martes, 20 de abril de 2021

MAL PAGA EL DIABLO A QUIEN LE SIRVE (II)



Hace años los buenos médicos, aquellos con enorme experiencia, humanidad, de hablar sereno, los que no usaban el miedo como instrumento, tenían un dicho: "la clínica es soberana". Venía a decir que no es un laboratorio, no son los análisis, la historia clínica o los resultados de los test lo que deciden un diagnóstico, sino que es el médico, luego de revisar clínicamente al paciente, tomando los análisis solo como parámetro más. El Dr. Escardó dejaba los análisis sobre la mesa, tras darle un rápido vistazo, luego revisaba al niño, en silencio absoluto, buscando indicios, a veces se tomaba media hora, o más. Luego daba su certero diagnóstico. Era el mismo que le decía a las madres fóbicas:

- Lleve a su hijo a la plaza, al sol.

- Pero allí esta lleno de virus y gérmenes! Gritaba la obsesa.

- Por eso mismo, señora, es que debe llevarlo.


Cuando se impuso la dictadura sanitarista global en 2020 muchos malos médicos pensaron que ahora, por fín, tendrian todo el poder.

La clínica desapareció, los pocos médicos que se resistieron fueron expulsados de los hospitales, o incluso, en Alemania y Reino Unido, perseguidos y encarcelados.

Un test PCR reemplazó al análisis clínico, o sea, al ejercicio de la medicina. Si el test dice que estás enfermo, lo estás, aunque nunca te hayas sentido tan bien. "Enfermo Asintomático".

Le puedes explicar durante horas enteras a la masa humana que el Test PCR no es un instrumento de diagnóstico. ¿Quien lo dice? Su creador, el Premio Nobel Kary Mullis. Pero así como la resistencia de una cadena es la misma que el más débil se sus eslabones, el nivel de inteligencia de la Masa es el mismo del más tonto de sus miembros.

Hay un problema que los malos médicos comienzan a ver, si con un test reemplaza un diagnóstico, si un zoom sustituye el trabajo clínico, los médicos son obsoletos, reemplazables.

No los quiero alarmar, médicos complices, bueno en realidad si, ya estan desarrollando sistemas de Inteligencia Artificial donde una pequeña máquina conectada a un sistema informático y a una super central de diagnóstico, te pincha el dedo, toma una muestra de sangre, y en 20 segundos te dice qué tienes y qué debes hacer. O más simple, te escanea los ojos y te manda a la cama, al trabajo, o a un campo de concentración sanitario, al estilo Formosa.

¿Les aumentaron el sueldo, sanitarios? No, verdad. Al contrario. Lenin llamaba a la gente como ustedes "tontos útiles". Son solo la escalera que usa la elite para adueñarse del poder absoluto. Lo primero que hace alguien al llegar al poder es tirar la escalera que lo llevó a él.

Es lo que Perón hizo en 1974 con los montoneros, lo que Abraham Lincoln quiso hacer con los abolicionistas (en su caso no pudo por la reacción del sur), Hitler con las SA, Fidel Castro con sus lugartenientes, Jack Kennedy con las cinco familias norteamericanas de la Cosa Nostra, Stalin con todos sus socios, Juan Pablo I con la Cosa Nostra original.

Es natural hacerlo, sino el líder esta condenado a ser un pelele de quienes lo elevaron. Ya sé en quien están pensando.

Médicos de la mentira, despierten, no son socios de la Dictadura Sanitarista Global, no compartirán el dinero y la gloria, son solo un intrumento cada día más descartable.

Y ni hablar de los periodistas del terror, los agitadores de la guerra psicológica (pero los periodistas, creo, saben que son estiercol en el zapato, y solo apuntan a pagar las cuentas del mes, sin hacerse ilusiones).


Horacio Rivara

5 comentarios:

  1. Pero los pusieron en el candelabro, perdón candelero, a hacer performances y recibir palmadas; han quedado claramente expuestos.
    ¿Ya tienen explicación si los efectos a medio y largo plazo, que lógicamente no figuran en el vademécum que han leído, no son buenos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te dirán y de hecho ya lo dicen, ellos siguen los protocolos que les dan, si no los siguen y pasa alguna cosa quedan totalmente al descubierto, nadie los ampara.

      La "medicina" se ha convertido en un engranaje automático, donde ya no tiene cabida ni la anamnesis clínica ni el ojo clínico que tenia antes el médico.

      Eliminar
    2. Los protocolos traspasan la responsabilidad, pero las burbujas explotan.

      Eliminar
  2. Solo una acotación. No estuve en los demás escenarios. Pero si estuve en 1974. Joven y revolucionario estaba a favor de la "izquierda" peronista: Juan perón echó de la Plaza de Mayo a todos los que representabamos a ese sector y lo vivimos con gran desazón. Entonces no comprendía que el verdadero peronismo no es de izquierdas. Lo entendí muchos años después y por fin llegué a la conclusión de que todos los que se declararon "peronistas" en Argentina luego de la muerte de Peron fueron unos farsantes. Incluyendo los okupas que gobiernan hoy.

    ResponderEliminar
  3. Vivimos en un mundo de fantasía. Solo hay que mirar hacia otro lado y hacer como que no ves nada, que no pasa nada; todo está bien, todo funciona bien. La gente no para de quejarse de lo mala que está la cosa. Pero en cambio no puedes hablar de nada. Por desgracia hay muy poca gente que se preocupe de buscar información( bien por desinterés o por adoctrinamiento) que no sea la del bueno y santo gobierno.

    ResponderEliminar