miércoles, 17 de febrero de 2021

CUANDO EL SISTEMA SE AUTOPROCLAMA GARANTE DE LA VERDAD



La verdad es uno de los fines, para algunos el medio, de alcanzar el conocimiento auténtico. No hay conocimiento real sin avanzar en el terreno de la verdad.

El sistema por definición sirve a unos intereses concretos y por ello jamás puede ser garante de la verdad. Sólo puede ser el garante de los intereses de sus creadores, a menudo intereses más relacionados con la esclavitud intelectual que con la búsqueda de la verdad.

Esto no deja de ser poco más que una anécdota en aquellos sistemas que no restringen o sancionan la libertad de pensamiento o de opinión. El problema es cuando un sistema degenera hasta el punto de proclamarse garante de la verdad absoluta y califica la crítica como algo estrafalario, subversivo o declaradamente terrorista.

En ese punto estamos: el sistema global ha llegado hasta tal extremo de coordinación entre sus peones y ramificaciones, hasta tal punto de perfeccionamiento en sus dinámicas de funcionamiento, que le ha llevado a cometer un grave error de autocomplacencia, pervirtiendo su esencia ante los ojos de los seres humanos que se mantienen libres intelectualmente.

Ya nada ni nadie puede oponerse a la declaración de un presidente o la publicación de una revista científica sin ser calificado de subversivo o divulgador de bulos.

La capacidad analítica y la capacidad de crítica jamás pueden traspasar los dogmas del sistema global.

Censores, páginas de chequeo de información, líderes de opinión mediáticos, estos “garantes de la verdad” son en realidad garantes de las reglas del sistema global, muy alejadas de la verdad y por lo tanto del desarrollo y conocimiento real.

Esto nos situa en la encrucijada final, al entender que si un individuo quiere realmente entender y conocer el mundo en el que vive será catalogado en muy poco tiempo de subversivo y terrorista.

Este escenario es sin duda el escenario ideal de un sistema absolutista global alejado de las formas democráticas que pretenden defender desde su atriles políticos o platós televisivos.

La auténtica verdad no nace del control de la mente humana a través del terror, la propaganda o la coacción, nace de la necesidad de conocimiento para desarrollar al individuo en todas sus capacidades físicas e intelectuales. Y esto último es peligroso para el sistema global y en definitiva para cualquier sistema cimentado en el control mental humano.

El mundo sería un lugar muy diferente y mejor si todas las estructuras globales se pusieran al servicio del progreso y la libertad del ser humano.

Pero esto es algo que no interesa a quienes forman parte de la élite que quiere el control sobre todos nosotros a nivel mental, emocional y físico.

La libertad individual va a ser en muy pocos años un recuerdo del pasado, ahogado entre oceanos de ponzoña propagandística, terror y coacción institucional.

El miedo infundado muy alejado de la verdad natural va a ser el instrumento utilizado por los globalistas para llevarnos a un sistema absolutista digitalizado.

Todo ello con la aprobación de una mayoría de individuos intoxicados intelectualmente desde los medios propagandísticos del sistema.

Justo lo que ahora estás viviendo.


Como dijo el poeta, nos mantendremos libres, nos mantendremos firmes, nos mantendremos humanos cueste lo que cueste.

(Visto en https://dondelaverdadnoslleva.blogspot.com/)

2 comentarios:

  1. El SItema silencia las cosas mas evidentes y hace pasar por buenas las mas falsas
    No es solo con la pandemia La preparacion viene de antiguo
    Por si a alguien le interesa repasar historias falsas

    https://anunnakibot.blogspot.com/2021/02/anunnakibot-plan-general-del-blog.html

    ResponderEliminar
  2. Graba tu hospital by telegram

    ResponderEliminar