lunes, 10 de mayo de 2021

CUANDO EL KARMA HACE DE LAS SUYAS



El Doctor Thomas Lee Flanigan, cirujano plástico de Ohio, fue en vida lo que por aquí solemos llamar "un cachondo". Le gustaba burlarse de los antivacunas y de los conspiracionistas, y lo hizo con gracia innegable. Cuando el 6 de enero fue inoculado con la primera dosis de la "vacuna" de Moderna subió a sus redes sociales su foto con la cartilla de vacunación en sus manos y el comentario: "Lo hice por el jugo de naranja gratis. Estoy bastante seguro de que la aguja era como de un pie de largo. La buena noticia es que no sentí el microchip entrar, pero ahora puedo escuchar las emisoras de radio locales".


El 3 de febrero publicaba "Segunda dosis. El microchip está trabajando bien. Mi mente está lentamente siendo tomada por la mente colmena. Estamos bien. La resistencia es inútil".


El 27 de abril murió súbitamente, dejando esposa y tres hijos. Tenía 48 años de edad, y gozaba, además de un envidiable sentido del humor, de buena salud. Era querido por sus pacientes, uno de los cuales lo definió como "un médico inteligente, divertido, compasivo y afectuoso". Tuvo como broma final la ocurrencia de dejar escrita su esquela. Pero fue el destino, implacable una vez más, el que convirtió su gesto en actualidad.

La resistencia no es inútil. Es legítima defensa contra una operación de genocidio planificada tan maquiavélicamente que muchos se resisten a creer en ella porque desborda lo que su imaginación está dispuesta a admitir.


Lee Flanigan se burló hasta el último momento de los que luchamos por salvar vidas. Nos han excluído trazando un círculo del que se rodean los que se consideran respaldados por la ciencia -en realidad, por el cientificismo, que no es lo mismo-, la industria farmacéutica y la "filantropía" de los gobiernos. Un círculo trazado adrede para dejarnos fuera. El que los "negacionistas" hemos trazado -de mucho mayor diámetro- no deja fuera a nadie. Estamos dando un aviso a TODA LA HUMANIDAD. Y frente a la mala baba de quienes nos desean "Ojalá te contagies", recreándose en el daño que podamos sufrir, aún no he escuchado a ningún "negacionista" decir "Ojalá la vacuna te enferme". No andamos deseándole a nadie que ninguno de los muchos efectos previsibles de la inyección experimental -incluida la muerte- se cebe con él.


Descansa en paz Thomas Lee Flanigan. Ojalá hubieras escuchado a quienes te querían vivo y con salud.

(posesodegerasa)

8 comentarios:

  1. Toda la razón Poseso.
    Lo habitual es q el mundo covidiano desee al "negacionismo": "ojalá se contagien, y otros similares, siempre negativos hacia los q niegan la farsa q, por contra, ninguno de ellos desean mueran o enfermen tras la vacuna, más bien, han intentado por todos los medios q dediquen tiempo a informarse antes de inocularse.
    El caso más reconocido el de Miguel Bosé, expuesto más allá de lo exigible con el único objetivo de advertir al personal adoctrinado, recibiendo a cambio la burla más cruel, ridiculizado y tachado de loco.

    Por tanto, parece q responde a un perfil determinado de ser humano el q defiende una u otra causa, más allá de una "pandemia" puntual.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Este domingo saliendo de misa una mujer que conozco pregunto a mis padres que si se habían vacunado en el pueblo y mis padres gracias a Dios no estaban vacunados la respondieron. Luego después de charlar ella más que su marido dijeron que ellos sí estaban vacunados. Yo que no suelo ver la TV. Me dice esta mujer que yo la puedo contagiar. Contagiar de que??? De salud yo tengo salud. Y ella se metió un virus que está en su sangre. Ella es la que puede enfermar y contagiar. La TV come el cerebro a tanta gente que ya las mentiras se notan a una legua. Que absurdo si la TV dice eso se contradice, porque si la "vacuna" (que no es vacuna sino que es terapia génica o transgenesis inversa) inmuniza 95% como dice la TV ella de que teme si está inmunizada supuestamente??? Si esta protegida por miedo de que tiene miedo ahora??? La TV en especial las telenoticias no paran de meter miedo y miedo a la gente y así en una espiral de miedo nadie sabe pensar por si mismos.
    A un primo mío que no me quería escuchar le dije el que tenga miedo que se vacune yo no tengo miedo, de algo se ha de morir. Porque el que cierra sus oídos al que le va a ayudar es mejor no perder el tiempo con esas personas.

    ResponderEliminar
  3. "un médico inteligente, divertido, compasivo y afectuoso", eso no quita para ser un gilipollas más, no le deseo nada malo a nadie pero como dice el comentario de arriba, no sirve de nada intentar dar datos o decir lo que uno piensa si eso se sale del relato establecido, ya sabemos todos que los que escriben los relatos son los dueños de todo, incluso del "contra-relato", tengamos eso en cuenta también, porque para ellos los gilipollas somos nosotros...

    ResponderEliminar
  4. Son pocas las personas públicas las que se atreven a dar la cara como Miguel Bosé, tal vez por miedo a las consecuencias o por ignorancia, pero me niego a creer que no haya más personas de relevancia pública que no tengan el mismo pensamiento que el de los mal llamados negacionistas. Si ésta gente diera la cara, a lo mejor todo seria diferente porque ellos son los que forman el revuelo y los que llegan a los que como digo yo, a los atontaos. Un ciudadano normal nunca va a convencer ni le va a hacer abrir los ojos a nadie; seguro. Todavía no he escuchado a nadie decir que ha hecho cambiar de opinión a otra persona. Es lamentable pero es la realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón y mira que lo he intentado, incluso con familiares, algunos incluso me decían que si y llevan ya la segunda dosis, cuando me atreví a recriminarlo unos me dijeron por miedo a perder a los padres, otros por esto o lo otro, chorradas, uno incluso me dijo que con su vida hacia lo que le daba la gana, en fin, conclusión, yo se lo que tengo que hacer y cada uno haga lo que en conciencia crea, eso si, el miedo es libre y contra eso nosotros poco podemos hacer, no se si incluso si salieran famosos como bien dices a estos atontaos les podrían hacer cambiar de opinión, mira, hace meses que son temas que ya no toco, no vale la pena la verdad, me he llevado broncas y malos momentos para nada, ellos no me van hacer cambiar a mi y me he dado cuenta que yo a ellos tampoco. Hay que reconocer una cosa, ellos son todos, casi, nosotros muy pocos, ¿Quién tiene la razón? Ha sido un plan perfecto y muy bien elaborado, tienen siglos de ventaja sobre el ganado.

      Eliminar
    2. Agradezco muy sinceramente tu comentario porque es un reflejo de lo que me ha ocurrido a mi, también hace tiempo que no toco éstos temas con nadie ( a no ser que vea por donde va) porque solo me traen problemas. La gente por muy allegados que sean tienen que darse cuenta por si misma; sino, es imposible. Saludos

      Eliminar
  5. El destino sigue haciendo gala de un humor negro de lo más peculiar: la vacuna se ha llevado al otro barrio, justo una semana después de recibir la inyección letal de Johnson & Johnson, a Ronald Babb, quien se burlaba de los escépticos escribiendo en su Facebook el día de la inoculación: "Estamos esperando transformarnos en robots. LOL". En vez de robot se ha convertido en fiambre, y no podrá decirle a Pedro Botero que ha sido por falta de aviso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento ésta noticia, pero también tengo que decir como decimos aquí que el que la busca la encuentra y él la buscó.

      Eliminar