 de diciembre de 2019.

En el hemisferio norte, Francia no fue el único país que experimentó la desaparición de su gripe estacional anual. Los Estados Unidos y el Reino Unido, respectivamente, informaron de una asombrosa disminución del 98% y el 90% de las muertes atribuidas a la gripe estacional.

Partiendo de la cifra hiperinflada de la OMS de muertes por COVID, que es de 1,7 millones a partir de enero de 2021, podemos deducir las siguientes cifras:

- Las muertes con falsos positivos, pacientes que ni siquiera tenían COVID, representan, como mínimo, el 33% del número total de muertes atribuidas a COVID-19. Es decir, 700.000 de 1,7 millones.

- Las muertes debidas a comorbilidades representan el 30% del número total de muertes atribuidas a COVID. Son 500.000 de 1,7 millones.

- Alrededor del 90% de las muertes típicas por gripe se trasladaron al recuento de COVID. Eso supone 300.000 muertes de un total de 1,7 millones.


Dependiendo de los solapamientos entre esos tres tipos de muertes distintas al COVID, el número real de muertes COVID-19 puede estimarse entre 300.000 y 1,1 millones.

Este intervalo ni siquiera tiene en cuenta la reducción de 7 veces en la mortalidad relacionada con el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado. Si se tiene en cuenta este parámetro, la mortalidad total debida al COVID-19 con un diagnóstico precoz y una atención adecuada se reduciría a entre 40.000 y 140.000 víctimas en todo el mundo. Nótese que las estimaciones anteriores son muy conservadoras. Por lo tanto, nos queda la duda de si el SARS-CoV-2 realmente causó directamente un número significativo de muertes.

¿Qué tipo de pandemia induce muchas menos muertes totales que la gripe estacional?

Mortalidad en exceso


El exceso de mortalidad incluye las muertes atribuidas a COVID-19 junto con las numerosas muertes debidas a los cierres/confinamientos. Como veremos, es probable que los cierres indujeran muchas más muertes que COVID-19.

1/ Retraso en los tratamientos y el diagnóstico

Sólo un tercio del exceso de muertes observado en los centros de asistencia y las residencias privadas de Inglaterra y Gales puede explicarse por el COVID-19, los dos tercios restantes se deben a ciudadanos de edad avanzada a los que se les negó la atención primaria y "que bien podrían haber vivido más tiempo si hubieran conseguido llegar al hospital". Este problema es especialmente cierto en el caso de los pacientes con cáncer. En el Reino Unido, la denegación del diagnóstico y el tratamiento médico del cáncer puede provocar 18.000 muertes más de pacientes con cáncer.

2/ Afecciones psiquiátricas

En diciembre de 2020 se publicó un metaanálisis sobre la salud mental de la población general. Como era de esperar, la "pandemia" agravó significativamente esta situación:

Tasas relativamente altas de síntomas de ansiedad (del 6,33% al 50,9%), depresión (del 14,6% al 48,3%), trastorno de estrés postraumático (del 7% al 53,8%), malestar psicológico (del 34,43% al 38%) y estrés (del 8,1% al 81 9%) en la población general durante la pandemia de COVID-19 en China, España, Italia, Irán, Estados Unidos, Turquía, Nepal y Dinamarca [...] La pandemia de COVID-19 está asociada a niveles muy significativos de malestar psicológico que, en muchos casos, alcanzarían el umbral de relevancia clínica.

Hay que tener en cuenta que la esperanza de vida de las personas que padecen enfermedades mentales es unos ocho años menor que la de la población general.

3/ Suicidio

Las cifras definitivas sobre las muertes en 2020 aún no se han recopilado. Sin embargo, la tendencia ya es clara. Según algunos estudios, el suicidio aumentó en un 145%. Lógicamente, las tendencias suicidas aumentaron junto con los suicidios reales; por ejemplo, en la India se registró un aumento del 67,7% en los informes sobre comportamientos suicidas durante el encierro. Asimismo, en China se ha observado la aparición de pensamientos suicidas muy frecuentes, mientras que en Canadá se prevé un aumento del 500% de los suicidios.

4/ Alcoholismo y drogadicción

El abuso del alcohol aumentó considerablemente durante la "pandemia". En el Reino Unido, se produjo un aumento del 500% en las llamadas a la línea de ayuda del British Liver Trust desde que comenzó el bloqueo en marzo. Del mismo modo, Alcohol Change registró un aumento del 242% en las visitas a sus páginas de asesoramiento y apoyo en su sitio web durante el bloqueo. Las encuestas sobre el consumo de alcohol son similares, ya que el 21% de los encuestados declararon haber bebido más a menudo durante el cierre. Los bebedores empedernidos fueron los más afectados, ya que el 38% de los que solían beber en exceso antes del cierre afirmaron haber bebido aún más durante el mismo. En EE.UU., se registró un aumento del 54% en las ventas nacionales de alcohol en la semana que terminó el 21 de marzo de 2020, en comparación con el año anterior.

Del mismo modo, las sobredosis de drogas aumentaron fuertemente en 2020. Por ejemplo, en Estados Unidos, las sobredosis mataron a la asombrosa cifra de 81.000 personas, lo que supone un aumento del 38% de las sobredosis mortales en comparación con 2019.

5/ La pobreza

Según el Banco Mundial, la "pandemia" podría arrojar a unos 100 millones de personas más a la pobreza extrema. La diferencia en la esperanza de vida entre un individuo en extrema pobreza y uno rico es de al menos 20 años. Obsérvese que la mayoría de las muertes inducidas por el aumento de la pobreza extrema no se producirán inmediatamente, sino en los años, si no es que décadas, siguientes a esta crisis económica mundial fabricada.

A pesar del número de muertes debidas a los bloqueos y sus consecuencias más que a la COVID-19, muchos países ni siquiera vieron un aumento del exceso de mortalidad durante la llamada pandemia. Es el caso de Alemania, donde se utilizó hidroxicloroquina y se hizo un gran diagnóstico precoz. Mejor aún, Islandia, que aplicó uno de los enfoques de diagnóstico precoz más eficaces del mundo, muestra una tasa de mortalidad en 2020 inferior a su media de mortalidad anual. Pero la corona se la lleva China, donde se consumieron unas 55 toneladas de hidroxicloroquina en 2020 y donde no se aplicó ningún bloqueo nacional: como resultado, China experimentó prácticamente cero muertes por COVID desde abril de 2020.

Muertes diarias por Covid en China (hacer click sobre la imagen para ampliar)

Incluso Francia, que prohibió la hidroxicloroquina y la azitromicina y aplicó encierros y toques de queda prolongados, experimentó una tasa de mortalidad durante la primavera de 2020 inferior a la de la temporada de gripe de 2017 y, desde el 1 de mayo de 2020, no se ha notado ningún aumento de la mortalidad.

¿Qué tipo de pandemia no provoca un marcado exceso de mortalidad?

Esperanza de vida

En Francia, incluso antes de dar positivo al virus, el 80% de las supuestas víctimas de COVID-19 tenían una esperanza de vida inferior a un año debido a las comorbilidades y a la edad avanzada. En general, las víctimas del COVID-19 tenían una esperanza de vida de apenas 3 años y el 82% de las víctimas tenía más de 70 años. La edad media de una muerte por COVID-19 es de 82 años, es decir, unos meses menos que la esperanza de vida general.

En varios países, la edad media de las muertes atribuidas al COVID-19 es incluso superior a la esperanza de vida. Por ejemplo, en el Reino Unido, la edad media de las muertes por COVID-19 es de 82,6 años, mientras que la esperanza de vida media es de 81,2 años. En Suecia, la edad media de los presuntos fallecidos por COVID-19 es de 84 años, dos años más que la edad media de fallecimiento, que es de 82 años.

Como resultado de la edad tan avanzada de las personas que supuestamente murieron por COVID-19, muchos países no experimentaron ningún descenso en la esperanza de vida. Este es el caso de China, que registró 4.600 muertes atribuidas al COVID-19 de una población de 1.400 millones, o de Islandia y sus 19 víctimas del COVID de entre 400.000 ciudadanos islandeses.

Incluso en Francia, donde se dejó morir a muchos ciudadanos de edad avanzada en residencias de ancianos, donde se aplicaron drásticos cierres, donde se retrasó el diagnóstico y la atención de enfermedades graves y se prohibieron los medicamentos eficaces contra el COVID-19 y en su lugar se administraron fármacos tóxicos como el Rivotril o el Remdesivir, la esperanza de vida sólo disminuyó 5 meses.

¿Qué tipo de pandemia no disminuye notablemente la esperanza de vida?

En resumen, la víctima típica del COVID-19 es un individuo de unos 80 años que vive en una residencia de ancianos y tiene varias comorbilidades. Normalmente, esta persona muere por la desesperación del aislamiento social y el retraso en el diagnóstico y tratamiento de sus graves comorbilidades. En muchos casos, el paciente ni siquiera tenía COVID-19. Sin embargo, el COVID-19 lo mató, no directamente, sino a través del aislamiento y la negación de atención inducidos por la histeria de una pandemia bien orquestada.

Recapitulando, estamos viviendo una "pandemia" bastante peculiar que presenta una tasa de letalidad inferior a la de la gripe estacional, mata menos que las enfermedades infecciosas habituales, no desencadenó un marcado exceso de mortalidad y no redujo realmente la esperanza de vida.

Tratamiento existente


El COVID-19 no sólo es una enfermedad benigna, sino que puede curarse con numerosos tratamientos que son seguros, eficaces y baratos: artemisia, dosis altas de vitamina C, vitamina D, cobre, zinc, doxiciclina, fluvoxamina, bromexina, colchicina, ivermectina, azitromicina y, por supuesto, hidroxicloroquina. Además, la combinación de algunos de esos fármacos reveló sinergias beneficiosas, en particular un cóctel de hidroxicloroquina + azitromicina + zinc. Obsérvese también que la eficacia de los fármacos mencionados se publicó en revistas especializadas hace meses.

Un ejemplo es la hidroxicloroquina (HCQ) cuya eficacia contra la COVID-19 ha sido probada en no menos de 195 artículos publicados. La conclusión del metaanálisis estadístico de esos trabajos no puede ser más clara: La HCQ es eficaz contra la COVID-19. La probabilidad de que un tratamiento ineficaz genere resultados tan positivos como los 195 estudios realizados hasta la fecha se estima en 1 entre 1 cuatrillón (p = 0,0000000000000009).


Otra forma de comprobar la eficacia de la HCQ es simplemente comprobar si los trabajos de investigación recibieron financiación de Gilead, la empresa estadounidense-israelí, cargada de conflictos de intereses, que produce el ahora infame Redemsivir.

Cuando hay conflictos de intereses con Gilead, el 73% de los artículos afirman que la HCQ no funciona, si no hay conflicto de intereses, el 83% de los artículos concluyen que la HCQ sí funciona. Es así de simple.

Cloroquina y mortalidad por Covid-19

A pesar de su eficacia repetidamente probada, la HCQ ha sido prohibida en varios países occidentales. Por el contrario, bastó un artículo falso (desacreditado poco después) para que los estados compraran y administraran miles de millones de dólares del tóxico e ineficaz Redemsivir.

La razón de la supresión de los tratamientos conocidos es al menos doble:

- social: la negación del tratamiento para aumentar deliberadamente las muertes y, por tanto, el miedo en la población, lo que lleva a la reticente aceptación de las vacunas.

- legal: la aprobación acelerada por parte de la FDA de un nuevo fármaco sólo es posible cuando la enfermedad en cuestión "no tiene cura". La supresión de las curas conocidas permitió que la vacuna de Pfizer pasara por un proceso de emergencia de la FDA que sólo requirió dos meses de pruebas limitadas y un escaso informe del ensayo, mientras que la aprobación adecuada de la FDA requiere unos 12 años de ensayos exhaustivos y una solicitud de nuevo medicamento de más de 100.000 páginas.

Recapitulando, la COVID-19 es una enfermedad benigna con numerosos tratamientos seguros y eficaces. En este contexto, lo lógico sería aumentar el diagnóstico clínico precoz y difundir y mejorar las estrategias terapéuticas existentes. Eso no es lo que decidieron las élites, especialmente en el mundo occidental. En su lugar, prohibieron los tratamientos eficaces y, entre todo tipo de vacunas dudosas, impusieron la peor, la "vacuna" de ARN de Pfizer, sobre la que centraremos la segunda entrega de este artículo.

Pierre Lescaudron
(Fuente: https://es.sott.net/)

1 comentario:

  1. Muy buenas!! Parece mentira que el autor, al hablar de tratamientos, no mencione el dióxido de cloro.

    Solo como mínimo ejemplo: https://madridmarket.es/pedro-chavez-presidente-de-la-comusav-mecxico-el-doctor-manuel-aparicio-tiene-mas-de-100-000-pacientes-en-protocolo-preventivo-con-dioxido-de-cloro-y-nadie-se-ha-enfermado/

    Salud y esperanza!!!

    ResponderEliminar