martes, 16 de febrero de 2021

SARS COV-2, EL VIRUS QUE NUNCA EXISTIÓ



Para que la Élite Globalista pueda imponer su tiránica Agenda 2030 sin oposición alguna, es necesario crear un enorme miedo, un terror extremo en la población mundial, y para ello nada mejor que la amenaza de un supuesto nuevo y mortal virus: el SARS-CoV 2. El virus es un arma perfecta para este fin: no se puede ver ni tocar, puede estar en todas partes, cualquier persona puede contagiarnos en cualquier momento y lugar.

Comienza el Engaño

La puesta en escena de este fantasmal virus fue llevaba a cabo por las adulteradas vacunas antigripales del 2019, que empezaron a crear en el 2020 las necesarias muertes para dar credibilidad al nuevovirus, acompañadas de decenas de miles de "infectados" detectados por los inútiles test PCR, que dan como positivo el vuelo de una mosca. Como remate final, la Organización Mundial de la Salud (OMS = Os Mentimos Siempre) dictó dañinos y contraproducentes protocolos de atención a los infectados, que aumentaron más aún el número de fallecidos, y prohibió la realización de autopsias a los cadáveres para evitar que se descubriera el masivo engaño.

De esta forma se creó un terror generalizado en la población, aumentado con la inestimable ayuda de los Gobiernos y políticos de turno con sus confinamientos, toques de queda, destrucción de la economía, uso de humillantes mascarillas inútiles, así como con el bombardeo diario por parte de los medios de comunicación masivos de nuevas muertes y continuos aumentos de falsas infecciones (ahora cualquier enfermedad es Covid-19). El gran número de muertes provocadas en el 2021 por las vacunaciones masivas con las nuevas vacunas genéticas ha dado una vuelta de tuerca final a este panorama de miedo creado por una gigantesca mentira.

Instinto de Supervivencia

El miedo es una emoción íntimamente relacionada con el instinto de supervivencia, un instinto primitivo presente en todo ser vivo que apela a lo que sea con tal de salvar la vida. Los tiranos de todas las épocas históricas sabían perfectamente esto y lo han usado (y lo están usando ahora) como arma para someter a su capricho a las multitudes. En estado de pánico continuo la razón se anula, y las personas aceptan cualquier cosa que se les diga que pueda salvar su vida. De esta forma, el Nuevo Orden Mundial puede ser implantado sin problemas.

Voces que no se Oyen

Por este estado emocional desequilibrado, se entiende por qué el público no hace caso de las numerosas voces de científicos y médicos de reconocido prestigio que han avisado de que el virus SARS-CoV 2 nunca se ha aislado en los enfermos Covid-19, ni se dispone de muestras del mismo para su examen y verificación por parte de los científicos que las han solicitado, tal como reconoce el mismo CDC (Centers for Disease Control and Prevention).


Otro factor que está silenciando estas alertas es la gigantesca maquinaria de desinformación que hay a nivel mundial, que está usando todos los medios de comunicación (prensa, radio, televisión, redes sociales, "verificadores de bulos", etc.) para desacreditar con mentiras a las personas y grupos que están desenmascarando la "verdad oficial" sobre esta falsa pandemia Covid-19.

En el siguiente vídeo, podrán comprobar cómo se fabricó el falso virus SARS-CoV 2 y cómo se utilizaron falsos artículos científicos para "demostar" su existencia:



(Fuente: https://www.realismofantastico.net/)

4 comentarios:

  1. Nadie nos quiere oír, leer y saber... hablamos en el desierto. Muy bueno el vídeo.

    ResponderEliminar
  2. Si hablaramos en el desierto no sería necesaria la censura.
    No,... hablamos en un lugar poco frecuentado por los que son cómodos de mente y corazón y prefieren que le digan lo que hacer una vez les han dicho lo que temer.
    Cuando se den cuenta empezarán a buscar y por eso la censura es tan brutal y el lavado de cerebro diario.

    La masa se mueve no a base de verdades sino de "incomodidades" que afectan a su zona de confort o sustento.
    De cualquier modo como bien ha dicho alguien en los comentarios esta plandemia está despertando a más gente que todas las demás crisis juntas pero la mayoría divulgadora en los media son narcisitas a sueldo de la agenda y la media de la masa carece de conocimiento para buscar más allá, pués la falsa diversidad les atrapa en las mismas opciones con apariencias distintas.

    Algunos y cada dia más ya están en la frontera del querer saber.Esto no lo contará la TV.

    ResponderEliminar
  3. Mira, vaya basura. Es una pena que en un blog donde hay cosas inteligentes e interesantes, realidad y verdad.. se mezcle con tonterías absurdas como que el virus no existe o tonterías como no se ha aislado. El virus es un virus de laboratorio, y claro que existe, no es ninguna gripe aunque en algunas personas "parezca" menos que una gripe. Si no saben lo suficiente de ciencia no se deberían meter a afirmar cosas como que no se "aisló" porque los métodos que se usan para aislar no este, sino todos los virus, se han seguido y hay secuencias genéticas a decenas publicadas públicamente.
    No es el 5g, no es la vacuna de la gripe, no es envenenamiento, no son "exosomas", ES UN VIRUS DE LABORATORIO.

    ACEPTADLO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basura, y de un tipo particularmente detestable, es querer imponer a los demás las creencias de uno. Esa basura se llama “fanatismo”. ¿Así que el virus existe? ¿Dónde están las pruebas? ¿Quién lo aisló, cuándo y cómo?

      Incluso el epidemiólogo en jefe del CDC chino, Wu Zunyou, reconoció a la NBC que el supuesto virus nunca se aisló (ver https://astillasderealidad.blogspot.com/2021/02/el-sars-cov-es-un-virus-imaginario.html), mientras que Tom Cowan ha demostrado que solo se han identificado 39 pares de bases de las 30.000 que compondrían el hipotético Sars-Cov-2, completándose el resto con un programa informático (ver https://astillasderealidad.blogspot.com/2020/10/toda-la-pandemia-se-basa-en-un-virus.html).

      ¿A eso le llama Vd. “ciencia”? Informése, cosa nada difícil en la era de Internet, y no pretenda dar lecciones desde su soberbia y su desconocimiento.

      ¿Qué más pretende que aceptemos, la existencia del ratoncito Pérez?

      Eliminar