jueves, 20 de agosto de 2020

LA CAUSA DE LA MUERTE DE MILES DE ANCIANOS NO FUE NINGÚN VIRUS, SINO EL ABANDONO Y LA DESATENCIÓN



Se confirman nuestras sospechas, no solo no murieron de Covid, sino que fueron acosados, estresados e inmunodeprimidos por el pánico y la falsa alarma provocada por los medios de desinformación, cómplices de la matanza a sabiendas o no. El número de ancianos asesinados ha sido de 27.000, y ninguno de ellos murió por Covid, fueron asesinados, abandonados, y, si no hacemos nada, en septiembre habrá otra matanza indiscriminada de personas solas y abandonadas, en el mejor de los casos con paliativos para que su eutanasia sea con sedación. Esto es un atroz crimen de Estado, consentido -si no alentado- por los poderes públicos.

Médicos Sin Fronteras imputa al abandono las muertes de 27.000 ancianos en los asilos durante el estado de alarma, según un informe presentado el pasado lunes.

La pandemia de coronavirus ha contribuido a enmascarar las verdaderas causas de esos fallecimientos.

Los ancianos más vulnerables fueron abandonados por las instituciones públicas, las empresas, las familias y el personal que cuidaba de ellos. Un documento interno del Ministerio de Sanidad reconoce más de 27.000 ancianos fallecidos, aunque el mismo gobierno cuestiona que los números sean correctos.

Los hospitales denegaron “de manera sistémica” las peticiones de acceso de los ancianos procedentes de los asilos, que se vieron obligados a mantenerlos alojados, incluso a pacientes con pronóstico muy grave. Se dejó la asistencia sanitaria en manos del personal de las residencias, que no están en ningún caso equipadas.

Es un delito evidente, tipificado en el Código Penal como omisión de deber de socorro.

Los asilos implantaron férreas medidas de aislamiento de los residentes, a veces de forma indiscriminada, los encerraron en sus habitaciones, con las puertas cerradas, en ocasiones con llave. Los ancianos golpeaban las puertas suplicando que los permitieran salir.

También restringieron o denegaron las despedidas, visitas o movilidad dentro de las residencias. Esto tuvo graves consecuencias físicas y sicosociales para los mayores, que además de enfermar o de ver enfermarse a otros residentes, no contaban con apoyo emocional. No hubo cuidados paliativos y del final de la vida, ni atención sicosocial a residentes y personal.

Como prevención, Médicos sin Fronteras aconseja evitar el confinamiento: “Los responsables de estos centros deben velar porque el aislamiento físico no aísle socialmente a los residentes y se priorice en todo momento su salud tanto física como mental”.

“Deben permitirse las visitas de familiares y las despedidas en los momentos finales, siempre con las medidas de protección adecuadas”, proponen para futuras pandemias.

Porque ya se encargará quien el lector habitual puede fácilmente deducir de que se produzcan en un futuro próximo.

(Fuente: https://mpr21.info/; visto en http://pensaresgratis-mafiappsoe.blogspot.com/)

P.D.: Como la cifra oficial de muertes atribuidas al coronavirus es de unas 29.000, el exceso de mortalidad queda reducido en España a cifras insignificantes que, desde luego, no justifican en absoluto la imposición del estado de alarma y la histeria desatadas.

9 comentarios:

  1. Los mataron...nos los mataron. Luego les hicieron un funeral de ritual masónico. MALDITOS!

    ResponderEliminar
  2. Verguenza, pena, asco, ira, aberración... un día y espero verlo, todos los que tomaron esa decisión dejando a nuestros mayores morir como animales, lo pararan, seguro.

    ResponderEliminar
  3. Perdón, quería decir los PAGARAN a veces me dejo llevar... ;)

    ResponderEliminar
  4. Nos machacan y se ríen de nosotros:

    https://okdiario.com/espana/campo-batet-incumplen-normas-anti-covid-plenos-rebrotes-sin-mascarilla-sus-vacaciones-cadiz-6043655

    ResponderEliminar
  5. Una gran verguenza ...imperdonable !!!!!

    ResponderEliminar
  6. Vaya por Dios, se esfuma la conspiración chemtrail de los aviones fumigando residencias xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te voy a insultar, pero no por falta de ganas, sino porque aún no existe un término para definir tu falta de escrúpulos y humanidad.

      Eliminar
    2. Tampoco iba a entender el insulto... déjalo, bastante tiene. Es lo que tiene tener el carnet de votonto cada cuatro años...

      Eliminar