martes, 16 de marzo de 2021

DOCTORA EXPERTA EN GUERRA BIOLÓGICA CALIFICA LA "VACUNA COVID" DE ARMA PROGRAMADA



La Dra. Lee Merritt no es fácil de ningunear: cirujano de columna multigalardonada, presidió la Asociación de Médicos y Cirujanos Estadounidenses, formó parte de la junta de la Asociación Médica de Arizona y ha publicado numerosos artículos científicos. Durante los nueve años en que sirvió en la Marina de los Estados Unidos estudió las armas biológicas, lo que le ha llevado a identificar las "vacunas" actuales contra el coronavirus como una de ellas, dirigida contra la población mundial. La doctora cree que las inyecciones contra el coronavirus que incorporan ARNm y que se distribuyen actualmente en todo el mundo están reescribiendo nuestro código genético para hacernos vulnerables a un segundo virus más adelante:

“Ya en febrero creí que se trataba de un arma biológica manipulada porque en el momento en que alguien apareció con datos que lo sugerían fue censurado”, dijo en una entrevista el mes pasado con The New America.

Basándose en el tiempo que dedicó a la investigación de las armas biológicas, la Dra. Merritt cree que vivimos en una era de “guerra de quinta generación” en la que, en lugar de utilizar armas en el campo de batalla, los agentes biológicos encubiertos, la guerra económica y la propaganda son más eficaces para cambiar las tornas del poder entre las naciones.

“Hemos tenido muchas armas biológicas a lo largo de los años y la que más me preocupaba era la viruela. Pero la mayoría de estas armas biológicas eran difíciles de distribuir o había tratamiento para ellas”, dijo.

“Creo que hay una gran cantidad de pruebas que demuestran que el coronavirus es un virus natural muy benigno que ni siquiera provoca un resfriado a la mayoría de la gente, sino que como mucho te provoca un resfriado común”.

Las vacunas son más eficaces cuando se utilizan contra un virus intratable y mortal, afirma.

Mientras que enfermedades como la viruela y la poliomielitis se trataban eficazmente con inmunizaciones, los científicos han descubierto tratamientos prometedores para el coronavirus desde que comenzó la pandemia, como la hidroxicloroquina y la vitamina C intravenosa.

“Si estamos en la guerra biológica ahora mismo como parte de esta guerra multidimensional, si tienes un tratamiento en tu bolsillo no pueden aterrorizarte con los virus y eso es importante porque… [la vacuna] no previene la transmisión por su propia admisión”.

A pesar de que la prevención y el tratamiento reducen la necesidad de una vacuna, tal información es rutinariamente censurada por las compañías de medios sociales y demonizada por los medios de comunicación principales.

Incluso a Sharyl Attkisson, ex periodista de la CBS, le retiraron uno de sus reportajes de YouTube por transmitir información que iba en contra de la posición oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Tenemos vacunas porque no teníamos tratamiento para la viruela y era una enfermedad muy mortal. Tenía sentido tener una vacuna. No teníamos tratamiento para la poliomielitis, así que tenía sentido tener una vacuna, pero ¿esto? Incluso sin hacer nada, con esta enfermedad tienes un 99,991% de probabilidades de sobrevivir… a diferencia de una temporada de gripe vírica estándar que es del 99,992%”.

Las cifras del coronavirus son ampliamente discutidas, sin embargo, decenas de médicos y científicos han estado hablando durante la mayor parte de un año sobre la cantidad desproporcionada de daño causado por las cuarentenas y el uso forzado de máscaras.

Merritt explica la diferencia entre las vacunas contra el coronavirus y las inmunizaciones normales: cuando usted va a vacunarse contra el coronavirus, en realidad no está recibiendo una vacuna como las que siempre hemos conocido. En su lugar, se inyecta ARN mensajero en su cuerpo que luego altera su código genético para comenzar a producir su propia versión modificada del coronavirus, que su sistema inmunológico teóricamente aprende a combatir:


“[Las vacunas contra el coronavirus] no te inoculan un patógeno … lo que hacen es programar el ARNm. El ARNm es como el ADN pero es el ARN mensajero. Es lo que produce las proteínas en el cuerpo. Es como un chip de ordenador que se pone en una impresora 3D y luego le dices lo que quieres que haga y lo imprime. Tenemos esto en la ingeniería y este es el equivalente biológico. Bueno, en este caso han fabricado un trozo de este ARNm para crear, en cada célula de tu cuerpo, esa proteína de la espiga (o al menos parte de ella) y en realidad estás creando el patógeno en tu cuerpo”.

En los estudios con animales, después de ser inyectados con la tecnología RNAm, todos los animales murieron al reinfectarse

Según la Dra. Merritt, no se han realizado estudios a largo plazo para verificar la seguridad de esta forma de vacunación en seres humanos y los estudios en animales han dado lugar a lo que ella denomina “potenciación dependiente de anticuerpos”, en la que el virus entra en el organismo sin ser detectado porque el sistema inmunitario lo considera ahora como propio, lo que acaba provocando una muerte casi inmediata.


“Nunca hemos conseguido realizar un estudio en animales con éxito para este tipo de virus. Nunca lo hemos hecho en seres humanos”, afirma.

“El mayor tiempo que han seguido a las personas después de la vacuna es de dos meses. No es tiempo suficiente para saber que no tendremos ese problema de aumento de anticuerpos”.

Merritt especula que este tipo de procedimiento es exactamente lo que un adversario extranjero utilizaría si quisiera librar una guerra biológica clandestina sin que el proceso fuera rastreado hasta ellos.

“Es un arma binaria perfecta. No hay forma de que yo sepa exactamente para qué está programado ese ARNm y tampoco lo sabes tú ni la mayoría de los médicos. Los médicos no pueden acceder a esos datos. Eso es para los que están en la cima de este proyecto …

“Si yo fuera china y quisiera derribar a nuestros militares, simplemente haría un ARNm que sé que no existe en la naturaleza, así que nadie va a morir por una vacuna y luego dos años después libero algo … y causa esta muerte de refuerzo inmunológico” (Dra. Lee Merritt)

Aunque la Dra. Merritt no recomienda si uno debe o no tomar la vacuna, sí da un consejo edificante: “Si quieres salir de la pandemia ahora mismo es muy fácil. Apaga la televisión, te quitas la mascarilla, reabres tu negocio y vives tu vida”.

(Fuente: https://humansarefree.com/; traducción: https://religionlavozlibre.blogspot.com/)

5 comentarios:

  1. “Si quieres salir de la pandemia ahora mismo es muy fácil. Apaga la televisión, te quitas la mascarilla, reabres tu negocio y vives tu vida”... venga, cuando empezamos, porque que unos muy pocos no llevemos la mascarilla no ha cambiado nada... nada. Estoy totalmente de acuerdo con este final de enlace.

    ResponderEliminar
  2. Me pilló con la tele apagada pero no me dejan vivir mi vida, incluso me obligan a llevar una vida insana quizá porque la de ellos es peor.

    ResponderEliminar
  3. Hola quisiera hacer una aportación referente al tema y es que con todo lo que está pasando se me vino a la memoria lo que comentaba en su libro Alien Cicatriz el conocido Corrado Malanga. Cito lo que dice en la pg23 "El Anima no se puede copiar", dicen las matrices de puntos de luz interrogadas por mí en hipnosis. "Los alienígenas lo saben y es por esto que tratan de usar las vuestras, pero tienen que modificar su ADN, si quieren conectarlas permanentemente en sus cuerpos"
    Es por esto que los alienígenas realizan experimentos genéticos con la raza humana: sólo para crear una raza "puente" entre nosotros y ellos, una raza que posea aquella
    parte de ADN conectable al Anima humana. En ese momento, y sólo entonces, podrán arrebatar las Animas a los habitantes de éste, y tal vez de otros planetas, y se
    posesionarán de ellas para siempre. Este es el verdadero contenido del plan alienígena"
    Ahora mi pregunta es:¿tendrá que ver algo todo lo que está pasando con esta idea?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, uno de los "tuyos"...
      https://www.youtube.com/watch?v=IGUa-w6-Eu4

      Eliminar