viernes, 26 de marzo de 2021

POR QUÉ NO USO CUBREBOCAS



No es ningún acto de rebeldía, ni para hacerte enojar, ni para molestar a los demás, no.

No lo uso porque nuestro tipo de respiración es aeróbica y ello implica captar el suficiente oxígeno por la nariz en cada inhalación del aire atmosférico y después expulsar el dióxido de carbono (CO2), el vapor de agua y el humo (por la combustión orgánica) al exhalar (para sacar) esos productos residuales, es decir, esos productos de desecho que no deben volver al cuerpo (por tanto, a las células).

Porque estar CÍCLICAMENTE respirando el aire ya exhalado (rico en dióxido de carbono), solo puede ir generando, poco a poco, HIPOXIA (que es falta de oxígeno) en TODAS LAS CÉLULAS del cuerpo. Lo que con toda seguridad causará un serio daño a la salud a largo plazo.

En química se enseña que en toda combustión, el comburente se transforma en dióxido de carbono (CO2), cenizas y, una pequeña parte de monóxido de carbono (CO), éste último es muy tóxico. Pero, de "poquito en poquito" con tiempo prolongado será muy perjudicial, estar respirando eso mismo que sale en cada una de las exhalaciones, ya sea por la nariz, o por la boca.

La medicina forense ha comprobado que si el monóxido de carbono (CO) se combina con la hemoglobina de la sangre se puede formar la "carboxihemoglobina", lo cual NO permite la oxigenación suficiente para las células o los tejidos y, que en altas concentraciones, puede producir la muerte de las personas por anoxia (falta de oxígeno). Así que, por el momento, SÓLO LO USARÉ para ingresar a algún lugar y por el tiempo que yo lo considere necesario, para que los que estén cerca de mí (con sus miedos) no se asusten ni me dediquen su mirada inquisitorial.

Si yo supiera que es real e inminente el peligro, NO ARRIESGARÍA MI PROPIA VIDA O SALUD, NI LA DE MIS HIJOS, NI LA DE TODOS MIS SERES QUERIDOS, incluyendo a mis amigos.

Tampoco lo uso porque ni mi trabajo ni mi vida, ni mi salud lo requieren.

Porque además, los virus tienen tamaños tan pequeñísimos que se tienen que medir en nanómetros (millonésimas de milímetro). Así que, en realidad, los cubrebocas no pueden de ninguna manera impedir el cruce de algo tan increíblemente pequeñísimo.

Y la saliva y los estornudos no son nuestras únicas excreciones, ya que también lo son el sudor, la orina, la materia fecal, el cebo de toda la piel, los eructos, las flatulencias, etcétera.

No solo por la nariz o por la boca expulsamos material líquido o gaseoso, ya que a través de la piel que nos cubre todo el cuerpo (de pies a cabeza), sacamos sudor, vapor de agua y humo (por la combustión orgánica). Por lo tanto y si fuera como lo afirman los "expertos oficiales", entonces los virus también podrían salir para contagiar, por los aproximadamente 2 millones de poros de nuestra piel. O ya se les olvidó que la piel que nos envuelve y protege es también, entre otras cosas, nuestro "tercer pulmón" o "tercer riñón" ??

Esos son mis motivos, mis argumentos y mi derecho a decir y decidir como persona adulta, lo que es mejor para mi salud (bienestar físico, emocional y psicólogico) sin la intención de afectar a los demás que estén cerca de mí.


Ahora bien, si tú u otras personas lo quieren usar de manera casi permanente, están en todo su derecho también, lo cual tomo con toda consideración y respeto.

Siempre he sabido y constatado que a nadie, sea persona o institución pública o privada, le interesa en realidad mi estado de salud más que a mí mismo. Sus intereses son del ámbito económico y/o político.

Espero no ofenderte por no "obedecer" esas extrañas "recomendaciones" anti-naturales que han hecho para "prevenir" algo, que por cierto, no lo han logrado. Y no lo lograrán mientras se siga promoviendo el miedo, la enfermedad y la destrucción de la economía de muchísimas personas.

Alejandro Mora
(Consultor en Descodificación Biológica).

2 comentarios:

  1. 1984 George Orwell... no creo ni necesario hacer un comentario más. La estrella amarilla cosida en el brazo...

    ResponderEliminar
  2. Toda la razon del mundo,y muy bien explicado.
    Un saludo desde Valencia (España).

    ResponderEliminar