sábado, 8 de agosto de 2020

CARTA ABIERTA A JUAN CARLOS DE BORBÓN



Señor:

Me dirijo a Vd. en su hora más triste para sugerirle que considere la mejor opción que está en su mano en este momento, y que sin duda conoce: regularice su situación, haga las paces con la Hacienda española y sea, con un gesto que le honrará, ejemplar por una vez.

Otros se han acogido a esta posibilidad eludiendo problemas judiciales, incluso alguno de los que buscan denodadamente su ruina y la de la institución que usted ha encarnado, como su tocayo, el profesor Monedero, fundador de Podemos.

¿Qué tiene que renunciar a la mitad de un magro patrimonio? Aún con ello usted no pasará estrecheces de ningún tipo. Ha sabido crear una red de lealtades por parte de poderosos bajo cuyo paraguas protector sabe que puede refugiarse. ¿Cuantas veces devotos súbditos han halagado sus oídos con la frase "En mi casa el rey no paga"?

Y también sabe que no hay mejor servicio que pueda prestar a esa Corona que se tambalea. No es la cárcel -imposible por su edad- ni el deshonor -ya inevitable- la amenaza que debería preocuparle, sino la mancha de sospecha que ensombrece el futuro inmediato de su hijo, el rey Felipe, en quien recae, para bien y para mal, la jefatura de un estado cercado por ruina inminente.

Haga el gesto que le redimirá a los ojos de la historia. Reconozca su patrimonio, pague los impuestos que debe y asuma con dignidad la edad en la que todo hombre de bien ha de llevar la cabeza alta, en vez de huir de sus responsabilidades. En su discurso de abdicación dijo que "la Corona debe buscar la cercanía con los ciudadanos, su aprecio, su respeto y su confianza". Ese respeto no se lo ha ganado, señor, pero aún no es tarde. Silencie a los críticos y cumpla con quienes, por razones que ellos conocerán, le han honrado con una lealtad ciega más allá de lo razonable.

La alternativa a cumplir con su deber moral y legal es darnos la razón a quienes sospechamos que su amor al lujo y a la buena vida es infintamente mayor que un impostado amor a España. Lo que haga en estos momentos le va a retratar ante la historia, y nadie, señor, le va a "quitar lo bailao". A estas alturas de su existencia sería poco a lo que renunciara, asegurando en cambio un plus de legitimidad a una dinastía que con su autoindulgencia e irresponsabilidad nadie ha socavado tanto como usted.

Si, frente al irrenunciable deber que conoce y elude, opta por enrrocarse en su soberbia y en su mezquina conveniencia, estará contradiciendo las palabras que dedica a Felipe VI en su comunicado de marcha de la Zarzuela: "Deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, ...".

Solo hay una forma de cumplir con esa disponibilidad, y es la vía de los hechos frente a la de la palabrería altisonante y hueca.

Piénselo, porque no le queda mucho tiempo para definir cuál será su legado.


Con mis mejores deseos para usted y para los españoles:

Posesodegerasa.

22 comentarios:

  1. He aquí expuesto en esta "carta" el gran problema humano: el de emfrentarse a la propia sombra.
    Siempre el individuo trata de eludirla, hasta los reyes no son lo suficientemente conscientes de la sombra que construimos tan alegremente, y que con el tiempo se nos presenta, y no nos queremos hacer responsables y reconocer los efectos de nuestras IRRESPONSABILIDADES. En esto, hasta los reyes son UNO MAS. como todos.
    Si, todos tenemos que trascender la implacable dictadura de la Matrix del demiurgo, los reyes también.
    Va a ser cierto eso de que "la ley es igual para todos". Eso sí, unos tratan de afrontarla de una forma y otros de otra, o como sus medios le permiten. Al caso el lo mismo. La sombra es INELUDIBLE.

    ResponderEliminar
  2. Documental "Frente a la gran mentira"...
    https://youtu.be/Z2M5hzJVFVo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apropiado, lo vi hace un tiempo, Trevijano, unos de los pocos HOMBRES de verdad de nuestro tiempo, nunca pensé vivir los acontecimientos que estamos y nos queda por vivir, los que llevamos tiempo en el otro lado intuíamos cosas, atentados de farsa bandera, guerras injustificadas, corrupción, democracias falsas, religiones de aborregamiento, monarquías, políticos títeres, élite de todos los poderes y estamentos que hacían con el "pueblo" lo que les venia en gana y estaba justificado porque seguía el relato de las cosas, el relato, cada uno se acogía a sus creencias ya fueran personales, de educación o según sus sociedades nos marcan desde nuestro nacimiento, no es lo mismo en África que en Alemania, por poner ejemplos, no es lo mismo la mentalidad de un esquimal que de un borrego de Nueva York, pero todos sabían o creían saber el lugar que ocupaban en esta mentira, también los hay que creen en entes de fuera de la Tierra, todo vale para no aceptar que todo era y es una mentira, nos toca vivir como cae el castillo de naipes que se nos puso ante los ojos para que diferentes culturas y diferentes tipos de borregos siguieran la zanahoria, nadie quería saber quien manejaba el palo que la sujetaba, están dejando caer todo el sistema, algunos lo intuíamos pero no tan pronto la verdad, otros buscarán respuestas según sus creencias y convicciones, eso es personal, allá cada cual, pero tenía que llegar el fin, pronto veremos respuestas a las mentiras pero que no serán tampoco la verdad, las mentiras del relato para contruir otro y los borregos del futuro volverán al redil de los nuevos amos, que serán los mismos pero con otros nombres y aspecto, unos seguirán en la búsqueda de la verdad, otros buscaran respuesta en otros lugares y el resto trabajará para el sistema que seguro serán la mayoría como en la actualidad, me temo que nada cambiará, eso si, los que hemos llegado hasta aquí veremos cambios y veremos desgracias personales y de otros, despertad tiene un precio pero no será la verdad absoluta, mentira sobre mentiras pero con otro relato de las cosas, nadie sospecha que sucede muchas cosas de golpe y esto amigos míos no es por casualidad, es una agenda porque sencillamente este sistema está obsoleto, hay que montar otro y nos quedaremos muchos en el camino, hace días que no entro en debates, personalmente lo tengo claro, pero lo tengo claro yo, como lo tenga los demás a esta altura me trae sin cuidado, cada uno seguirá buscando su propia respuesta y seguro que cada uno tiene una opinión muy personal de lo que sucede y cree que sucede y eso no podemos cambiarlo porque nunca se despierta igual y cada uno tiene su grado y su verdad, estamos desunidos porque nos educaron para encontrar muchas verdades y solo hay una y no esta en nosotros hallarla, siento la charla, pero es lo que hay. Y esto no es nada, si cae el "bribón", imaginad quienes van detrás...

      Eliminar
  3. ¿Cual es el resumen de su reinado?, ¿Como está el país actualmente?, ¿Que se puede esperar de un traidor impuesto por el Bilderberg? .... Resistentes saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La monarquía ha sido nefasta -una vez más- para España, pero en el momento presente su posible reemplazo es aún peor. Felipe VI aparece como el garante de una cierta establidad que saltaría por los aires si la jefatura del Estado pasara a manos de los "hooligans" y macarras con asiento en el Consejo de Ministros que tan crecidos andan últimamente.

      Un simple botón de muestra: el ilegal confinamiento de marzo se planteó como Estado de Alarma, dado que haber recurrido al Estado de Excepción hubiera significado entregar el poder a los militares, cuyo mando supremo es el Rey. Y del Rey no se fían. Esa realidad es la que evitó un secuestro de la población aún más dañino que el decretado. Sin la figura del Borbón -un mal menor, dadas las circunstancias- la dictadura en España sería ya un hecho.

      Saludos.

      Eliminar
    2. El eterno mal menor, aunque me temo que todos sirven a los mismos... A pesar del paso de los siglos, en España siempre se cumple la máxima "Que buenos vasallos serian si tuviesen buen señor".... La eterna tesitura del pueblo español. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    3. Nunca hemos sido una "nación", estamos igual de divididos que cuando eramos tribus repartidas por la península, en la actualidad tenemos 17 maneras de entender un País, nos encanta destrozarnos y mirar el ombligo, no tenemos noción de lo perdido por lo tanto nunca sabremos lo que se ganaría unidos, tienes razón poseso, tener una monarquía parlamentaria hace que por lo menos los mierdas con ínfulas de poder no hagan del País su cortijo, no voto, no creo en estas instituciones de políticos puestos y dispuestos a arruinar lo poco que queda de España, pero dentro de la mentira JAMÁS una república, aunque sería una escusa para acabar de jodernos entre todos, ¿buscan otra guerra civil? El tonto del falcon y el mierda coletas parecen que están por la labor, quiere ser el próximo "jefe de estado", o esa es la sensación que transmite sus actos, ¿quien de los dos lo quiere con más ganas?

      Eliminar
    4. Un detalle, Juan Carlos I jamás fue a una reunión del club Bilderberg, iba su esposa, la reina Sofía, solo es un apunte.

      Eliminar
  4. Entonces, para qué carajos sirve el jefe del Estado si en una situación así, no puede salvar a la Patria? Para qué le sirve ser jefe de las fuerzas armadas? O es que ya estas fuerzas están a las órdenes de la OTAN y todo lo demás es papel mojado?

    ResponderEliminar
  5. Hace años, aquí mismo se criticaba ferozmente, con razón e inteligencia, a esta institución obsoleta, anacrónica y chupóptera. Sin embargo, ahora que hay una mínima posibilidad de quitarnos esta lacra, aunque el contubernio PPSOE y poderes detrás de ellos no lo van a permitir, resulta que ahora es el mal menor. Incomprensible este cambio de giro de pensamiento salvo que el veneno de la "alt right" haya calado muy mucho en el pensamiento de personas que, de buena fe, creen ir contra los amos del sistema cuando es todo lo contrario.
    Una defunción de la monarquía española sería un paso más hacia nuestra libertad, no muy grande, pero sí un paso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no quito una coma de lo publicado entonces (tampoco creo que esta entrada sea muy complaciente con el Borbón), pero el momento de deponer al capitán no es en mitad de la tormenta, sino cuando el peligro ha pasado.

      La justificación de una institución tan arcaica como la monarquía solo es su utilidad pública. Y con la que está cayendo esta es, en el momento presente, el contrapeso y, llegado el caso, la denuncia, de los peligrosísimos manejos de un ejecutivo que practica sin disimulo la extralimitación.

      Eliminar
    2. Monarquía si o no, "Juancarlistas" si o no, PPPSOE si o no, gobierno de coalición si o no... mientras estemos en este debate, sin menospreciar dicha carta al "emérito", la sociedad no piensa ni debate sobre la crisis sanitaria ni económica que a mi entender toda la sociedad, toda tendría que tener solo esto en la cabeza, en la prensa, radio y TV solo se habla de, ¿donde está Juan Carlos I?

      Eliminar
    3. No te falta razón, me alegra saber que soy yo el equivocado y que sigas pensando sobre la monarquía como desde que te sigo. Lo único entonces ¿para cuando? Desde mi ignorancia me temo que cuando pase la tormenta, todo vuelva a su "cauce" y de nuevo la monarquía sea justificada y tengamos otra vez a los mismos chupópteros. Quizá no lo vea claro y sea "cortoplacista", pero es que no lo he visto más fácil el librarnos de esta familia que, más allá como institución, tienen un " bagaje kármico" que arrastra a la nación española desde que llegaron allá por 1700 (no recuerdo exacto el año), pero bueno esto último que digo es algo más personal y el debate se iría por otros derroteros más "espirituales", por así decir.
      En fin, ojalá aciertes Poseso, y que más pronto que tarde y bien que mal, España se libre de la monarquía de una santa vez.

      Eliminar
  6. Sin entrar a valorar monarquía sí o no, aunque sí que cabría reprocharle al Jefe del Estado su pasividad, al menos en apariencia, con respecto al atropello e ilegalidades que está perpetrando la banda monclovita, contra España y los españoles.

    Pero, en un país, en el que más de un millón de personas trabaja en la economía sumergida, lo que suponen 202.000 millones de euros, dinero que escapa al control fiscal y que llega a representar entre el 18 y el 24,5 % PIB, dinero que, de salir a flote, impediría más de un recorte.
    En el país del fraude en los ERES
    de los Gürtel
    de los sobres
    de las comisiones del 3 % y más
    de los pujolone con sus excursiones a Andorra, misal y bolsas de basura en mano
    de las contrataciones en negro de Echeminga
    de los fraudes fiscales de Monedero
    del falseamiento de datos reales sobre el coste de la mansión de los marqueses de Galapagar y de tantos otros, que sería interminable reseñar, resulta cuando menos chocante que todo dios se esté ahora rasgando las vestiduras en plan fariseo, por la evidente torpeza que ha demostrado el emérito, aunque tampoco tenga disculpa.

    Todos es una cortina de humo para intentar tapar las fechorías y miserias de la banda monclovita y, de paso, seguir avanzando en la agenda impuesta por los amos de destruir España.
    La monarquía puede que sea el último escollo que esté impidiendo la balcanización de nuestro país.
    ¿Les vamos a seguir el juego?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, buena reflexión...

      Eliminar
    2. Creo que eso de que la monarquía garantiza la unidad española, no lo veo tan claro. Es más, muchos rechazan la nación española por culpa de estos parásitos. Una República fuerte con principios democráticos no debería perder la soberanía nacional.
      Pero esto es subjetivo.
      Lo que de verdad, Lola, es importante mantener es la dignidad y la dignidad de cada uno de nosotros, de los "súbditos", es pisoteada todos los días en los que existen unas familias que por Ley (la constitución ni más ni menos) se acepta que tengan más derechos y privilegios que tu, yo o cualquier otro español. ¿Por qué? Obviamente vivimos en un mundo injusto, pero de ahí que por LEY se justifique un atropello a nuestra dignidad como seres humanos...Cualquiera que tenga un poco de consideración por sí mismo, su familia y por qué no, del género humano, no puede permitir tal aberración.
      Es más, aquellos que, a día de hoy aún lo justifican por ser "cosa de Dios" (como un periodista hace poco en ABC) , recordarles que la monarquía es también una blasfemia, pues si existe un Creador ¿quienes somos nosotros para decir que ser humano es mejor que otro? en la belleza de la creación, en el milagro que es la Vida ¿qué justifica dar privilegios a unos pocos por que sí? Y aceptarlo es insultar a ese milagro que te ha otorgado el universo y/o Absoluto considerándote inferior a otros seres humanos.

      Eliminar
    3. Cierto, pero la dignidad no solo la hemos perdido permitiendo que unos pocos por ley tenga privilegios y otros no, la perdimos hace siglos permitiendo que unos pocos a través de muchas mentiras tengan privilegios y el resto seamos obedientes y dóciles seres sin dignidad ni ánimos para decir un simple "no", dignidad la perdimos el día que un imbécil, mentiroso y psicópata dijo que nos quedáramos en casa casi 90 días y no dijimos ni si, solo se hizo, hablar de dignidad a estas alturas por la monarquía, que no acepto que quede claro, suena ridículo viendo lo que nos espera en los próximos meses... pero tu reflexión es aceptada por supuesto, pero no nos perdamos en los detalles ahora, hay cosas más importantes a mi entender, desde luego.

      Eliminar
    4. Anónimo, 10 agosto, 11:22 h.

      Coincido con Buscador en que la dignidad la hemos perdido a manos de la casta política, esa nueva nobleza, que disfruta de privilegios y sueldos indecentes e intocables, y que, desde hace más de cuarenta años, se ha dedicado al latrocinio con fruición, mientras recortaba cada vez más el estado del bienestar, empobrecía a los ciudadanos de este país y promovía diversos programas de ingeniería social, que no han mejorado nuestra sociedad, sino más bien, al contrario.
      Es esa misma casta, la que no ha dudado en arrestar a todo un país, con un estado de alarma inconstitucional e ilegal, conculcando nuestros derechos constitucionales e imponiendo decretos, que atentan contra la salud y el sentido común.
      Esa casta es la que en estos momentos está pisoteando nuestra dignidad mucho más que el rey.

      Aún así y como dije en mi comentario, no entro a valorar si debe seguir la monarquía o no, pero creo que éste no es el mejor momento, ni quienes pretenden fulminarla los más indicados para conducir la transición a una república, puesto que esos felones están ahí cumpliendo órdenes de sus amos globalistas, quienes sólo buscan la destrucción y balcanización de España para luego sacar rédito.

      Sinceramente, el imaginar como presidente de la supuesta república al psicópata narcisista de cum fraudillo o al abominable "macho alfa", es como para que se pongan los pelos como escarpias, porque acabaríamos siendo una dictadura bananera y no esa presunta república moderna e "idílica" que ud. retrata.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Yo prefiero la monarquía de Felipe a la república de Soros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como pinta la cosa en estos momentos, coincido con usted.
      No es el mejor momento para abrir otro frente de inestabilidad, que se sume a todo el caos que estamos viviendo.
      Las decisiones importantes, en frío, con calma y sopesando pros y contras.

      Eliminar
  8. Cuando veo criticar a Juan Carlos siempre pienso lo mismo:"¡Anda que no se dejan cosas, y bien gordas". Desde que entregó el Sahara cobardemente, nada más empezar, hasta su marcha, pa escribir una enciclopedia. Pero cuando oigo hablar a la "progresía" de una "República plurinacional" sé perfectamente que esta idea obedece a los deseos de poderes masónicos extranjeros que tienen especial inquina a España y desean su destrucción a todos los niveles. Y los gobernantes masones de aquí les profesan obediencia. Sólo hay que ver la especial inquina que sufrimos los españoles respecto del resto de Europa en las medidas criminales de la farsa pandémica. Los sionistas-jázaros de la Gran Logia de Oriente francesa deben estar muy contentos de sus lacayos gobernantes de aquí, por lo mucho que han "avanzado" desde el 78 hasta hoy.

    ResponderEliminar