viernes, 30 de abril de 2021

ENFERMERA DENUNCIA LOS MORTALES PROTOCOLOS COVID: "LES GRABÉ ASESINANDO PACIENTES"




Erin Maria Olzewski, la enfermera denunciante que apareció en los titulares el año pasado al documentar «fraude, negligencia y codicia» que «llevaron a muertes innecesarias» durante el pico de la pandemia de COVID-19, se sentó recientemente con LifeSiteNews durante la Conferencia de Salud y Libertad para compartir su experiencia y reflexiones.

Los hallazgos de Olzewski salieron a la luz por primera vez en un video viral de junio titulado «Perspectivas sobre la pandemia: la enfermera (encubierta) del epicentro».

Olzewski, de Tampa, Florida, explicó cómo se ofreció voluntaria para trabajar temporalmente como enfermera de viajes en la ciudad de Nueva York y le dijo a LiFesite que “no estábamos viendo una gran afluencia de pacientes COVID”en Florida.

Siendo también una veterana de combate del Ejército que sirvió en Irak de 2003 a 2004, Olzewski mencionó cómo decidió ingresar a otro tipo de «zona de guerra de primera línea», sirviendo a los más necesitados en el «epicentro» de la pandemia.

A su llegada, se sorprendió cuando descubrió que «se quedó sentada durante tres días sin nada que hacer» y se enteró de que otras enfermeras habían estado «sentadas durante 21 días o un mes entero recibiendo $ 10,000 por semana», sin ninguna asignación. «Si necesitaban tanto enfermeras, ¿por qué me traen aquí si hay enfermeras sentadas?» se preguntó, describiendo esto como su primera “bandera roja” de que la realidad de la situación en Nueva York no era la que se informaba en los medios de comunicación.

Y, “suerte la mía”, dijo con una sonrisa y un toque de sarcasmo, “me asignaron al Hospital Elmhurst [en Queens] que terminó siendo ‘el epicentro del epicentro’” de las muertes reportadas por COVID-19.

“El primer día [en Elmhurst] me sorprendió. Era algo que nunca había visto antes”, dijo. “Los pacientes estaban solos en las habitaciones con ventiladores sin que ninguna familia pudiera entrar [para defenderlos].La gente estaba muriendo por negligencia grave, negligencia médica y mala gestión”.

“Para mí, eso fue realmente difícil de tragar. Todo tenía sentido para mí en ese momento de por qué hubo tantas muertes en Nueva York ”, dijo.

Después de un buen llanto en su habitación de hotel, finalmente se puso en contacto con un abogado en Nueva York, consiguió una cámara de vídeo y comenzó a documentar lo que vio en el hospital.

“Los grabé asesinando pacientes. Presencié un total y absoluto desprecio por la vida humana ”, dijo.

Según el video, Olzewski reveló cómo los pacientes que dieron negativo en repetidas ocasiones a COVID-19 estaban siendo clasificados como «confirmados por COVID» en sus gráficos, lo que provocó una mayor afluencia de pagos del gobierno.

Olzewski contrastó los tratamientos que le habían brindado en Florida con lo que estaba sucediendo en Nueva York: «[En Florida] tratamos a nuestros pacientes con hidroxicloroquina, zinc … los enviamos a casa y estaban bien». En Nueva York, “estaban prohibiendo tratamientos alternativos como la hidroxicloroquina. Lo único que podían hacer era poner a la gente en ventiladores«.



En ese momento, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) proporcionó lo que algunos llamaron «incentivos perversos», instituidos por la financiación de ayuda COVID-19 del gobierno, que otorgaba una compensación significativamente mayor a los hospitales en caso de que los pacientes fueran clasificados como positivos para COVID-19 ($ 13,000) o si se les ponía un ventilador ($ 39,000).

Olzewski indicó que estos incentivos determinaron dramáticamente lo que estaba sucediendo en Elmhurst. «Ya sabes, $ 13,000 para admitir pacientes [clasificados COVID-19] ¡hizo que los catalogaran a todos!».

Además, alegó que con el incentivo de $ 39,000, el hospital colocaría a los pacientes ingresados «en un ventilador que sabían que los mataría». Aún más criminal fue que «en algunos casos» hubo un incentivo de $ 10,000 por cada muerte». Con las familias expulsadas y sin poder monitorear, fue «la tormenta perfecta, y la gente se aprovechó de ella».

Reflexionando sobre los encierros del año pasado, aún vigentes en algunos lugares, dijo que siempre han sido “completamente innecesarios. La gente se quedó en casa y se enfermó aún más, por lo que causó aún más muertes».

La mayoría de los estados buscó justificar sus bloqueos sobre las manipuladas estadísticas provenientes de Nueva York. Olzewski se mostró muy crítica con la injusticia de «quitarle las libertades a las personas basándose en cifras … que ahora sabemos que son mentira». Gran parte de estas altas tasas de mortalidad, dijo, provienen del Gobernador Andrew Cuomo, que lleva a estos pacientes [COVID-19] a hogares de ancianos” propagando la infección entre los miembros de la población más vulnerable.

Las muertes en hogares de ancianos del estado de Nueva York para el período superaron las 15,000, y luego del encubrimiento de estas cifras por parte de Cuomo, ha habido muchos pedidos de su renuncia incluso de miembros de su propio partido demócrata.

«Pero los bloqueos están causando mucho más daño» que el virus, dijo Olzewski. Estos incluyen “problemas emocionales, depresión, suicidio, simplemente la mala salud de todos los que viven en el miedo mismo. Simplemente no es forma de vivir. No es estadounidense quitar las libertades basándose en una narrativa falsa».

En cuanto a los consejos, enfatizó la necesidad de enfocarse en la salud utilizando métodos naturales. “Nadie se centra en la salud preventiva y en lo que puede hacer. La quercetina es una alternativa natural a la hidroxicloroquina, puede obtenerla sin receta médica, tomarla con zinc, vitamina C, salir al aire libre y hacer buen ejercicio. Ponte saludable y bebe agua”, dijo.

«Sé valiente. Sea valiente. Y sal de tu zona de confort. Si ve algo, diga algo y piense en las generaciones futuras. Si no peleas en este momento, ¿quién lo hará? ¿Quién va a pelear? Para mí, [el incentivo] son mis hijos … Son nuestras generaciones futuras. Y ahora es el momento de dar un paso adelante y cambiar el mundo. No podemos permitir que nos roben [nuestra libertad] ”, concluyó Olzewski.

(Fuente: https://www.lifesitenews.com/; visto en https://trikooba.com/)

2 comentarios:

  1. Tengo una mascota, el otro día fui a comprar su saco de pienso a una tienda especializada en mascotas, lo explico así porque puede que me lean personas infantilizadas por esta sociedad de lo políticamente correcto donde se acepta definiciones como "ellos, ellas y elles", y nadie por lo visto pone el grito en el cielo, sigo con el relato, veo para mi asombro pienso de comida "vegana" para perros, como tengo "confi" con la vendedora me explayo y le digo, ¿Cuándo un perro decide convertirse en vegano? ella de broma me dice, ¿Cuándo decide ir a la peluquería para hacerles tirabuzones?, los dos nos reímos de los idiotas que deciden todo este tipo de chorradas que nos meten como normalidad, pero eso de la normalidad es relativa ya que dejamos sin darnos cuenta de todo ello como deciden toda clase de leyes y normas absurdas donde esta sociedad infantilizada y ofendidita clama derechos incluso hasta rozar lo ridículo, perro comiendo lechuga, ¿porqué no tienes de mascota un hámster, idiota?. Imagino que les falta cultura básica, vamos, como los que hicimos EGB, el perro entronca con el lobo, si un día un idiota de estos se van al norte de España y en una ruta senderista se cruzan con un lobo, espero que le de tiempo a rezar para que sea vegano, o en un safari fotográfico en Tanzania se le ocurre bajar del todo terreno para acercarse al habitat del león, este sea vegano, por su bien, como dije el otro día, la vacuna es la consecuencia inevitable de nuestro destino. Otro día si se me permite hablaré de donde viene una sociedad infantilizada importada de la universidad americana con un relato ficticio pero no por ello carente de la realidad actual. El ejemplo de todo lo que nos pasa es que nadie tiene un solo atisbo de duda de como es posible que en países donde tienen "éxito" en vacunar a su población surgen "cepas" y nadie sospecha de la casualidad, siguen en la cola en los centros de "salud" y aplauden cuando salen inyectados, eso de centro de salud tiene su gracia es como decir "inteligencia militar"... es lo que tenemos compañeros y con estos tipos, tipas y tepes tenemos que viajar en el camino de la vida. Y cuidado, alguna Charo subvencionada me puede decir machirulo, machista, fascista, de derechas por cuestionar las diferentes "sexualidades" que han surgido de golpe, como esporas, hecho de menos cuando solo éramos un hombre y una mujer en el planeta. Debo de ser troglodita. Estamos perdidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante su narración y demás pensamientos.

      Espero el relato ficticio.

      Desde luego que estamos perdidos, cada día se comprueba.

      Fdo.: Otra troglodita.

      Eliminar