sábado, 15 de agosto de 2020

EL DISPARATE TOTALITARIO DE LA "NUEVA NORMALIDAD"




Las mentes de la gente están siendo tomadas por una fuerza mucho más destructiva y menos extraterrestre que la que nos presentaba el (excelente) film "La invasión de los ladrones de cuerpos", una fuerza que los convierte de la noche a la mañana en totalitarios agresivos, paranoicos, ordenados y amantes del orden y de la propaganda.

Ya conoces la gente de la que hablo. Algunos de ellos son probablemente tus amigos y familiares, gente que conoces desde hace años y que siempre han parecido bastante racionales, pero que ahora creen que necesitamos cambiar radicalmente el tejido de la sociedad humana para protegernos de un virus que causa síntomas de gripe leves a moderados (o absolutamente ningún síntoma) en más del 95% de los infectados, y que más del 99,6% sobreviven, lo cual, no hace falta decir, es totalmente insensato.

Los he llamado "corona-totalitarios", pero a partir de ahora los llamaré los "Nuevos Normales", porque esto evoca más precisamente la ideología patológico-totalitaria que ellos propagan sistemáticamente. Llegado a este estado creo que es importante hacerlo, porque obviamente su agenda ideológica no tiene nada que ver con un virus real, ni con ninguna amenaza real a la salud pública.

Como es obvio para cualquiera que aún no haya tomado la delantera, la "pandemia del coronavirus apocalíptico" siempre ha sido sólo un caballo de Troya, un medio para introducir la "Nueva Normalidad", lo cual han estado haciendo desde el principio.

La propaganda oficial ha comenzado en marzo y alcanzó su máxima intensidad a principios de abril. De repente, las referencias a la "nueva normalidad" estaban en todas partes, no sólo en los principales medios de comunicación (por ejemplo, CNN, NPR, CNBC, The New York Times, The Guardian, The Atlantic, Forbes y otros), el FMI y el grupo Banco Mundial, la FEM, ONU, OMS, CDC (y la lista continúa ), también en blogs de organizaciones deportivas, empresas de de consultoría de gestión global, sitios webs de sociedades o de escuelas autónomas y videos de YouTube.

El eslogan se ha repetido en una y otra vez (a la manera de una "gran mentira" totalitaria) durante los últimos seis meses. Se ha repetido tantas veces que muchos de nosotros hemos olvidado hasta que punto es insensato, la idea de que la estructura fundamental de la sociedad debe ser cambiada drástica e irrevocablemente a causa de un virus que no supone una amenaza para la gran mayoría de la especie humana.Y, no se equivoquen, esto es exactamente lo que el movimiento de la "Nueva Normalidad" tiene la intención de hacer. El "Nuevo Normalismo" es un movimiento totalitario clásico (aunque con un giro patológico), y es el objetivo de cualquier movimiento totalitario para transformar radicalmente y completamente la sociedad, para rehacer el mundo a su monstruosa imagen.

Esto es totalitarismo, este deseo de establecer un control total sobre todo y todos, sobre cada pensamiento, cada emoción y cada interacción humana. El carácter de su ideología cambia (nazismo, estalinismo, maoísmo, etc.), pero este deseo de control total sobre la gente, sobre la sociedad y, en última instancia, sobre la vida misma, es la esencia misma del totalitarismo ... y de lo que ha invadido el espíritu de los Nuevos Normales.

En la sociedad de la nueva normalidad que quieren establecer, como en cualquier sociedad totalitaria, el miedo y el conformismo serán omnipresentes. Su ideología es una ideología patologizada (en oposición a, digamos, la ideología racializada de los nazis), por lo que su simbolismo será patológico. El miedo a la enfermedad, la infección y la muerte, y la atención obsesiva a las cuestiones de salud dominarán todos los aspectos de la vida. La propaganda paranoica y el condicionamiento ideológico serán omnipresentes y constantes.

Todo el mundo se verá obligado a llevar máscaras médicas para mantener un nivel constante de miedo y una atmósfera omnipresente de enfermedad y muerte, como si el mundo fuera un gran centro de enfermedades infecciosas. Todo el mundo llevará estas máscaras en todo momento, en el trabajo, en casa, en el coche, en todas partes. Quien no lo haga o se niegue a hacerlo será considerado una "amenaza para la salud pública" y será golpeado y detenido por la policía o el ejército, o avasallado por la turba de justicieros de la nueva normalidad.



Ciudades, regiones y países enteros serán sometidos a un confinamiento aleatorio por parte de la policía y el Estado, justificado por la amenaza de una "infección". Las personas serán confinadas en sus casas hasta 23 horas por día y sólo se les permitirá salir por "razones esenciales". La policía y los soldados patrullarán las calles, arrestarán a la gente, revisarán sus papeles, golpearán y detendrán a cualquier persona que salga a la calle sin la documentación adecuada, o que camine o se acerque demasiado a los demás, como se está haciendo actualmente en Melbourne (Australia).

La amenaza de "infección" se utilizará para justificar decretos cada vez más dementes y autoritarios, rituales de demonstración de fidelidad obligatorios y, en última instancia, la eliminación de todas las formas de disidencia. Así como los nazis creían que estaban librando una guerra contra las "razas infrahumanas", los Nuevos Normales librarán una guerra contra las "enfermedades" y contra todos aquellos que "ponen en peligro la salud pública" al desafiar su discurso ideológico.

El doctor "Muerte", todo coherencia él, permitiéndose lo
que exige que se prohiba al resto de la población
Como todos los otros movimientos totalitarios, harán finalmente todo lo que sea necesario para purificar la sociedad de las "influencias degeneradas" (es decir, de todos aquellos que los cuestionan o no están de acuerdo con ellos, o que se niegan a obedecer a todas sus órdenes).

Están censurando agresivamente Internet y prohibiendo las protestas políticas de sus oponentes, y los dirigentes políticos y los medios de comunicación de masas estigmatizan sistemáticamente a quienes se atreven a desafiar su discurso oficial calificándolos de "extremistas", de "nazis", "teóricos de la conspiración", "covidiotas", "negadores del coronavirus", "anti-vacuna" y "monstruos esotéricos". Un oficial alemán incluso llegó a exigir que los disidentes fueran deportados ... probablemente en trenes hacia algún lugar del Este.

A pesar de este creciente totalitarismo y patologización de casi todo, los nuevos normales continuarán sus vidas como si todo fuera... bueno, completamente normal. Irán a restaurantes y al cine con las máscaras puestas. Trabajarán, comerán y dormirán con las máscaras puestas. Las familias se irán de vacaciones con sus máscaras, o con su "protección personal de la parte superior del cuerpo".

Llegarán al aeropuerto ocho horas antes, se pondrán de pie en sus pequeñas cajas codificadas por colores, y luego seguirán las flechas en el suelo hasta los "oficiales de salud" en trajes a prueba de explosiones, que les tomarán la temperatura frontal e les insertarán tampones de 25 cm en sus cavidades sinusales. Los padres que deseen renunciar a esta experiencia tendrán la opción de obtener la última vacuna experimental (después de firmar una exención de responsabilidad, por supuesto) como medida preventiva para ellos y sus hijos una semana antes de su vuelo, y luego presentar a los funcionarios una prueba de vacunación (y de cumplimiento de otras diversas "directrices sanitarias") en sus pasaportes de identidad digital y de salud pública, o en chips biométricos subcutáneos.


Los niños, como siempre, serán los que más sufran. Serán aterrorizados y desorientados desde el momento en que nazcan por sus padres, sus maestros y por la sociedad en su conjunto. Serán sometidos a condicionamientos ideológicos y a cambios paranoicos de comportamiento en cada etapa de su socialización... con máscaras reutilizables fantasiosas de la empresa marcadas de personajes de dibujos animados adorables, libros de imágenes paranoicas para los más pequeños y rituales paranoicos de "distanciamiento social", entre otras formas de tortura psicológica.

Este condicionamiento (o tortura) tendrá lugar en casa, porque no habrá más escuelas, o mejor dicho, no habrá más escuelas públicas. Los hijos de los ricos irán a escuelas privadas, donde podrán "distanciarse socialmente" de manera rentable. Los niños de la clase trabajadora se sentarán en casa solos, mirando las pantallas, usando sus máscaras, su hiperactividad y los trastornos de ansiedad estabilizados por los medicamentos antidepresivos.

Y así sucesivamente ... Creo que entiendes el punto. Eso espero, porque no tengo el corazón para seguir adelante.

Rezo para que esta vista panorámica al futuro de la nueva normalidad os haya suficientemente, aterrizado y enojado para que os alcéis contra él, antes de que sea demasiado tarde. Esto no es una broma. Los Nuevos Normales son serios. Si no puedes ver hacia dónde se dirige su movimiento, no comprenderás el totalitarismo. Una vez que comienza, y llega a esta etapa, no se detiene, no sin luchar. Continúa hasta su conclusión lógica.

La forma en que suele ocurrir habitualmente es que la gente se dice que esto no llegará, que no puede ocurrir, no a nosotros. Se dicen esto a medida que el programa totalitario es implementado, etapa por etapa, una etapa aparentemente inofensiva a la vez. Se conforman porque al principio las apuestas no son tan altas, y su cumplimiento lleva a una mayor conformidad, y lo siguiente que saben es que le dicen a sus nietos que no tenían ni idea de a dónde iban los trenes.

Si has llegado al final de este ensayo, tu mente aún no ha sido abducida ... los "nuevos normales" desistieron en el segundo párrafo.


Esto significa que es tu responsabilidad hablar, y hacer todo lo que esté a su alcance para evitar que el futuro de la nueva norma se haga realidad. No serás recompensado por esto. Serás ridiculizado y castigado por ello. Tus amigos de la nueva normalidad te odiarán por ello. Tu familia te abandonará por esa razón. La policía de la nueva normalidad podría arrestarte por eso. Depende de ti hacerlo de todos modos ... y, por supuesto, también es mi responsabilidad.

(Fuente: https://off-guardian.org/; visto en http://www.verdadypaciencia.com/)

3 comentarios:

  1. Ahora, como dije en otro comentario, estoy leyendo sobre civilizaciones perdidas, imperios y la convivencia entre “los dioses y los hombres”, releo como todas las grandes humanidades del pasado se hunden en la miseria del olvido o son destruidas por los “hijos del cosmos” cuando el hombre se pierde a sí mismo y olvida las leyes que rigen en la Tierra y la naturaleza, cuando el hombre está en el fango, la humanidad desaparece, en la antigüedad “los dioses” castigaban a la diferentes humanidades cuando caían en la corrupción, los sacerdotes cobraban por entrar en los templos, mayor donación mayor acercamiento a “dios”, degeneración depravada, cuando sacrificaban a los hijos de los hombres, cuando perdían todo atisbo de “humanidad”, cuando el poder solo miraba para sí mismo y sus seguidores, se deja morir de hambre a los hijos de nuestros hermanos, ese era el punto de partida para el “castigo”, caían sobre ellos todo el poder del cosmos, ¿estamos en eso ahora? No me refiero al virus, eso es un invento humano, me refiero que estamos perdidos como sociedad, no hay unión en nada, buscamos respuestas pero la buscamos en los otros sin mirarnos a nosotros mismos, ¿que se aporta para que las cosas cambien? No creo en dioses pero si tuviera que creer en algo sería que estamos en las puertas de algo más grande que nosotros mismos y que todos hemos participado de ello, solo hay que ver cómo ha llegado esta humanidad hasta la actualidad para ver con ojos sin dogmas como estamos realmente, y no es ahora que el virus nos ha hecho reflexionar, para algunos, me refiero antes del virus, ¿estábamos mejor? ¿Éramos buenos? Hemos dejado por comodidad que otros dominen el planeta, hemos sido corrompidos con la tecnología diciendo para nuestra desgracia que era por nuestra comodidad, que ahorramos tiempo, no nos hemos dado cuenta, o no hemos querido verlo que toda tecnología CONTAMINA, sabemos de la desaparición de las abejas, y nadie quiere investigar sobre ello, las aves se pierden en su emigración, las ballenas, delfines y pingüinos encallan en las costas de nuestro mundo, los árboles son talados y las selvas se pierden, agujero en la capa de ozono, flota de aviones comerciales, quitando los chemtrails, contaminando los cielos, coches, petróleo, no, el virus no tiene la culpa de esto, aquí esta nuestra mano, la mano del hombre. Nadie es mejor que nadie, culpables somos todos porque todo esto se sabe, pero no se quiere ver y es más fácil echar las culpas a otros, cuando el hombre se corrompe la humanidad se pierde, esta sociedad tiene un fin. No estábamos mejor antes del virus. El virus es la escusa de nuestra perdición, nos están quitando todo lo humano que una vez fuimos.
    "La serpiente que no puede mudar su piel, morirá. De igual manera, las mentes que no pueden cambiar sus opiniones; dejan de ser mentes".
    -Friedrich Nietzsche-

    ResponderEliminar
  2. Ya dije que no voy a pasar por las mentiras de la mascarilla, tenéis unos tipos "progresistas" de "izquierdas", si, esos que nos quiere tanto que incluso de preocupa por nuestra salud, aquí os dejo un tipo decente que busca la verdad sobre las mentiras de las "políticas" de los mierdas del PPSOE, la misma mierda es... "unidas podemas" y el "chepao" van a desaparecer pronto, pero nos dejan a los otros dos mierdas...
    https://www.youtube.com/watch?v=WcHnk-HSHT4
    Votantes no, VOTONTOS.

    ResponderEliminar
  3. ♎ Ni que decir tiene, buscador, que hemos sido todos colaboradores en la creación de esta sociedad que más bien parece que tiene esparabanes, más cerca de la esquizofrenia que de una sociedad responsable y sensata.
    Nuestra colaboración con los dioses que tú mencionas ha sido total, y como todo, en esta realidad que conocemos, tiene su auge y su declive. Cuando lo que se siembra da sus frutos, y estos no se reconocen, lo que queda es el recurso del pataleo.
    Hemos llegado a un punto de no retorno, y tanto los guardianes, (los que nos gobiernan), como los gobernados, seremos víctimas de nuestra locura no asumida. Todos hemos sido participes y todos estamos involucrados en ello. Lo siguiente es que si no sabemos nosotros, todos, solucionarlo, la locura nos despertara y no hacerlo es suicidio.
    Todos, para encontrar una solución, debemos empezar por uno mismo, y el que no se de cuenta de ese problema, nadie se lo puede solucionar.
    Tu comentario es de cátedra. Saludos.

    ResponderEliminar