miércoles, 7 de abril de 2021

YA NO ERES UNA PERSONA, SINO UN PRESUNTO FOCO DE CONTAGIO



La vida en democracia siempre fue garantía de protección de derechos y libertades fundamentales. Digo "siempre fue" porque hoy esa garantía cede ante el contexto actual de una histeria colectiva sin precedentes, causada, promovida y sostenida en el tiempo con una auténtica labor de ingeniería social en torno a la existencia de un "supuesto" virus denominado Sars-Cov-2, supuesto causante de la enfermedad "Covid-19".

Sorprende que en casos como la tuberculosis, que año a año mata en el planeta a más personas que las que dicen que mata este "supuesto" virus, no se tomaran medidas similares. Sorprende también el discurso monolítico que se descubre en radios y televisiones y el ostracismo al que se condena a todo profesional, científico o sanitario que ose discutir los preceptos de la "nueva religión covidiana".

Cuando la biología moderna descubre que la muerte natural es fruto de la concurrencia múltiples factores, aparece una "propaganda" que provoca la histeria colectiva de la población. Si la salud siempre vino por las mejores condiciones de higiene, buena alimentación, deporte y vida sana, hoy se inocula el "factor bélico" en la población para que se proteja de un "poderoso enemigo". Nunca un virus por sí mató sino en contextos de "comorbilidad". Un cuerpo sano no teme a un virus. Sin embargo, el lugar de transmitir pautas para evitar toda situación de histeria colectiva, los medios de comunicación tiran "bombas diarias" para atemorizar a la población. Son criminales informativos.

Uno de los aspectos más nocivos de esta estrategia intencionalmente programada es considerar que una persona que opta por no llevar mascarilla es una amenaza social. Cuidado con esto, porque si se alimenta la bestia que todos llevamos dentro, la reacción irracional puede llevar a algunos individuos, los más histéricos, a agredir o atacar a quienes "amenazan" las medidas establecidas y el buen hacer de quienes son considerados por los tiranos que nos gobiernan de "responsables" de la salud de los demás.

Nunca se dudó acerca de las personas que transitan por la calle. Han inoculado un "veneno social corrosivo" que lleva a imaginar al prójimo "irresponsable" como una gran amenaza. Todo ello sin probar nada más allá de fantasmas creados. Goya afirmó que "el sueño de la razón produce monstruos". Imagina si la razón es postergada. Los monstruos serán auténticas pesadillas que provocarán la destrucción de la vida social.

La libertad, la ciencia y la verdad son las grandes víctimas de este auténtico despropósito. La creación del "enfermo asintomático" solo es una herramienta para destruir la vida social, para evitar el encuentro, para acabar con cualquier conato de convocar manifestaciones, para acabar con la libertad individual, ¿cómo no ven esto la mayoría de españoles? No lo ven porque son víctimas de una campaña corrosiva que alimenta los más bajos instintos humanos. Si la gente no se informa, la convivencia social se verá amenazada por "el crimen informativo".

(Fuente: Pecaro 1)

1 comentario:

  1. La gente ya está pasando de ser ignorante a ser cómplice. La ignorancia no es excusa, hay que espabilar.

    ResponderEliminar